Jueves, 09 de noviembre de 2006
Nos deja la tarde en el camino,
sue?an los reto?os y campanas
y las aves con el rastro peregrino,
bendiciendo as? nuestras miradas
para dejar atr?s los viejos a?os.

Moldes distra?dos e invisibles,
salvajes vientos
con alto intenso suelo
viajando en peque?os remolinos,
recorriendo suaves con adornada ligereza
de horizontales espumas con adornada gentileza.

Se apartan entonces,
los cabellos de los rostros
y el tiempo detiene su mirada
cuando se sujetan con fuerza nuestras manos
del asidero de la vida.

Y llega la gambeta contra olas
de la silueta negra
y solitaria garza
en el trasfondo infinito:
- Teatro de la tarde -
mostrando danza lenta,
lanzando blancas redes
para atrapar del cielo
perlas blancas y trilladas,
temblorosos algodones de alg?n fanal intenso
con ciertas llamaradas que dejara: - La retina -
astro alguno en aquel cielo,
es el triste despertar
la amada noche
que nunca ?l podr? tocar.

- ?Que no limpien luz nuestras pupilas! -.
Publicado por Alfarero. @ 7:33  | Literarte
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Rapssody
Viernes, 10 de noviembre de 2006 | 18:25
Me encant?! Felicidades! Lindo poema. Gestos con las manos
Publicado por Manuel Rodriguez
S?bado, 12 de abril de 2008 | 5:37
simplemente me quito el sombrero ante este poema, que delicia leerlo.