Lunes, 05 de marzo de 2007
No he tenido tiempo para sentarme de nuevo frente a las teclas, y revisar además las noticias alrededor del planeta, y sobretodo las colectadas y recibidas a mi correo, de los amigos que también desean contribuir un poco con el análisis del asunto Guatemala.

Entre una de las notas recibidas de nuevo sale el asunto que señala a los diputados al PARLACEN con el NARCOTRÁFICO.
Leer aquí: Verdades (y mentiras) muy convenientes


Cita textual:

“El presidente salvadoreño Antonio Saca también hizo su juego. Aunque conocía un informe de Gobernación que señalaba los vínculos del diputado asesinado, William Pichinte, con el narco, ha optado por no mencionarlo porque sabe que ello le restaría credibilidad a sus acusaciones contra las autoridades guatemaltecas.”

El sr. que escribió el editorial todavía no cae en la cuenta acerca de este asunto y me parece que la conclusión aunque valida para mencionar el descrédito de la campaña que ahora han lanzado los ARENARCOS no es solo una cuestión relativa a Guatemala.
El caso de no dar a conocer el informe enviado por la Gobernación que señalaba los vínculos de William Pichinte con el narco también obedece a no dar a conocer la corrupción y el narcotráfico existente al interno de las filas del partido ARENA.

El solo hecho de que la prensa salvadoreña no mencione nada de eso, de por si es una campaña para evitar que las investigaciones y los resultados de estas analicen punto por punto las verdaderas razones de ese asesinato.

Tanto Guatemala como El Salvador padecen de los mismos males, no es necesario viajar a Guatemala para ser asesinado, si la campaña para no viajar a Guatemala se tratará solamente de tratar reducir las muertes de ciudadanos salvadoreños en las carreteras guatemaltecas el asunto de la violencia y la corrupción que los dos pueblos sufren tendría que ser abordado afuera de los casos de estos asesinatos y buscar terminar con la corrupción y atacar el NARCOTRÁFICO que genera y es responsible de muchas muertes en los dos países.
Porque el problema del NARCOTRÁFICO y la corrupción es un problema regional.

Los chapines preocupados otra vez por cuestiones nacionalistas sin entender que este asunto no es una confrontación entre los pueblos, si no una confrontación entre los dos gobiernos, por cuestiones meramente políticas internas y externas.

De esa manera la prensa guatemalteca cae en el juego que los ARENARCOS le han colocado cuando los acusan, de inoperancia, cuando la inoperancia existe también en el seno de las instituciones policiacas salvadoreñas y en este caso señala el vinculo de los diputados con el narcotráfico y el orden criminal con que ellos gobiernan.

Tags: El Salvador, narcodiputados, narcotrafico, crimen, corrupcion

Publicado por Tepez @ 7:00  | Mentiras y Medios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios