Jueves, 23 de noviembre de 2006
III

El mundial n?mero 38 se acercaba a grandes pasos. 6 meses antes del pitazo inicial los grupos se sortearon, esta vez en M?naco, delante de pr?ncipes y jefes de Estado. Los 8 pa?ses cabeza de serie encabezaban los grupos que poco a poco fueron llen?ndose con los nombres de los equipos medianamente poderosos y los llamados ? outsiders ?. Monravia era uno de estos outsiders. Cay? en el grupo F junto a Francia, Jap?n y Canad?. Los comentaristas y periodistas, como es costumbre, nos apresuramos a dar nuestros pron?sticos. Francia en primer lugar, Jap?n en segundo pero sin descartar a Canad?. Monravia podr? arrancar alg?n punto o incluso incomodar a cualquiera de los equipos, pero no tiene muchas esperanzas de pasar a la segunda vuelta. Todos nos equivocamos. Ahora me pregunto c?mo no pude tener m?s vision, m?s anticipaci?n? Yo que ya me consideraba para ese mundial una enciclopedia viviente del deporte rey. 21 de Junio, pitazo inicial de la copa mundial FIFA de f?tbol n?mero 38. Partido inicial Espa?a-SudAfrica. Bonito partido jugado a gran ritmo, con una merecida victoria del pa?s sede ante el j?bilo de todos nosotros. Despu?s de 38 copas, todos los espa?oles so??bamos con ver a Espa?a campe?n, un sue?o siempre truncado, muchas veces de manera brutal. Pero la historia ya estaba escrita y todav?a nos neg?bamos a descifrar las se?ales en c?digo que nos mandaba. 24 de Junio, partidos de apertura del grupo F : Francia-Canad?, Jap?n-Monravia. Francia vence sobradamente a una insospechada d?bil formacion canadiense. La sorpresa viene en el segundo encuentro entre Jap?n y Monravia. Minuto 0, Monravia toca la bola en primero, Janush pasa el bal?n a Igor que desde el medio terreno patea el bal?n de una manera tan sorprendente que termina encaj?ndose en la porter?a nipona en el gol m?s r?pido y m?s espectacular que jam?s hayamos visto. Nadie en el estadio ni delante de nuestros televisores pod?amos creerlo, nadie aplaudi? porque quedamos inmovilizados. Incluso el ?rbitro no sab?a si anularlo o validarlo. Igor lo celebr? modestamente. No corri? por todo el terreno con un rostro desencajado de ?xtasis. Al contrario, sus compa?eros de equipo le dieron una palmadita en la espalda, eso fue todo. A?os despu?s Igor me confesar?a que sus m?nimas muestras de j?bilo despu?s de sus goles se deb?an al respeto que sent?a por los fan?ticos del equipo adversario, y del dolor que les causaba con cada gol. Nunca he comprendido esta filosof?a muy particular de Igor. Igor jug? solamente los primeros 45 minutos, al igual que en el 80% de sus partidos a lo largo de su carrera deportiva. Muy pocas veces Igor jug? los 90 minutos. Sus entrenadores explicaban que el desgaste f?sico de sus proezas era tan grande que despu?s de 45 minutos estaba completamente agotado. Esta medida nunca fue tragada plenamente por los aficionados que pagaban lo que fuera por ir a verle jugar. Minuto 12, Igor toma el bal?n en su campo y comienza una carrera infernal. Posee un juego de piernas tan pero tan r?pido que esconde el bal?n de tal manera que los marcadores no logran despojarlo. Deja tendidos a 9 nipones y enfrenta cara a cara al guardi?n japon?s. Nada que hacer. Igor se hace un autopase por la izquierda del portero, recoge el bal?n y en un malabar lo levanta a la altura de la frente y anota un gol de fantas?a con la cabeza. El gol m?s parecido a este, si recuerdan Ustedes, fue uno anotado por un tal Maradona, en el que dej? a toda la defensa inglesa y anot? un gol soberbio. Este gol de Igor lo sobrepasaba 10 veces en belleza. A lo largo de los a?os, Igor nos ofrecer?a cientos de goles parecidos, y cada vez aunque fueran id?nticos, qued?bamos con la boca abierta. Jap?n 0 ? Monravia 2. De nuevo Igor no festeja su gol. Se retira calmadamente hacia el centro del terreno. La estrategia del equipo monravo es curiosa, pareciera que todo el mundo est? para defender, dir?amos que es un juego totalmente defensivo. El ?nico jugador en punta es Igor. Mientras Igor hace los goles, el resto del equipo evita que se los anoten a ellos. Un infierno para los equipos adversarios. Durante las clasificaciones, el equipo monravo concedi? muy pocos goles con esta misma estrategia. El mundo del f?tbol critic? severamente este estilo de jugar pues le permit?a a Igor jugar en el m?s extremo de los individualismos. El f?tbol es un deporte colectivo, pero Monravia ten?a 10 hombres defendiendo y uno atacando, pero as? ganaba partidos. Igor me explicar?a todo esto a?os despu?s. El equipo nip?n intent? por todos los medios de detener a Igor, pero sin ?xito. Cuando ven?an dos defensores nipones malintencion?damente a tratar de detenerlo con puntapi?s, aqu?l ya se les hab?a escapado, tal era su velocidad. Minuto 31, un defensa nip?n logra derribar a Igor cerca del ?rea. Tiro libre a favor de Monravia. Igor repite su tiro del primer gol pero de m?s cerca y por encima de la barrera japonesa. El portero queda hecho piedra, el bal?n entra en la justa esquina superior izquierda con una precisi?n milim?trica. El 3 a 0 se inscribe en la pizarra electr?nica y la leyenda de Igor comienza a grabarse para siempre. Minuto 37 el 4 a 0, bonita jugada de contragolpe monravo, en una rara jugada colectiva, Janosh le pasa el bal?n a Igor justo en la mancha penal, Igor no vacila y anota su cuarto gol. Minuto 45, Igor patea con tremendo poder desde 30 metros, su tercer gol a distancia, su quinto del partido. Al final de la primera parte los cientos de fan?ticos nipones despidieron al equipo monravo con aplausos y v?tores. Los apenas 50 o 60 monravos presentes en las tribunas estaban locos y no cesaban de cantar. El resto de presentes se pararon y empezaron a ondear sus pa?uelos en muestra de devoci?n ante lo que hab?an presenciado. En la segunda mitad Igor no sali? al terreno de juego como ya hab?amos dicho. Esto decepcion? a todos aquellos que esperaban un segundo recital de goles pero tendr?amos que esperar el Monravia-Francia para volver a deleitarnos con Igor. El marcador final fue Jap?n 1 ? Monravia 5. Monravia tomaba la cabeza del grupo gracias a su diferencia de goles, gracias a Igor. El siguiente partido ser?a decisivo, para Monravia, para Francia, y para confirmar a Igor como una verdadera estrella naciente. Despu?s de este partido todos los periodistas acreditados nos hac?amos locos buscando las fichas oficiales de los jugadores monravos, todos quer?amos conocer el nombre completo de Igor, y todos quer?amos hacernos un espacio para narrar el Francia-Monravia en vivo desde Valencia 3 d?as m?s tarde. Gracias a ser un periodista local y trabajar para los medios deportivos m?s grandes del pa?s, logr? mi pase para narrar el partido en directo. Ese partido cambiar?a mi vida y la de cientos de millones de personas. Ya no volver?amos a ver el f?tbol de la misma manera. Tambi?n mi filosof?a personal cambiar?a sin nisiquiera darme cuenta, en un proceso lento que finalmente reconocer?a como una sumisi?n total a dios, a Igor. Logr? tambi?n hacerme de la ficha oficial de Igor, 19 a?os, lugar de nacimiento : Zhilina, nombre completo : Igor Dugash, equipo : los perezosos de Zanin. 27 de Junio Francia-Monravia en Valencia. Hasta ese d?a nadie, ning?n periodista hab?a logrado entrevistar a Igor. Igor era el hombre m?s escurridizo del momento. Despu?s me explic? que era por ?rdenes de su entrenador, a quien estimaba casi como a un padre. Pitazo inicial. Francia domina una buena parte de la primera media hora de juego pero no hay goles. Igor apenas ha tocado el bal?n. Como narrador dije que Igor parec?a abstra?do, como que el asunto no era con ?l. Acostumbrado a los altibajos de los jugadores, me pareci? normal que despu?s de un debut tan impresionante el muchacho no pudiera mantener el ritmo. Casi que me sent? decepcionado de haber faltado al partido al que hab?a sido asignado originalmente, un Brasil-Holanda que promet?a mucho en el grupo de la muerte. Minuto 30 de un partido aburrido, Igor toma finalmente el bal?n y hace un pase largo, milim?trico a su volante derecho quien se lo regresa de media bolea a la altura perfecta para que Igor salte de espaldas y toque magistralmente el bal?n en una chilena completa que deja a todo el equipo franc?s paralizado. 1-0 y es la locura en el estadio. Yo olvid? mi esforzada imparcialidad y no pude contener un ? magn?fico ? que me sali? del coraz?n. 10 minutos m?s tarde, en el minuto 40, el marcador era 3-0. El equipo franc?s se desplom? y todo el conjunto monravo se lanz? con j?bilo al ataque. Igor di? pases perfectos a sus compa?eros que por fin anotaron los dos goles siguientes. El estadio era una locura, hasta los fan?ticos franceses festejaban. Al medio tiempo, el estadio al un?sono empez? a pedir a Igor. IGOR, IGOR, IGOR. Los equipos salen al terreno de juego y logramos divisar a Igor. El estadio revienta de locura. 45 minutos m?s tarde y otros 4 goles monravos, incluyendo 2 de Igor, ya no podemos m?s. Nunca hab?a sentido tal emoci?n narrando un partido de f?tbol. Franceses y monravos se abrazaban en las tribunas, y los espa?oles y turistas de todo el mundo saltaban de alegr?a. Una experiencia inici?tica que jam?s podr? olvidar. Despu?s del exceso de alegr?a, como periodista que soy tuve que volver a poner los pies sobre la tierra. La pregunta del momento era : qu? tan lejos puede llegar Monravia en este mundial?. Jap?n y Francia no eran los mejores equipos del momento, pero no pod?amos olvidar que contra Alemania, los monravos no hab?an pesta?eado. Los pron?sticos se volvieron cerrados, y Monravia empez? a subir como espuma. 30 de Junio, el Monravia-Canad? carece de mayor importancia. Monravia est? clasificada, pero se juega todav?a el primer o segundo lugar del grupo. Igor no alinea con su equipo y provoca una enorme desiluci?n entre los aficionados. Nosotros, especialistas, comprend?amos que no val?a la pena agotar al muchacho, a?n si s?lo se consegu?a el segundo lugar del grupo. Canad? result? ser el equipo m?s d?bil del grupo, y Monravia le gan? 1-0 a?n sin Igor. Monravia se clasifica invicta a los octavos de final, de una manera brillante. Recordemos que a esa fecha ya son 15 partidos internacionales ganados sin conceder un solo punto los que ha jugado el equipo monravo desde que comenzaron las clasificaciones. Octavos de final, el afiche es Monrovia-Nigeria. El equipo nigeriano hab?a llegado con un equipo tremendo, basado en su fuerza y su t?cnica. Campe?n africano, hab?a dominado su grupo mundialista hasta que cedi? un empate ante Portugal que lo releg? al segundo puesto de su grupo. Pron?sticos reservados, todav?a no quer?amos abrir los ojos ante la realidad. Un sondeo daba ganador a Nigeria en un 60% entre opiniones de personajes del f?tbol. Yo comenzaba a vislumbrar la posibilidad de una sorpresa mayor, y en el fondo, despu?s de presenciar el Francia-Monravia, la deseaba. Una ola de frescura para el f?tbol mundial, dominado por las mismas potencias de siempre. Los pa?ses africanos pujaban y pujaban por meterse entre los grandes pero, al igual que Espa?a, siempre terminaban releg?ndose. Una Monravia salida de la nada le podr?a dar ese frescor al deporte rey. 3 de Julio, estadio de Barcelona, un partido diferente, una total inc?gnita, una primicia mundial. A estas alturas yo hab?a conseguido la narraci?n de todos los partidos en los que Monravia podr?a encontrarse, no quer?a pensar en una eliminaci?n prematura del equipo monravo. No estaba siendo imparcial, pero mi coraz?n lat?a con fuerza ante la imagen de Igor tocando un bal?n y las tremendas posibilidades de una jugada de ensue?o. Un cosquilleo recorr?a mi cuerpo al simple contacto de Igor con el bal?n, un grito de gol se me ahogaba en la garganta aunque Igor se encontrara a la par de su porter?a. Todo el mundo quer?a verle anotar goles. En dos partidos ya era el goleador del torneo con 8 goles y faltaba lo mejor. Pitazo inicial, Igor intenta el mismo tiro que le permiti? abrir el marcador ante Jap?n, desde media cancha, pero el bal?n rebota en el larguero superior. C?mo alguien puede repetir los mismos gestos con tanta perfecci?n?. Minuto 17, Nigeria anota un gol que deja a todo el mundo en el estadio estupefacto. Nadie se esperaba que Nigeria abriera el marcador, sobre todo cuando Monravia estaba tocando muy bien el bal?n, pero la suerte no parec?a sonre?rle a Igor que ya hab?a tocado los postes en dos ocasiones. Despu?s de la celebraci?n de los jugadores nigerianos, el juego se volvi? bastante brusco. El equipo africano empezaba a so?ar con los cuartos de final y empez? a defenderse con mucha fuerza. La primera parte termin? 1-0 a favor de Nigeria. Era seguro que Igor retornaba en la 2a mitad. Primera vez que ve?amos al equipo monravo en desventaja, primer gol encajado en 4 partidos mundialistas. Minuto 46, Igor parece haber tomado la situaci?n en sus manos. Intenta driblear a 3 nigerianos que le cierran el paso pero le cometen falta a 27 metros de la porter?a. Igor ha demostrado su habilidad con los tiros de larga distancia a bal?n detenido. El estadio respira hondo y contiene la respiraci?n. Y no ! una vez m?s el bal?n pega en el poste y se va fuera. Donde est? tu magia Igor ? Minuto 72, en una jugada individual Igor esquiva dos adversarios y lanza un balonazo raso pero bien colocado. El alivio, Monravia 1-Nigeria 1 ! Fin de los 90 minutos reglamentarios. El partido debe decidirse en la prolongaci?n de 30 minutos o en los tiros de penalty. Hasta ese momento el partido hab?a tenido un buen nivel, pero no sobresalia entre tantos otros. La tan esperada reacci?n de Igor nunca lleg? aparte del gol a los 72 minutos. Nadie nunca se imagin? el tremendo esfuerzo que fue para Igor jugar esos 30 minutos extras. En realidad, el desgaste f?sico de su estilo de juego era inmenso y a pesar de una excelente condici?n f?sica, despu?s de largos minutos de juego y dominio del bal?n las piernas empezaban a temblarle. Pero eso nunca lo supimos hasta que ?l mismo me lo confiara para esta biograf?a. Empiezan los 30 minutos suplementarios y la t?nica del juego es la misma. Brusquedad africana ante negligencia monrava, hasta que en el minuto115, 5 antes del final, Igor logra arrancar desde su campo y recorre toda la banda derecha para soltar un pase perfecto a Klima quien con la cabeza anota un golazo. Monravia 2-Nigeria 1. Monravia pasa a los cuartos de final. Con la emoci?n de estos octavos de final, casi que hab?amos olvidado que Espa?a se jugaba su pase a cuartos tambi?n, enfrentados a los ingleses. Tan mal acostumbrados estamos a perder que nadie daba nada por Espa?a, pero para sorpresa de todo el mundo, Espa?a venci? a los ingleses en un partidazo y se clasific? para los cuartos, en donde le toc? enfrentarse a?Monravia. Con Espa?a en cuartos y con el partido mediocre de Monravia ante Nigeria, mi amor se debat?a y no pude resistir por caer en el embrujo de la selecci?n nacional. Tan bueno hab?a sido el partido contra ingleses, que empez?bamos a ver a Monravia como un molesto obst?culo. Madrid, 7 de Julio. Cuartos de final, el pa?s sede se las juega ante la enigm?tica Monravia. El entrenador espa?ol asegura la victoria pues considera que Monravia es un equipo de un solo jugador, si ese jugador es bien marcado y anulado, Monravia est? perdida. Espa?a posee buenos goleadores y un muy buen juego en equipo. Los espa?oles comenzamos a creer en nuestras posibilidades. Pero como dice el dicho, entre m?s subes m?s dura es la ca?da. Y ese 7 de Julio Espa?a cay? estrepitosamente ante un Igor inspirado que le anot? 4 goles en 20 minutos. Marcador final Espa?a 2-Monravia 4. Igor solamente jug? la primera parte. Suficiente para demoler nuestras ilusiones pero la maravilla del fen?meno, de la estrella naciente y de su luz que brillaba en cada rinc?n nos record? que algo estaba sucediendo en el mundo del f?t. Despu?s de dos d?as logr? recuperarme de la tristeza de perder y me llen? de ?nimos para seguir siendo un testigo privilegiado de lo que ocurr?a. Monravia e Igor estaban en semifinales e Italia les esperaba. La hora de la verdad hab?a llegado. La sorprendente Monravia estaba a un paso de consagrarse. 11 de Julio, Monravia e Italia se juegan el pase a la final de la copa mundial. Italia es una veterana de estas competencias, tantas veces campeona. Su camiseta azul impone respeto en cualquier cancha en donde juega. Y este a?o no es la excepci?n. Ha llegado hasta este estado de la competencia con resultados brillantes y una s?lida defensa. E inicia el partido. Desde el primer minuto estuvimos absortos en este juego. Igor tom? el bal?n para pasearse con ?l por toda la cancha. De vez en cuando lo ced?a a sus compa?eros s?lo para reencontrarlo segundos m?s tarde. Los italianos parec?an ratas arrinconadas por un enorme gato, pero el enorme gato era Igor que enmedio de la cancha se ve?a tan fr?gil, tan com?n. Pero era dios en persona. Y jug? como dios. Dos goles fueron suficientes para ganar el partido, en los minutos 14 y 33. Igor no sali? para la segunda parte. Pero Monravia envalentonada le hizo dos goles m?s a la Italia reducida a su m?nima expresi?n. Igor ya les hab?a ganado lo m?s importante : la moral y el gusto de jugar. Monravia hizo ver a Italia como un equipo de novatos, y al final salieron todos llorando como mujeres. Algunos jugadores italianos decidieron no volver a jugar al f?tbol y pusieron fin a sus carreras. A?os despu?s hablando de eso con Igor, ?l me coment? su tremenda desdicha por haberles hecho sufrir. Pero acaso Igor sufre ganando ? en parte s?, pero lo que m?s le motivaba era la dicha que le produc?a a su peque?o pa?s y sobre todo a su madre. El pretend?a tambi?n poder servirle de inspiraci?n a todas las peque?as naciones para no detenerse de so?ar. A lo largo de su carrera, en efecto, Igor sirvi? de modelo e inspiraci?n a millones de personas. A sabiendas que las c?maras de TV y la prensa escrita tomaban nota de cada aparici?n p?blica y de cada gesto deportivo de su parte, Igor aprovech? su impacto en las masas para educarlas. Nos educ? sin ni siquiera darnos cuenta. Su palabra se convirti? en ley, y cuando nos ped?a algo, eramos incapaces de neg?rselo. Cuando pidi? 500 voluntarios para reconstruir un poblado destru?do en el centro de Africa, fuimos 100.000 los que quisimos ir. Cuando pidi? el cese de todas las guerras, miles de combatientes en todos los continentes lanzaron sus armas a los r?os y lagos. Igor se convirti? en el enemigo n?mero uno del sistema de poder, pero como era dios, era intocable. Millones de personas se hubieran lanzado a las calles si algo le hubiera pasado a Igor. Cuando Igor denunci? las amenazas a muerte que recib?a a diario por razones extra-deportivas, en todo el mundo se organizaron manifestaciones multitudinarias en su apoyo, y por primera vez el poder econ?mico mundial tembl? desde aquella ?poca del Ch? Guevara. Ese mismo poder que le tem?a se ve?a obligado a transmitir los partidos de f?t del equipo de turno de Igor, aumentando cada vez el prestigio y el amor que la Humanidad le hab?an tomado. Igor era un negocio enorme para ellos, pero Igor se encarg?, con mucha habilidad, que parte de las ganancias que su simple imagen generaba, fuera repartida entre miles de obras de desarrollo en los pa?ses pobres. Desde la cima del deporte, Igor oblig? al gran capital a someterse a su ley. Le ense?? a los peque?os que la fuerza estaba dentro de ellos. Nos ense?? a todos que hasta los sue?os m?s locos sepod?an convertir en realidad. Y el mundo so??, y los peque?os encontraron la fuerza para hacerle frente a los grandes, y los grandes se fundieron en la confusi?n. Igor fue durante a?os el presidente del mundo aunque nunca nadie lo hubiera propuesto para tal cargo, y ning?n otro jefe de Estado lo reconociera como tal. Igor era tan popular como nadie antes que ?l. Era dios. Es dios. Depu?s del Monravia-Italia me apresur? hacia los vestidores, estaba tan seguro de m? mismo por alguna rara intuici?n y por la primera vez en ese mundial se logr? entrevistar a Igor no sin antes enfrentarme al entrenador, a una docena de jugadores monravos y polic?as que me bloqueban el paso. Igor pidi? que me permitieran el paso y le asest? la primera pregunta en un ingl?s machacado. Igor me la respondi? en un castellano perfecto. Olvid? incluso cual hab?a sido mi pregunta, alucinado como estaba de o?rle hablar nuestra lengua. Despu?s, como se supo, Igor era hijo de un padre ruso y de una madre boliviana, que curiosamente se hab?an encontrado ambos, como refugiados pol?ticos en Monravia que no era un pa?s independiente en ese entonces. Se casaron y decidieron quedarse a vivir en una apacible aldea monrava. En el hogar, Igor aprendi? el espa?ol, el ruso y en la escuela el monravo. La segunda pregunta que logr? asestarle fue la tonter?a aquella de su pron?stico para la gran final. Nunca olvidar? su respuesta : ganaremos todos pues no habr? perdedores. En ese momento no comprend? el significado, pero ahora el sentido es tan claro. Igor ya sab?a que ocupar?a un lugar especial en el mundo. Igor ya ten?a en mente todo lo que pod?a hacer desde la cima privilegiada otorgada a los dioses del f?t. Sobre todo que ninguna cima ser?a tan alta como a la que Igor escalar?a como el mejor jugador de todos los tiempos, y un ser humano fuera de lo com?n que jam?s ostent? riquezas, al contrario, toda su fortuna la reparti? entre quienes necesitaban un rayo de esperanza. Igor firm? los contratos m?s caros del mundo deportivo, y su imagen fue publicitada por las empresas m?s poderosas. Igor lo hac?a con la intenci?n de arrancarle lo m?s posible al sistema, para poder repartir m?s. Un Robin Hood que jam?s rob?, pero lo que gan? s? lo reparti?. Segunda semifinal, Brasil-Argentina. El cl?sico sudamericano. Brasil se lo lleva con un marcador de 3-2. La gran final est? lista, Brasil-Monravia. Yo estaba convencido que Igor ganar?a la final y se convertir?a en el campe?n del mundo. Mis colegas dubitaban. Brasil era un equipo de ensue?o, mejor que cualquier otro equipo brasile?o anterior. 16 de Julio, gran final del campeonato mundial de f?tbol en Madrid. El estadio est? por reventar, no cabe ni un alma de m?s. La mitad del estadio es carioca, una peque?a mancha de monravos, y el resto, fan?ticos de todo el mundo que se arrancaron las entradas pagando por ellas las sumas m?s altas jam?s vistas para una final de f?tbol. Cuando los equipos salen para calentar, de manera casi espont?nea, la mitad del estadio no carioca se viste con miles de banderas monravas. Los m?s impresionados fueron los escasos monravos que hab?an logrado hacer el viaje. Las c?maras los enfocaron, todos sin excepci?n lloraban por la emoci?n de ver la bandera de su joven pa?s en manos de tantos amigos inc?gnitos. Poco a poco el grito de batalla fue IGOR, IGOR, IGOR. Igor, en un gesto hacia ese gran p?blico, se coloc? enfrente de ellos y comenz? a hacer los malabares m?s ins?litos con el bal?n. En nuestras entrevistas posteriores me confi? muchas veces que a veces sent?a que su lugar era el circo y no las canchas de f?tbol. Claro que lo dec?a en broma !. Parec?a que Igor violaba las leyes de Newton, pero era capaz de mantener el bal?n en las posiciones m?s anti-naturales. Esta capacidad ?nica era uno de los grandes secretos de su ?xito evadiendo los marcajes, y como ?l me lo dijera, para lograrlo, era capaz de realizar movimientos casi imperceptibles al ojo humano y a tal velocidad que lograba suspender la pelota y enga?arnos haci?ndonos pensar que flotaba en los aires. Los videos ultra-r?pidos confirman esta cualidad de Igor. Se comprende entonces el desgaste f?sico y nervioso al cual era sometido tras 45 minutos de dominio del esf?rico. Muchos fan?ticos jam?s le perdonaron el hecho tan frecuente de jugar solamente los primeros 45 minutos, pero Igor jam?s dej? a su equipo en desventaja. Si el partido estaba ganado en la primera parte no salia en la segunda, pero si al contrario su equipo necesitaba de ?l, aunque estuviera agotado, siempre aceptaba dar hasta la ?ltima gota de sudor por sacar adelante al equipo. Ese d?a le vimos hacer prodigiosos malabares para el regocijo del p?blico que le aplaud?a con m?s y m?s vehemencia. La barra brasile?a estaba muda ante este derroche de talento. No quer?an dudar de las posibilidades de su equipo, pero comprend?an que ganar no ser?a tan f?cil como en otras ocasiones. Empieza la m?s grande fiesta del deporte. Este juego es, por unanimidad, el mejor juego de todos los tiempos. Todo el mundo coincide en ello, expertos o simples curiosos, amantes del deporte o aquellos que lo detestan. Los brasile?os dieron un gran espect?culo de juego bonito, y caballerosidad deportiva. Hubieron muy pocas faltas de ambos lados, ninguna amonestaci?n lo que ya es raro para un partido de esta importancia. Por su parte Monravia movi? sus piezas como en un tablero de ajedrez. Pero un ajedrez muy particular en donde parec?a haber 10 peones y una sola pieza que hac?a el resto de los movimientos. El juego tantas veces criticado de Monravia no desluc?a el espect?culo, al contrario. Brasil se lanz? al ataque furioso desde el inicio. Igor se encontr? muchas veces en la defensa, e hizo algunos de los tacles m?s limpios que hayamos presenciado. Despu?s de cada recuperaci?n del bal?n, Igor avanzaba a toda marcha hacia el marco adverso levantando as? de sus asientos a todos los espectadores. El resto del equipo monravo le acompa?aba hasta el medio terreno, y en algunas ocasiones Klima y Janosh se adelantaban en una triangulaci?n perfecta. Verlos despejar balones parec?a una ola roja que luego retroced?a jalada por el oc?ano. Sin embargo ninguno de los dos equipos logr? anotar en los primeros 45 minutos. Todos ten?amos la adrenalina hasta el tope. Qu? partidazo ! Nada para nadie a la mitad del juego. El campe?n podr?a haber sido cualquiera de los dos. Pero no es tan cierto. La segunda parte fue una demostraci?n de arte. Monravia no cambi? su estrategia de juego, pero la modific?. En los contragolpes con pelota dominada todo el equipo empez? a adelantarse m?s y m?s hasta que en el minuto 67 pr?cticamente todo el equipo monravo se encontraba en el ?rea defendida por los cariocas y de entre toda esa marabunta de jugadores una silueta espigada realiz? un golpe de media bolea que atravez? a toda la defensa brasile?a. Parec?a que el bal?n llevaba un efecto zigzagueante evadiendo a unos y a otros. El portero de Brasil lo vi? venir pero apenas alcanz? a tocarlo. 5 cent?metros m?s bajo y le arranca la cabeza al guardi?n carioca. Esa silueta era la de Igor. Monravia se perfilaba como campe?n del mundo, e Igor el m?ximo goleador de todos los tiempos en un mundial. Sin embargo Brasil no baj? la guardia, c?mo le hab?a sucedido a espa?oles, franceses e italianos. 8 minutos m?s tarde, Brasil empataba con una jugada individual del astro Z? Cerezo. Pero como para no quedarse atr?s, Monravia lanz? sus tropas de nuevo hacia adelante pero no fu? m?s que un bloff. Tratando de evitar el contragolpe masivo todo el Brasil se lanz? a la defensa hombre por hombre dejando espacios huecos por el centro. Los dos equipos parec?an batallar en el redondo central en una especie de danza al estilo del rugby, cuando de nuevo la misma silueta se desprende del grueso de jugadores, y en un abrir y cerrar de ojos Igor enfrentaba en un t? a t? al guardametas amarelho. La imagen me quedar? grabada para siempre. En su af?n de evitar el gol, el portero se lanz? de rodillas para taclear a Igor, pero parec?a m?s como que si estuviera rezando, o pidi?ndole alguna gracia a su santo favorito. Igor levant? el esf?rico sobre la cabeza del vencido portero pero para evitar golpearle de frente debido a la velocidad Igor se lanz? en un clavado digno de cualquier saltador de altura. Bal?n y jugador pasaron volando sobre la cabeza del guardi?n. Igor di? todav?a una voltereta m?s cayendo de pie, recobrando el esf?rico y anotando el segundo gol monravo. Goles de fantas?a nunca vistos. Igor derrochaba magia, y el mundo estaba a sus pies. Apenas con 19 a?os y una carrera por delante, Igor ya era el nuevo dios moderno. Ese segundo gol cay? al minuto 80. Brasil sigui? batallando pero sus fuerzas mermaban. En el minuto 87 caer?a el definitivo 3-1 con un tiro libre desde 35 metros. Otra joya de Igor. 18 goles en total. Un record que solamente el mismo Igor podr? igualar o rebasar. Pitazo final. Monravia campeona invicta del mundo !!! El estadio empez? a festejar, brasile?os, monravos, todo el mundo. En realidad nadie perdi? ese d?a, todos ganamos. Justamente Igor me lo hab?a dicho. La fiesta dur? d?as en Espa?a y meses en Monravia. Y eso era apenas el principio. Monravia, guiada por Igor se ver?a coronar campeona del mundo 3 veces m?s hasta el fin de la carrera de Igor. Monravia sigue siendo una potencia mundial del f?tbol gracias al legado y la escuela que dejara Igor, pero muy dif?cilmente igualar? los records de esa era de oro, la era de Igor.
Publicado por cervena_hvezda @ 7:00  | Literarte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios