Mi?rcoles, 04 de abril de 2007
Una carta abierta y solidaria a Jon Sobrino, muy explicativa que nos hace comprender las razones y los m?todos utilizados para tratar de castigarlo.

Sobradas razones tendr? tambi?n el Opus Dei, al cual pertenece Saen Lacalle para mentir sobre los escritos de Jon Sobrino, pero siempre existen defenzores de la verdad para esclarecer estos hechos relacionados a las estructuras dentro del vaticano congeladas en el pasado.

Jon Sobrino: compa?ero de tribulaci?n

Leonardo Boff

2007-03-30

Jon, amigo y hermano: La ?notificaci?n? de la Congregaci?n para la Doctrina de la Fe (ex-Santo Oficio) condenando opiniones tuyas sobre Cristo porque no se ajustar?an a la fe cristiana, me llen? de profunda tristeza. Vi funcionar contra ti el mismo m?todo y la misma forma de argumentaci?n usados contra m? con referencia a la doctrina sobre la Iglesia. El m?todo es el del pastiche, que consiste en pinzar partes de frases y combinarlas con otras, creando as? un sentido que ya no corresponde a lo que el autor ha escrito. O si no, distorsionan los textos de forma que el autor no se siente representado en ellos. Entiendo y apoyo tu decisi?n valiente: ?no me siento en absoluto representado en el juicio global de la notificaci?n; por eso no me parece honrado suscribirla. Adem?s ser?a una falta de respeto a los te?logos que han le?do mi obra y no han encontrado en ella errores doctrinales ni afirmaciones peligrosas?.

De hecho, eminentes especialistas en el ?rea analizaron, a petici?n tuya, tus obras: Sesbou? de Francia, Gonz?lez Faus de Espa?a, Carlos Palacio de Brasil, entre otros. Todos fueron un?nimes en reafirmar su ortodoxia. ?Por qu? no han contado esas opiniones? Esto nos hace sospechar que tu condenaci?n ha sido solamente un pretexto para golpear una vez m?s a la teolog?a de la liberaci?n, comprometida con el pueblo crucificado, cosa que no agrada al Vaticano.

Pero lo que m?s me duele es que te escogieran precisamente a ti para este intento espureo. T? eres un superviviente del martirio, cuando en noviembre de 1989 en El Salvador toda tu comunidad de seis jesuitas, junto con la empleada y su hija, fueron asesinados por elementos de las fuerzas armadas.

Hab?as ido a Tailandia a sustituirme en un curso que yo no pod?a atender, y as? escapaste de ser tambi?n asesinado. Tu testimonio ?Los seis jesuitas m?rtires de El Salvador? es una de las m?s bellas p?ginas de espiritualidad y de conmoci?n escritas en la Iglesia de Am?rica Latina. Te escogieron a ti, a quien considero el m?s profundo te?logo latinoamericano, el que mejor articula espiritualidad y teolog?a, inserci?n en el pueblo crucificado y reflexi?n, el que (lo digo sinceramente) presenta en mayor grado las virtudes insignes que caracterizan la santidad. Separaron tu obra de tu vida doliente y amenazada, como si pudiesen separar el cuerpo del alma. S?lo autoridades ?carnales? que perdieron todo sentido del Esp?ritu, como dir?a san Pablo, podr?an perpetrar tama?a agresi?n.

Pero hay una raz?n m?s profunda. Tu teolog?a incomoda a las autoridades religiosas que se asentaron sobre el poder sagrado y se han fosilizado en ?l. T? siempre has insistido en que la Iglesia debe decir la verdad sobre la realidad, que en nuestro Continente es brutal para con los pobres porque los mata de hambre y de exclusi?n. Por eso la Iglesia aqu? tiene que ser liberadora. Articular fe y justicia, teor?a y praxis, y hacerse fundamentalmente Iglesia de los pobres y de los pueblos crucificados.

Bien dijo Don Oscar Romero, tambi?n asesinado en El Salvador, a quien t? tanto asesoraste: ?Se mata a quien estorba?. T? participas en cierta forma de este destino. S? que seguir?s trabajando y escribiendo para que los crucificados puedan resucitar. En el fondo s? que te alegras en el Esp?ritu de poder participar un poco de la pasi?n del pueblo sufriente.

Compa?eros de tribulaci?n, entendemos que el servicio ?ltimo no es a la Iglesia, sino en la Iglesia a Dios, a las personas, especialmente a los pobres, que un d?a juzgar?n si nuestra teolog?a fue ?nicamente ortodoxa y no ortopr?ctica, que es la que realmente sirve a la liberaci?n.

Tags: Solidaridad_a_Jon_Sobrino

Publicado por macehotlin @ 9:32  | Chichicaste Circulares
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios