Domingo, 10 de diciembre de 2006
Imagen

El tema de la violencia que se vive en el pa?s, no puede ser pospuesto por ning?n gobierno, sea este el que sea.

Es contraproducente para todos los sectores de la Sociedad salvadore?a, creo que los salvadore?os merecen un clima prospero en un ambiente tranquilidad.

En tanto las soluciones al problema que se han tomado hasta ahora no han dado resultados, por que al final, no existe un control de las instituciones que polician las ciudades, y el incremento de la violencia radica en la facilidad que tiene la poblaci?n para portar armas.

En tanto que ahora el gobierno ha comenzado a repensar una estrategia para que se haga efectivo cualquier medida que sirva para reducir los niveles de violencia, tomar las iniciativas necesarias, cualquier alternativa que no se halla aplicado antes, y en la medida de buscar las soluciones aplicando de forma inteligente estrategias para asegurar que los niveles de violencia se reduzcan, estas ser?n bienvenidas.

La mentalidad post guerra debe ser enviada al foso de la historia, y no se puede darse el lujo de seguir pensando que las armas son la mejor v?a, ya lo vimos antes, esta no es en definitiva la manera correcta de profundizar en el an?lisis del problema.

La violencia que hoy vive la sociedad radica sobretodo en el asunto de pensar que se puede vivir con las leyes del viejo oeste, de el USA, donde cualquier ciudadano tenia derecho de portar armas sin ning?n control, al final la historia misma se encargo de reivindicar a las personas que pensaban diferente a esa tendencia, y pues si bien es cierto en el USA la gente tiene el derecho de poseer una pistola, no la andan llevando a lugares p?blicos, en muchos de los casos, la gente las tiene bien guardadas en alg?n lugar seguro de donde nadie mas que el ciudadano tiene acceso a estas.

Contrario a lo que esta sucediendo en nuestro pa?s, el control de armamentos livianos se ha escapado del control de la misma polic?a.

Y es jodido por que al final, cualquier esfuerzo de las instituciones policiales para controlar los niveles de violencia son est?riles en un ambiente que no les permite el control, las leyes al final no se cumplen, no existe pues, en realidad medidas que aseguren a la polic?a, una sanci?n contra la portaci?n de armas, y como vemos hasta existen cuestiones preferenciales de parte de las leyes que permiten que ciertos individuos las anden como si estas fueran una maleta de trabajo, o cualquier objeto de vestir.

Y luego, la sociedad misma sufre de la venta de armas que al final no cumplen con el requisito de las leyes existentes para venderse.

La polic?a podr?a seguir tratando de controlar el nivel de violencia, pero es est?ril, el esfuerzo por que en tanto la venta de armas, se incrementa, el negocio mismo de las ventas de estas alimentan, procrean y re-crean los instrumentos mismos que sirven para incrementar los niveles de violencia.

Quien paga todo esto?

Toda la sociedad en su conjunto.

Es triste por que los niveles de violencia los sufren en su mayor?a los sectores marginados y pobres, como si estos mismos elementos de violencia, son en tanto un sistema de control a la poblaci?n.

Ya hace mucho la poblaci?n no tiene un clima sano, donde pueda crecer alejados del miedo y terror creado por este fen?meno.

El costo no solo es social, pues al final, los costos los asumen todos los sectores sociales, y golpea por igual las bolsas de la gente que tiene que pagar los hospitales para dar tratamiento a tanta gente que esta sufriendo por los niveles de violencia que existen en el pa?s.

Y como siempre los sectores interesados y que se encuentran benefici?ndose de esto, son los sectores que venden esas armas.

La rais profunda de este problema radica en que los empresarios que est?n detr?s de la venta de armas, se oponen a perder sus ganancias, a costa de sacrificar al resto.

Hay pues, sectores interesados en explotar el potencial que tiene el pa?s, para el sector turismo, pero al final, un pa?s con un nivel de violencia como el que tiene El Salvador, no es ning?n atractivo para la gente que busca un clima y ambiente relajado para disfrutar, a esto le agrego, que tampoco es un atractivo tur?stico los niveles de pobreza que el pa?s posee.

Y ya pues mencione esto en el blog de chichicaste, con el tema:

El Salvador: Expreso hacia la muerte.

Hacia donde va el pa?s. La gente lleva los estragos de la violencia en la espalda, como un peso que se agrega a las crisis sociales que golpean a las mayor?as.

Una subcultura del miedo que acecha las conciencias de la poblaci?n constantemente, preocupaci?n del diario vivir, como si vivir de esa manera se convirtiera en una especie de lastre normal, como enfermedad que a la que no se debe dar cura, que esclaviza la mente del mismo salvadore?o, y se anota al hecho de que al no existir una voluntad pol?tica honesta para derrotar este problema, se auna al derrotismo mismo y a la mentalidad del salvadore?o com?n, de que la pol?tica y los pol?ticos, como siempre no sirven para nada mas que hacer nada en cuanto a las vivencias que son en todo caso pol?ticas del diario vivir, por que al final, nadie se escapa de los resultados de no aplicar las pol?ticas adecuadas e inteligentes para solucionar los problemas de la gente com?n.

La apat?a a las clases pol?ticas, nace sobretodo de esa misma mala practica de los pol?ticos y sus discursos demag?gicos, una chorera de retorica vac?a que no sirve para nada.

Pero, otros sectores sociales empujan como siempre a la sociedad a superar estos problemas para darles soluciones radicales que tengan una consistencia a largo plazo, para ir formando la sociedad salvadore?a que necesita ser rescatada del abismo de esa locura irracional, de tratar los problemas de forma superficial, que no sirven para solventar el problema de ese paciente que adolece de dicha enfermedad, que bien puede ser curada, d?ndole un buen purgante para desechar la indolencia que los perjudica.

Y ya es hora que a este paciente se le den los medicamentos adecuados, para se levante y camine sin andar en esa eterna cojera que lo abate, hundido en la cr?nica del libro llamado miedo, terror e injusticia, falta de libertad.

Digamosle No a las armas, pero exijamos medidas y pol?ticas consecuentes que modifiquen de forma radical nuestra sociedad.
Publicado por Tepez @ 8:36  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios