Viernes, 12 de enero de 2007
Hay cientos de p?jaros
que vienen del sur,
se escuchan
levitando muy quedos;
mas bien susurrando:
- verdes alas tienes.


Acompa?an los vientos candentes
y ef?meros r?os que padecen de mar,
vuelan sedientos,
buscando las manos de abriles conversos,
atraviesan la loma y la pe?a,
y de nuevo otra pe?a y la loma.
Ante la mirada del sol muy atento,
la tarde espera comerse los restos:
- has llegado a la hora puntual -
Publicado por Alfarero. @ 7:57  | Literarte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios