Mi?rcoles, 06 de septiembre de 2006
Imposible ser salvadore?o, o hablar de salvadore?idad sin que el tema de la violencia est? presente. En el tema anterior ya empez?bamos a tocar el tema e incluso lanc? una teor?a bastante subjetiva, lo s?, pero aunque resulte falsa su intenci?n es clara, tratar de sacudir las conciencias.

Como recordatorio, la famosa teor?a es que parte de nuestro car?cter violento se debe a un menosprecio de s? mismo y a un complejo de inferioridad acentuado hacia los cheles que consideramos autom?ticamente como la clase alta que hist?ricamente, desde la colonia, nos han jodido hasta los huesos.

La teor?a no es tan simple que eso, porque hay muchos aspectos que componen nuestro llamado car?cter violento. Vamos a tratar pues de repasar algunos elementos que nos hacen falta para enfocarnos bien en el problema de la violencia.

Algunas cabezas calientes podr?n estarme reprochando el hecho de lanzar una teor?a en la que la violencia pareciera venir de un solo lado. Pero no, en general, todos los salvadore?os (enti?ndase, capas sociales, econ?micas u otras) somos generadores de violencia.

El Salvador tiene una larga historia de violencia acentuada en las ?ltimas d?cadas, a partir de una toma de conciencia social y del estudio del marxismo. Por durante 450 a?os la violencia ven?a casi pr?cticamente de arriba hacia abajo. Pero en los ?ltimos 50 (o si se quiere tomar como punto de partida el a?o 1932) la violencia se volvi?, digamos algo as? como?bi-direccional. Esto enfureci? a los patrones del pa?s, y comenz? una represi?n sistem?tica en contra de los movimientos sociales y populares. En estas ?ltimas d?cadas, esa violencia (que siempre existi? desde arriba) fue asumida como parte del confrontamiento entre los dos grandes bloques ideol?gicos del momento. La historia se estaba re-escribiendo, y los poderes dominantes encontraron una excelente excusa para justificar la violencia de Estado : el comunismo.

Las clases ricas, altas o poderosas tambi?n han sido tremendamente violentas. Pero a diferencia de la violencia de los de ? abajo ?, no son los ricos los que salen a matar, ellos pagan para que otros maten. Otra diferencia es que los de arriba no padecen de un complejo de inferioridad, sino de uno de superioridad. Es casi comprobable que entre m?s intenso sea el complejo de inferioridad de unos, m?s intenso ser? el complejo de superioridad de los otros. Casi una ley de la f?sica !

El origen pues de nuestro car?cter violento ha sido la interacci?n entre dos modos de ver, sentir y vivir el mundo completamente diferentes.

La expresi?n m?s visible de nuestro car?cter violento ha sido malintencionadamente mediatizado, las maras. Las maras son casi nuestra carta de presentaci?n en el extranjero. Mucha gente en el mundo, lo ?nico que sabe de El Salvador, es que ah? hay una pandillas terribles. Este fen?meno ha sido tan ampliamente mediatizado porque le conviene al Estado, es decir, a los patrones del pa?s (arenazis), porque esa realidad esconde la verdadera fuente de violencia. Y la verdadera fuente de violencia ha sido y es el dominio asfixiantemente violento de las clases altas sobre las bajas desde los tiempos de la colonia.

Pero El Salvador no es el ?nico pa?s que ha sufrido estos tipos de injusticias y violencia, pero es el pa?s que se distingue entre los dem?s por su violencia particularmente intensa. Bueno, ni modo?tenemos que aceptar entonces que ser violentos ser? parte de nuestra identidad?aunque jam?s hayamos matado ni una mosca o quitado por la fuerza un dulce a un ni?o?hehehe.

Cuando leo los diarios, cuando anuncian cr?menes, asesinatos, masacres, en un 90% ?stos son adjudicados sin prueba alguna a las maras, sin ninguna investigaci?n previa, sin nada?aunque ellos no hayan tenido nada que ver, en la psiquis de la gente queda grabada aquella imagen del marero asesino. No estoy diciendo que las maras sean santas palomitas?no, al contrario, yo s? muy bien que son un problema social enorme, pero el aparato de desinformaci?n del Estado se aprovecha de esta cortina de humo para esconder sus propios cr?menes. La violencia y la represi?n en contra del pueblo se mantienen intactas desde hace 500 a?os. Nada ha cambiado. Y mientras los ricos consideren que existen amenazas a sus intereses econ?micos ellos seguir?n resolviendo sus temores con violencia y m?s violencia.

Ac? tenemos que hacer una pausa para el caf?no, estoy bromeando pues no tomo caf? hehehe. Una pausa para reflexionar. Un 99.9% de los asesinatos y de la violencia social en El Salvador es cometida por y sobre?mestizos. La violencia de los de ? abajo ? ni siquiera est? intr?nsicamente dirigida a los de ? arriba ?. La violencia hacia los de arriba es pr?cticamente de origen criminal. Este tipo de violencia es diferente a la que nos hemos estado refiriendo. La violencia criminal no tiene nada que ver con la ? lucha de clases ?. Podemos separar en dos la violencia que vivimos actualmente en El Salvador : por un lado, una violencia criminal que no perdona a nadie, ni ricos ni pobres, ni medianos, ni chiquitos?y una ? lucha de clases ? orquestada por la ultra-derecha arenazi, con una min?scula y enana respuesta de parte de la izquierda.

Para la izquierda del tiempo de la guerra, era f?cil identificar al enemigo : el 10% de patrones, la c?pula militar, los paramilitares y el ej?rcito. Para la izquierda asamble?sta, la tarea de reconocer al enemigo se ha vuelto m?s dif?cil. Nos hemos dado cuenta que entre los ricos hay personas de bien, que incluso comulgan con las ideas de base del Frente?es decir que ya no podemos ni siquiera echarle la culpa de todo a ese 10% de ricos en su integralidad. Ese ser?a caer de nuevo en el error primario del izquierdismo infantil. Los militares ya no tienen el poder pol?tico, por lo tanto dif?cil identificarlos como enemigos. El enemigo de la izquierda es claramente ? arena ?. Pero como supuestamente estamos en un proceso de democratizaci?n, este antagonismo deber?a ser puramente t?cnico, pol?tico. La ? lucha de clases ? de la izquierda est? dormida por la incapacidad de mostrar del dedo a su enemigo ? de clase ?.

Mientras tanto, el bando arenazi conoce perfectamente a sus enemigos ? de clase ? y golpea con mucha precisi?n, despu?s todo queda envuelto en la nube de humo de la violencia criminal.

La hora del resumen ha llegado. Somos violentos porque desde siglos hemos sido v?ctimas de la violencia ejercida sobre nosotros de parte de nuestras ?lites de poder; dominados, hemos desarrollado un terrible complejo de inferioridad que exteriorizamos en violencia criminal y de vez en cuando, social. Este complejo de inferioridad es proporcional al complejo de superioridad de las clases altas que combinado al instinto asesino de la defensa de sus intereses, hace de El Salvador un pa?s explosivo. La violencia se paga con violencia, particularmente en El Salvador. Estamos obligados a convivir con dos tipos de violencia : la criminal que no perdona a nadie y que no es exclusiva de ninguna clase en particular, y la social que adem?s de ser hist?rica sigue vigente.

Tambi?n podemos deducir que la violencia social, puede no ser necesariamente violencia ? entre clases ?, si no m?s bien, violencia ? entre ideolog?as ?. Pero este tipo de violencia, como ya dijimos antes, es m?s pronunciada a partir de las teor?as revolucionarias de Marx. Antes de Marx, la violencia debe concebirse sobre todo como una violencia de dominio y control social. Ahora hablamos de violencia entre ? derechas e izquierdas ?, entendi?ndose que la derecha defiende los intereses de los ricos y la izquierda los intereses de clase de los pobres. Pero eso se presta para otro debate.

Terminado el resumen de la violencia, sintetizamos entonces el concepto de salvadore?ismo : somos chucos, acomplejados, y marcados por la violencia hist?rica, social, ideol?gica y criminal.

Hasta la pr?xima !


Nota: hemos hablado de violencia, pero tengo la impresi?n que estoy emparentando violencia con asesinatos. La violencia es mucho m?s amplia que eso; por ejemplo, los ni?os que mueren de desnutrici?n, diarreas, dengues, etc., por falta de atenci?n o porque alg?n hijodeputa corrupto se rob? el dinero del Seguro u otros servicios, eso tambi?n es violencia?las mujeres obligadas a prostitu?rse o las familias desmembardas por la migraci?n, eso tambi?n es violencia. El problema es que nadie lo ve de esa manera. Da c?lera ver como la gente termina pensando que son los designios de Dios?lo que me da la idea de la pr?xima tragicomix salvacuaca: la religi?n. Va pues, p?rtense bien cipotes.
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 06 de septiembre de 2006 | 6:32
la violencia institucional marca bastante a nuestro pueblo, lo vienen golpeando desde la conquista hasta nuestros dias. Lo han aterrorizado siempre que trata de levantarse, esa es la politica del garrote y la sumision. aunque no creo que tengan un complejo de superioridad, por que mas bien es de inferioridad, quizas la respusta de la violencia que ellos ejercen sea solo una reaccion a su condicion de sumisos ante los mandatos que le dan desde el norte, donde ellos tienen que irse a dar las nachas y hacer como la Monika Lewinsky para soplar un gran habano. Vacilando y luego para sentirse mejor llegan a nuestro pais para reafirmar su caracter perdido, por que se sienten bien abajo.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 06 de septiembre de 2006 | 16:17
No se ustedes, pero me doy cuenta que por ejemplo, hay tantas culturas al interior de la nuestra, por que la identidad salvadore?a es casi desaparecida. La base cultural Pipil, yace desaparecida. y despues la cultura Mexicana nos cae encima, con sus rancherotas, las pistolotas, hollywood le cae a nuestro pueblo con su tex mex, y los famosos sombrerudos, nombre si hasta la actitud machista se hace presente en todo esta mescolanza, y la cultura nuestra desaparece en medio de toda esa violenta sociedad, por que es minimizada a puro cachimbazo desde la colonia, para evitar que esta se desarrolle por si misma. Alli nos tienen peleando y luchando para quitarnos el yugo de 500 a?os de opresion, desde que los primeros Atonales le samparon tremendo lanzaso al tal Pedro de Alvarado, que lo dejo renco para toda la vida, recordando que ni supo como fue ese cachimbazo.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 06 de septiembre de 2006 | 16:20
El rey de los nonualcos quizo por su parte salir por su lado y al final call? bajo el esquema que nos habian dejado, y luego pues las luchas, tantas luchas que el pueblo ya ni se acuerda de las razones y de la historia que los ha llevado a esa confrontacion durante toda la historia. Ni por que le tienen la bota en el cuello desde hace rato.

loco
Publicado por Invitado
Jueves, 07 de septiembre de 2006 | 9:45
No hay que inferir que los ind?genas no eran violentos. Una de las tesis antropologicas era de que los mayas eran "pacificos", una imagen idealizada. Las investigaciones recientes muestran que eran violentos.

No me queda claro lo del complejo de inferioridad.Mucho tiene que ver con el entorno familiar. Un ni?o acostumbrado a que su padre le de verga a su mam? va a reproducir esa conducta y se vuelve un circulo vicioso. Lo mismo si un ni?o vive en un hogar muy pobre, donde no hay libros, no ve que su padre o madre siquiera por joder lea un libro, etc llegar? a adulto con una vision distorsionada. La cosa no es blanco y negro, es m?s complejo. Me parece que cuando agarraste el modelo de castellanos moya, con su libro El Asco, tom? en cuenta que es una obra de ficci?n, y no hay que creer que eso sustituye a la realidad
Publicado por cervena_hvezda
Jueves, 07 de septiembre de 2006 | 12:33
Gracias por sus comentarios.

Pues mir?, de eso se trata de que debatamos un poco sobre estos temas. Claro que los mayas debieron haber sido violentos, aunque a diferentes niveles, pues ten?an otras estructuras sociales. Los aztecas no sacaban corazones por cientos pues? pero son niveles diferentes, porque en aquella ?poca hasta quiz?s era normal arrancar los corazones de tus enemigos...quiz?s los mayas de aquella ?poca ver?an con horror que en nuestros d?as te matan en las calles por robarte 10 pesos.

De acuerdo con vos que la violencia se transmite de generaci?n a generaci?n. Pues s?, nosotros hemos vivido bajo el signo de la violencia desde siempre, pero peor a?n desde la colonia pues fuimos sumidos al esclavaje por otros locos tan violentos o m?s que nosotros mismos.

La cuesti?n es que la violencia nos ha marcado, y aunque no queramos, ya es parte de nuestra salvadore?idad...hasta pues que decidamos hacer algo por cambiar. Sal?.
Publicado por cervena_hvezda
Jueves, 07 de septiembre de 2006 | 12:41
Y sobre "El Asco"...puede que sea una ficci?n, pero es un librito que debe leerse pues con un poco de amplitud de criterio. Castellanos Moya se bas? en el estilo de un maishtro que escribi? un su libro acab?ndose a su pa?s, Austria. Ese libro inaugur? un sub-g?nero literario, que ni siquiera tiene nombre, podr?a catalogarse como el sarcasmo negro, o que s? yo. La cuesti?n es que a trav?s de estos sarcasmos de humor negro, los autores ponen el dedo en la llaga pues...el personaje puede ser ficticio pero las circunstancias que se narran son bien reales. Y pues ahi, cada quien que agarre lo que quiera como pura paja o como una llamadita a la conciencia. Sal?.
Publicado por Invitado
Viernes, 08 de septiembre de 2006 | 9:58
Tal vez te interese un an?lisis sobre la violencia en este blog: quejoder.worldpress.com, se basa en analisis que hizo Martin Bar?, uno de los jesuitas asesinados. Otra salvadore?a ha hecho un blog donde contar? los muertos durante 100 dias. No me queda claro para qu?.creo que se llama : republicadelamuerte.blogspot.com. En que joder esta el link.
Publicado por cervena_hvezda
Viernes, 08 de septiembre de 2006 | 12:16
Gracias muchas por tan interesantes sitios. Para quienes quieran profundizar un poco m?s en el fen?meno de la violencia, ah? quedan pues los enlaces que invitado tan gentilmente nos ha dejado.

En este espacio vamos a seguir tocando sin mucho academicismo aquellos detalles que componen nuestra salvadore?idad...o al menos las que creemos que forman parte hehehehe...Gracias de nuevo!
Publicado por Invitado
Viernes, 08 de septiembre de 2006 | 13:47
este es el sitio correcto:

http://quejoder.wordpress.com/