Viernes, 29 de diciembre de 2006
Imagen

Una abuela junto a su nieto,
observando los restos exhumados.


Foto: Jarvin Mu?oz

Gloria Silvia Orellana
Redacci?n Diario Co Latino

La comunidad se arremolina en una inusual ma?ana fresca de diciembre, su cielo despejado permite una vista privilegiada, desde la Loma del P?jaro, que es resguardada por varios cerros. Es desde este jueves la ?ltima morada de 41, de las 500 v?ctimas de Masacre de La Quesera, en el cant?n Los Linares, Usulut?n.
La imagen promisoria de una paloma de la paz, con alas extendidas al infinito y que da sombra a la cripta com?n, forma parte del rescate de la memoria colectiva e hist?rica de sus pobladores, quienes perdieron a sus familiares tras cruentos enfrentamientos del ej?rcito nacional y la fuerzas insurgentes (FMLN) en la d?cada de los a?os ochenta, y quienes solicitaron del gobierno de El?as Antonio Saca el reconocimiento de la masacre a la sociedad civil.
Salvador Garc?a Mestizo, de 61 a?os, con ojos enrojecidos y voz entrecortada narr? como perdi? a su esposa, Consuelo, de 34 a?os, y a sus 2 hijas, Reyna de 9 a?os, y Sonia de 12 a?os de edad, el 20 de octubre de 1981.
?A ella, (Consuelo) la amarraron a un ?rbol, para que viera como violaban a Sonia y cuando les grit? para defenderla, le dispararon en la boca. Las enterr? 22 d?as, despu?s de su asesinato?, relat?.
Acongojado, narr? como sus vecinos y parientes, fueron sacados de sus casas para ser asesinados. En esos momentos el r?o Lempa se ti?? de sangre, muchos se fueron en la corriente y a otros, los animales se los comieron.
?Los soldados dejaban pedazos de papel diciendo que era una operaci?n llamada Tierra Arrasada, dando a entender que todo lo que se mov?a era asesinado?, explic? Garc?a.
Y agreg?: ?tengo un recuerdo muy duro en mi mente? cuando agarraban a los ni?os de 4 a 5 a?os, los hincaban dando la espalda a sus padres, luego, los rociaron con balas, frente a ellos, para quebrantar la voluntad de los adultos?, describi?.
Para don Salvador Garc?a es necesario que se reconozcan estos hechos, para honrar la memoria de los familiares, y para que no vuelvan a suceder.
?A los que vamos a enterrar no son ni la cuarta parte de todos los asesinados, s?lo en 3 cantones le puedo decir que sumaron m?s de 3 mil personas? asesinadas, pero ya no puede existir un pa?s as?, que mata a sus propios, por no escuchar?, reflexion? Garc?a.

Estoy viva por un milagro de Dios

A sus 48 a?os, Elsa del Carmen Escobar, recuerda como si fuera ayer, el ?horror?, del 21 de octubre de 1981, cuando asesinaron a su hermana menor y su madre.
?Eran las 5 de la ma?ana? ten?a 18 a?os y 2 ni?os, recuerdo que el soldado insist?a en que le dijera donde estaba el padre del ni?o, acus?ndome que eran de un guerrillero. Yo s?lo agarraba a mis 2 ni?os y le ped?a a la Virgen Mar?a que me ayudara, cuando sacaron a mi mam? y a mi hermana menor? las hicieron correr y cuando iban ya retiradas las mataron por la espalda?, rememor? Escobar.

Elsa contin?a, y expres? que un soldado le advirti? que se escondiera, porque la brigada que ven?a tras de ellos ?esos si vienen matando a todos, es que ve, que te hac?s?.
?Yo corr? con mis 2 hijos y un hermano menor, que me segu?a siempre, pero sent?a que nos ca?an ya los balazos, pero, no fue as?, llegu? a una hamaca y me estuve meci?ndome como ida? sent?a que me mor?a y reaccion?, cuando vi a mis ni?os chiquitos rezando hincaditos en el suelo?.
Por su parte, Mar?a Julia Hern?ndez, de Tutela Legal del Arzobispado, afirm? que estos son los primeros pasos, para que se reconozca este hecho de lesa humanidad, y que luego interpondr?n una querella en los juzgados del pa?s.
?Queremos agotar los recursos judiciales en el pa?s, de no obtener respuestas, nos vamos a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para que se investigue este crimen?, inform? Hern?ndez.

Mientras, el Obispo de Santiago de Mar?a, Rodrigo Orlando Cabrera, este acto tiene una vinculaci?n m?s con el rescate de la memoria de la comunidad que un acto de revancha.
?Este acto es important?simo, los j?venes saben, por las historias que les han contado sus padres, de la violencia de esos d?as, pero queremos que este acto sea para honrar la memoria de las v?ctimas?, indic?.
La entrega de las osamentas estuvieron a cargo de los juzgados de Paz de Jiquilisco y San Agust?n, Usulut?n, tras una investigaci?n y an?lisis gen?ticos, realizado por el equipo argentino de antropolog?a forense.
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 03 de enero de 2007 | 9:52
Mientras exista impunidad, no habra paz!. Hay que seguir luchando para que los culpables de tantas atrocidades sean enjuiciados y paguen por tanto dolor que han causado!