S?bado, 03 de febrero de 2007
? La Captaci?n y la expresi?n de lo particular constituye la propia vida del arte?...?...Mientras nos mantenemos en lo general podemos ser imitados, pero mientras nos mantenemos en lo particular y personal nadie lograr? remedarnos. ?Por qu?? Porque nadie puede haberlo vivido como lo hemos hecho nosotros?

Goethe.

Muchos escritores actuales se empe?an en tratar de desfigurar y desvalidar los escritos de Roque Dalton asi como los temas dentro de su propia poes?a. Entran al patio de nuestro escritor para recoger algunos cantaros con agua, escogen los que mas se acogen a su prop?sito sin observar la gran cantidad improntas que constituye el enorme patio de la casa que guarda la obra de nuestro escritor salvadore?o, el gigante de un pa?s con consciencia enana, atormenta las conciencias de las ?lites en el poder y de los que lo asesinaron, como un fantasma que recorre en la memoria de nuestro pueblo buscando siempre encontrarlo, para seguir su camino en la larga noche.

Les relato una an?cdota de una amiga que pose?a una peque?a colecci?n de libros de este escritor fue objeto de un cateo, los militares la acusaron de poseer ?material subversivo?. Seg?n me relat? sonriente, ella empastaba los libros de Roque Dalton con un papel com?n no solo para esconder la car?tula del libro, si no para protegerse en caso deseaba leerlo fuera de su casa. El soldado que entr? a la habitaci?n tumb? todos lo que ella pose?a en sus estantes, tom? de revez uno de los libros de Roque Dalton, abri? las primeras p?ginas lo hojeo pretendiendo leer y posteriormente le pregunt? a mi amiga de que se trataba este libro, ella respondi? es solo un libro con poemas de amor. El soldado que obviamente no sab?a leer, le pregunt? en donde se encontraba el ?material subversivo? apuntando con su ametralladora de llev?rsela si no respond?a... al final los soldados, despu?s de haber destruido y desordenado todas sus habitaciones, salieron de la casa. La misi?n hab?a fracasado: no encontraron la palabra pr?fuga.

Esta vez Roque Dalton no se escap? de las rejas de la c?rcel, se salv? de las rejas de la misma ignorancia contra la cual el tambi?n luchaba con sus palabras, que no fueron lanzadas a la hoguera.

Los libros de Roque Dalton han viajado furtivamente, sobretodo en el El Salvador. Han recorridos desde los escondites ingeniosos al ser guardarlos en el cielo falso de una casa, pasando por las esquineras, redoblando el paso detr?s de un radio viejo, recorriendo debajo de la cama, subido encima de la cama cubierto por las sabanas blancas, fue refugiado detr?s de la puerta, metiche entre los pantalones para leerlo en otras partes, la se?oras de los mercados seguro lo guardaban y proteg?an hasta debajo de sus canastos. Hay quienes dicen lo vieron en el mercado de las pulgas, muy campante y tan rebelde en las mismas narices de la guardia y los militares, yo lo fui a buscar pero ya se hab?a ido. Otros se memorizaron algunos de sus poemas, para recitarlos en alg?n encuentro de j?venes poetas, pero cuando la ?benem?rita? Guardia Nacional se presentaba sorpresivamente para ?participar? de la reuni?n, los muchachos y muchachas recitaban los salmos, las Aves Mar?as, mientras se pegaban en el pecho, invitando a los uniformados se unieran para decir: AMEN. En fin, nuestro clandestino escritor es un verdadero sobreviviente, su lenguaje se identifica y se sigue identificando con nosotros los salvadore?os, su ingenio es nuestro ingenio. Nosotros lo guardamos, lo escondimos, lo escuchamos lo quisimos, lo re?mos, lo lloramos, lo buscamos, lo defendimos, por ?l tambi?n nos garrotearon, nos mataron y ?l ni siquiera se di? cuenta.

?Por qu? lo quiere tanto la gente que lo lee? Nos dijo las verdades en nuestra cara, nos encachimbo y nos hizo tan hijos de puta, pero siempre sus hermanos. El vivi? una ?poca en momentos en que se necesitaba de expresiones art?sticas populares de vanguardia. Su poes?a hoy criticada por los que lo prosiguieron devienen de las anteriores marejadas de cateos, quemas, y otras cosas mas que ni me acuerdo le quisieron hacer a las palabras de sus libros. Por supuesto siempre habr?n detractores que tratan vanamente de quitarnos los sentimientos que el plasmo con sus palabras, su poes?a aun sigue envi?ndoles ondas sonoras a las elites del poder, tanto asi, que me imagino se colocan sus tapones de corcho para no escuchar, como lo hacen ellos.

Hay quienes no est?n de acuerdo con sus expresiones tales como:

?Para qu? debe servir
la poes?a revolucionaria?

?Para hacer poetas
o para hacer la revoluci?n?


Roque Dalton.

Pena total y ?tristeza? que les da a los poetas de alpiste, cuando leen que era un marxista declarado. Ay, que pena declaran ellos; mientras alistan sus lapiceros para escribir sobre esto, por que entonces ya no les gusta tanto, y las palabras de Roque Dalton vuelve a convertirse en un Tab?. Muy prestos escogen de sus libretas, las notas de otros santos macumberos, los pitmans, los libros anti realidades que doblegan, con interpretaciones tales como: ?el arte por el arte.? Intentando subordinar la poes?a a los pensamientos pol?ticos afines a sus propios credos. En otras palabras quieren desvalidar los sentimientos de sus expresiones. Asi nos dicen pues, que el arte debe ser libre, libre de todo contenido que no inspire un movimiento constante de cambio, libre de las doctrinas que a ellos no les parece, y se les hace muy dif?cil la tarea al tratar de descalificar la obra a partir de una evaluaci?n ideol?gica, para tratar el tema de la po?tica, por qu? la obra misma es una expresi?n amalgamada que nace de esa misma uni?n, sin subordinar la belleza misma a una expresi?n ideol?gica, pero si a su testamento reflexivo hacia nosotros, esa conversaci?n es eficaz por enfrentarnos a nuestras verdades, y lejos de quedarse escribiendo sobre nuestras crisis humanas, se abre con respuestas y propuestas, que aun se encuentran vigentes, pues siguen vigentes las ideas liberales que ?l en su momento refut?.
Y siguen tan vigentes hoy mas que nunca cuando nuestra realidad se ha agravado tanto, cuando nadie tiene nada m?s, dentro de la poes?a salvadore?a, para ofrecer pensamientos alternativos y buscar soluciones a los problemas que son el reflejo del ayer en el hoy que hoy vivimos. Posiblemente algunos poetas aun se salvan de lo que hoy expres?.
Regresando de nuevo a la cuesti?n de la experiencia surgen las preguntas nuevamente.

?Quien dentro de la po?tica y literatura salvadore?a le puede responder a las circunstancias de la historia y la experiencia como el mismo la sufri? y la vivi??

?Tendr?n otros poetas la oportunidad de vivir esa historia y llegar a diferentes conclusiones? Eso les es imposible, esa es una experiencia ?nica y particular en el tiempo, impresa por la experiencia en los poros de la vida, formaci?n del caracter del poeta. No podr? repetirse esa mente ni esa experiencia en otra historia, esos fueron sus zapatos y los supo imprimir en el papel para hacer surgir las preguntas y respuestas en nosotros, con acci?n y con palabras. Verbo escrito en su ?nico camino.

Las soluciones de hormiga propuestas por Masferrer que la ?intelectualidad guanaca? se encuentra levantando de las petrificadas alacenas para amortiguar nuestros problemas, en su momento fueron derrotadas por propuestas firmes acertivas y reafirmadas al interno de su propio pensamiento, y es el pesar de los poetas que critican su obra el hecho de querer conciliar el pensamiento de Dalton con lo que ellos se conforman como camino alterno, sin propuestas a la misma poes?a liberada que no solo se atreve ni se conforma con enfrentarnos ante la sociedad si no tambi?n nos invita a cambiarla en forma radical y mucho mas realista, al mostrarnos lo que somos y lo que debemos ser.

Aun asi, estas viejas ?conversas academias literarias? han creado teatros, centros de estudios ?literarios? donde ellos y la ?inteligencia guanaca?, si pueden y tienen el derecho de plasmar sus ideas, con ?pingue? apoyo de la maquinaria propagand?stica oficial. Claro est?, que si ellos utilizaran los mismo argumentos que usan para intentar descalificar las palabras de Roque Dalton, todos sus libros mismos deber?an pasar bajo ese ?reglamento?, de identificar el arte como un elemento ?neutral? dentro de la sociedad que lo manifiesta, lo cual deja sin temas al arte, y la auto-destruye. Por qu? al final lo que se plasma en las letras deviene de relaciones sociales, humanas, de contextos hist?ricos que no pueden ser desde?ados, estas forman parte de las vivencias de las personas que lo escriben.
?Donde quedar?a Sheakespeare escribiendo las tramas y las conspiraciones entre reyes, Donde Balzac y Dante Alligueri, Homero, donde quedaria Bertol Brecht, y otros?

A Roque Dalton no pueden remedarlo, menos desbancarlo. Goethe ya lo defiende desde antes, Roque Dalton expresa la captaci?n de lo que es particular, su vivencia en un momento de la historia tanto a nivel nacional como personal, y esa raz?n tan poderosa nadie podr? negarla. Deben comprender que lo que el vivi? nadie m?s lo puede haber vivido, ni sentido, para generar esas mismas fuentes de su propia expresi?n literaria y poderoso pensamiento.

Las ?academias literarias? creadas por los mismos que antes enviaban a quemar sus libros aun no le encuentra el lado al asunto, tratan de jugar con los escritos de Roque Dalton, descifrar el cubo de Rubik pero no le hallan lado, por que as? se ganan los frijoles, escribiendo para la Prensa Gr?fica, El diario de Hoy, y la Telecorrupci?n salvadore?a. Pero no le encuentran lado por que no leen el coraz?n, la m?dula total que propicio sus razonamientos. Por eso escogen sus escritos con temor, y desean darnos unos cuantos cantaritos de agua, elegidos de la totalidad de su obra, para fragmentarla.
Lo mas gracioso es que entre mas cantaritos lea la gente mas quieren saber de toda su obra. Roque Dalton es un sentimiento relacionado con nosotros, la sociedad, nosotros lo queremos lo escondemos, lo guardamos y a veces tambi?n nos encachimbamos, como hijos de la patria prostituida como ?l mismo nos llam?, al nombrarlos hijos de puta, pero siempre solidario con los que consideraba sus hermanos. Su pensamiento y su ingenio aun siguen vigentes, como tambi?n las experiencias plasmadas para dejar el legado y romper con el tradicionalismo liberal con alma conservadora, romper las cadenas que desean desligar la poes?a y el arte, de la realidad humana y su experiencia y captaci?n, dentro del contexto hist?rico-social que la explora, genera y regenera para buscar, llegar y ser, sencillamente indestructible.

Y me llamar?n el escrutador.
El m?s apto para ser odiado.


Roque Dalton
Publicado por Tepez @ 10:16  | Literarte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios