Jueves, 07 de diciembre de 2006
V

La carrera deportiva de Igor despu?s del mundial 38 fue un poco de lo mismo. Siempre buscando la manera de estar enfrente de los micr?fonos y las c?maras del mundo. Despu?s de un domingo lleno de goles, cuando era entrevistado, siempre dejaba alg?n mensaje disperso que entraba en el inconsciente colectivo. Cuando Igor hablaba fuera del marco deportivo, esos mensajes que dejaba escondidos en la inconsciencia se trasladaban a la consciencia y las masas respond?an en efecto, con una enorme disciplina. No result? dif?cil para Igor, permanecer durante largos a?os en la primera l?nea del protagonismo deportivo y social. Una vez finalizado el 38, todos los grandes clubes europeos se lanzaron a ficharlo. El que ofreci? m?s fue el Barcelona, y fue as? como Igor se queda en Espa?a. Fueron 7 temporadas las que jugara con este equipo. 7 veces campe?n de Espa?a y 6 veces campe?n de clubes de Europa. Igor reconoce que Barcelona fue la mejor opci?n posible, debido al gran desarrollo y la combatividad de las organizaciones de j?venes progresistas existentes en la ciudad y en toda Catalu?a. R?pidamente despu?s de su arribo a la ciudad azulgrana, entr? en contacto con estas organizaciones, una relaci?n que se mantiene y que ha sido el motor principal del proyecto social de Igor. De estas organizaciones se calcaron las bases para crear otras en todo el mundo. Los j?venes catalanes se convirtieron en misioneros que recorrieron medio mundo dejando las semillas del proyecto de dios. A Igor le basta con una palabra y con muchos goles recoger los frutos nacidos de esas semillas. La cosecha ha sido magn?fica, pues 18 de los pa?ses m?s pobres del mundo lograron en los ?ltimos10 a?os desarrollar sus econom?as y sus estructuras basados en la autogesti?n comunal m?s que lo que hab?an logrado sus gobernantes en 100 a?os. La red solidaria que levant? Igor es enorme. Gracias al entretejido de estas redes solidarias internacionales, cuando un proyecto de desarrollo necesita de recursos o de mano de obra en cualquier rinc?n del mundo, Igor simplemente pide colaboraci?n y cada vez obtiene millones de respuestas. Igor jam?s ha dado un centavo a la caridad. Jam?s ha pedido un centavo para regalarlo a quien no lo ha merecido. Pa?ses africanos sumidos en la miseria, est?n resurgiendo gracias a estos proyectos sostenibles por s? mismos. Si Igor le pide a los europeos que dejen de consumir este u otro producto porque esta o aquella empresa viola los derechos de los trabajadores de los pa?ses en donde son producidos, ese producto no se vende m?s. O si Igor pide que se consuman art?culos producidos por comunidades en v?as de desarrollo, esos productos se venden como pan caliente. Las grandes multinacionales evitan ser condenadas por Igor, pero la condici?n es que se aumenten los salarios, que se respete el medio ambiente y que se reparta al menos un 20% de las ganancias netas entre los trabajadores. Un d?a, Igor pidi? a todos los barceloneses de evitar conducirse en autom?viles pues la contaminaci?n hab?a llegado a niveles desorbitantes y eso le pod?a afectar su rendimiento en el partido del domingo. Un solo automotor no se movi? durante todo el d?a. Cero, nada. Todo Barcelona disfrut? de un d?a magn?fico en las calles, en bicicleta, en patines, redescubriendo su ciudad. Tal fue el encanto, que el d?a sin automotores se prolong? por dos m?s. Las giras internacionales del Barcelona se convirtieron en tarimas de denuncia contra las pol?ticas neo-liberales. Pero Igor hac?a esas denuncias con bastante tacto, sin involucrar los colores de su equipo. Siempre fue honesto en dar esta o aquella afirmaci?n en su propio nombre. Ning?n gobierno pudo, durante esos a?os, negarle la entrada al Barcelona. Cada vez que se anunciaba una nueva gira, las multitudes enloquec?an con s?lo saber que Igor estar?a en sus pa?ses. Los grandes mercaderes de la televisi?n, de los efectos deportivos, de las multinacionales que patrocinaban al equipo, todos tuvieron que tolerar que sus propios medios de informaci?n masivos acostumbrados a embrutecernos a todos, sirvieran de proyectores para las ideas de Igor que eran completamente ajenas a sus intereses. Igor los ten?a en jaque. Si una televisora pretend?a censurar los encuentros del Bar?a, nadie volv?a a sintonizarla. Los grupos m?s extremistas del gran capital empezaron a amenazar de muerte a Igor, pero Igor estaba protegido por millones de ojos. Su asesinato hubiera sido peor. Un Ch? Guevara pero elevado a la potencia 1000. Durante toda su carrera deportiva sirvi? miles de veces como portavoz de aquellos que no son escuchados. Comunidades marginadas, o expuestas a la desaparici?n nombraban a Igor su representante ante la ONU y el mundo. Igor fue el primer ciudadano no jefe de ning?n estado a ser invitado a hablar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde cada vez defend?a a los m?s d?biles, gan?ndo a?n m?s respeto y admiraci?n entre los pueblos del mundo, sobre todo porque sus discursos no eran huecos, iban acompa?ados de acciones concretas. Se limitaba a dar ejemplos, cifras, hechos que la red solidaria internacional hab?a cumplido en ese a?o. Desnud? la esencia de la negligencia de las naciones ricas para evitar ayudar a las naciones pobres. Demostr? que la miseria, la pobreza, el hambre, la enfermedad, la marginalidad pod?an eliminarse con un poco de voluntad. Igor me dijo que nunca esper? mucho de esas visitas a la ONU, pero ayudaban a ganar m?s publicidad. Sus ganancias personales entre sueldo y patrocinios, ascend?an anualmente a no menos de 50 millones de euros, pero consacr? hasta el ?ltimo centavo para sus proyectos. Cre? no menos de una veintena de fundaciones y fondos que bien colocados en el sistema econ?mico informal ayudaron a financiar las estructuras de base de la red solidaria central que era la columna vertebral de miles de mini-redes, todas intercomunicadas entre s?, como un sistema nervioso con sus terminales, neuronas y descargas el?ctricas. Todo funcionaba y a?n funciona redondo como un bal?n de f?t. Una obra gigantesca salida de un talento gigantesco.
Publicado por cervena_hvezda @ 7:10  | Literarte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios