Mi?rcoles, 21 de marzo de 2007
He aqu? la estrategia que el Vaticano y el actual Papa, ha resuelto para marginar a Jon Sobrino, evitar de esta manera, que exista critica de parte de grupos internos a ?sta instituci?n.

Es obvio que aunque el OPUS DEI no pudo castigar a Jon Sobrino han tomado otra t?ctica que aunque no sea tan severa como la propuesta anteriormente de prohibirle todo su trabajo, esta en parte coloca a sus subalterno en linea para aplicar un mando autoritario.

Jon Sobrino y muchos otros como ?l, podr?n resistir todas estas imposiciones si se unen y trabajan en conjunto.





Por: ECUPRES
Fecha publicaci?n: 20/03/2007

Tema: Integrismo cat?lico
Pa?s/es: Vaticano

La aplicaci?n de una sanci?n a Jon Sobrino afila la estrategia vaticana delegando la condena al te?logo en manos de los obispos fortaleciendo el muro que anule el derecho a pensar.

Sutilmente Benedicto XVI no permiti? condenar directamente al te?logo vasco, residente en El Salvador, sino que describe su teolog?a como perniciosa para la ICR (Iglesia Cat?lica Romana) y coloca a los obispos como los responsables de dar permiso o no para que Sobrino se presente en sus di?cesis.

En su ya famosa carta a su superior, Jon Sobrino comenta que en cierta circunstancia el Obispo Miguel Hesayne, de Argentina, lo invit? a dar unas charlas en su di?cesis, pero debi? volver atr?s ese pedido porque el Episcopado argentino lo coloc? entre la espada y la pared al intimarlo de que si ven?a Sobrino el Papa, en su gira a ese pa?s, no visitar?a su di?cesis.

Ese mecanismo se dar? de ahora en adelante con Sobrino. Despu?s de los adjetivos negativos hacia el pensamiento del mencionado te?logo ?Qu? obispo se animar? a cruzar la l?nea y tener al representante de la Teolog?a de la Liberaci?n entre los que den conferencias en sus di?cesis?

El m?todo no es nuevo, pero mantiene la caracter?stica de perverso. La cuesti?n de fondo es bloquear la funci?n del pensamiento, innata al ser humano, por lo que se recala en la inhumanidad de la gesti?n vaticana, aunque debe reconocerse la habilidad de colocar a todos sus subordinados en la l?nea de sumisi?n sin que se le de la orden directa.

La estrategia vaticana estar? a contrapelo de lo humano, pero es coherente con la tendencia de imponer el pensamiento ?nico al estilo del muy conocido planteo econ?micos del denominado ?mercado?, en el dominio de los medios de comunicaci?n satanizando o ensalzando a determinados gobiernos y personajes seg?n avalen o no las pol?ticas hegem?nicas y en la pol?tica imperial de EEUU para responsabilizar a los gobiernos nacionales si no se asocian a su campa?a antiterrorista.

No se puede obviar que la decisi?n vaticana tambi?n es contra los movimientos que, como la Teolog?a de la Liberaci?n, reclaman un ordenamiento institucional democr?tico, representativo de las comunidades regionales o continentales, limitando o eliminando el poder instalado en la curia romana.

Sin embargo es fundamental centrarse en esa maniobra de instalar la maquinaria del no dejar pensar. Por cierto que ella est? ?ntimamente ligada al factor poder, retener el dominio de una instituci?n, pero la herramienta utilizada es eliminar el derecho de pensar que, por su propio peso, pasa a ser el n?cleo estrat?gico, en este caso del Vaticano acompa?ado por la solicitud de B XVI de que los obispos se suban al tren de la. lucha ideol?gica.

Si se tiene la osad?a de comparar la estrategia vaticana con la de EEUU -especialmente en el actual gobierno- se notar? que son iguales, aunque puedan existir diferencias en detalles, pero no en el fundamento ni en la forma de aplicar los cerrojos de la censura del pensamiento.

Por cierto que la comparaci?n se puede extender a otras situaciones similares del pasado o del presente, en las que no deben estar ausentes iglesias evang?licas/evangelistas/protestantes, pero en estos momentos lo del Vaticano es lamentable y doloroso, aunque no sea nuevo.

-

Se afila la estrategia vaticana del no pensar
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 22 de marzo de 2007 | 10:00
Otra vez el imperio que representa la jeraquia catolica, hace sentir su poder al censurar al padre Sobrino de una manera sutil pero eficaz para neutralizarlo,al considerarlo "persona non grata" a cualquier evento que sirva como plataforma para dar a conocer su pensamiento y sus escritos. El tiene dos alternativas o se somete al silencio impuesto y continua en la iglesia, o se sale y asi se libera de ese yugo que le ha impuesto la iglesia y continuar con su obra tal como Leonardo Boff y otros. Ojala y el padre Sobrino no se deje amedrentar por ese grupo retrogrado y corrupto que gobierna en el Vaticano.