Viernes, 23 de marzo de 2007
"...Si denuncio y condeno la injusticia es porque es mi obligaci?n como pastor de un pueblo oprimido y humillado..."

Monse?or Romero.

Nac?a del pecho fiel
la voz, ave plena del profeta,
abierto coraz?n, al alba anunciaba
en sus palabras, un p?jaro sin miedo
denunciaba la maldad
en rectitud de su propio libre credo
purificando almas al sol entrante.

Habl? Dios por medio de su boca
recordando humildemente nos dec?a:
- Cristo est? muriendo por el pobre.

Voz de los sin voz,
Reencarnaci?n del hombre
viv?o entre nosotros
el c?lice el tormento
el dolor de los perseguidos,
angustiado
sufriendo como nadie la injusticia.

Abr?o de golpe las puertas de su iglesia
al pueblo oprimido y humillado,
los judas, falsos ap?stoles del Opus Dei
ya hab?an condenado, como postura
de jud?os al cristo revendieron
la d?diva de vida
en el comercio de esclavos.

Despierto esta, el Santo var?n,
por siempre lo escuchamos,
su milagro fue morir como nosotros,
probar la muerte como muchos la vivieron y sufrieron
en el martirio que lo eleva
dejando el vivo, ejemplo
coherente al hombre en sacrificio,
levita tan arriba entre los hombres.

Bienaventurados
los que escogen el camino fiel de sus palabras
Bienaventurado Monse?or de la palabra
viviste al pie de tu promesa.

Santo, Santo
San Romero Santo,
San Romero de nosotros.
Tu iglesia est? en el pueblo
Y tu pueblo te ha Santificado.

.
Publicado por Alfarero. @ 5:31  | Literarte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios