Mi?rcoles, 06 de junio de 2007
LAS VOCALES.

Ausencia G?mez.


A.

Poco tiempo ha pasado desde que de legisladores federales, especialistas e intelectuales hicieran un llamado para que el ej?rcito regresara a la legalidad constitucional y se limitase a lo que por Ley est? facultado, menos tiempo a?n desde que Calder?n respondiera que no, que el ej?rcito continuar?a su guerra contra las organizaciones criminales del narcotr?fico y haciendo labores policiales. Hoy vemos con consternaci?n como un ret?n militar acribilla en Sinaloa a dos mujeres y tres menores de edad: Joniel, Griselda y Juana Esparza G. de 7, 4 y 2 a?os de edad. Esos son los sangrientos trofeos que desde el Vaticano, levanta el ?defensor? del derecho a la vida.

Esa es la medida del ?xito de una fuerza militar formada en el combate a muerte y aniquilamiento del enemigo, no en la prevenci?n y disuasi?n del delito. Quienes ametrallaron a las v?ctimas son instrumentos de guerra, quien los puso en el ret?n de la Joya, se toma la foto acompa?ado de sus tres ni?os con Benedicto XVI, en tanto otros tres cuerpos infantiles yacen desfigurados en una plancha de anfiteatro. Esa es la pol?tica del PRIAN, los sinverg?enzas que no son pocos, votar?n por ellos.

E.

La PGR, la CNDH, el alto clero, el PAN y Calder?n, escupen su labia contra la despenalizaci?n condicionada del aborto en el D. F. en cambio, guardan silencio absoluto ante la masacre en Sinaloa. La sangre de los inocentes habr? de ser la huella indeleble en la frente de los hip?critas del doble lenguaje, de la doble moral. Los retenes contravienen flagrantemente el Art?culo 14 Constitucional y no sirven m?s que para la demagogia medi?tica. Las ni?as regalan sus mu?ecas, a cambio reciben balas ?D?nde est?n las sonrisas infantiles? En las planchas, convertidas en desfiguradas muecas, no tuvieron tiempo para preguntarse ?Por qu??

La ?clase pol?tica? ha usado y manipulado a su gusto a un ej?rcito que en aras de una mal entendida lealtad, se convierte en represor y asesino una y otra vez. En tanto los se?ores de las narco empresas, narco finanzas, narco medios narco pol?tica y hasta narco limosnas, se encuentran a resguardo, protegidos como siempre, intocados como siempre.


I.

Como ?Una expresi?n folcl?rica? tild? Calder?n la protesta de j?venes italianos que le agu? el numerito en el Foro de negocios Italia ? M?xico. Los j?venes lanzaron consignas y vivas a la APPO, a Oaxaca y a Atenco. No tuvo a mano otra respuesta, ya no inteligente, al menos coherente. Llama folclor a expresiones de solidaridad que no cesan de darse en todas partes y bueno, si el t?rmino se entiende como el conjunto de creencias y costumbres tradicionales de un pueblo, est? bien que dentro de sus costumbres el pueblo italiano tenga la de ser solidario con los movimientos justicieros del mundo.

Lo que no es folcl?rico en el pueblo mexicano y si en quienes han asaltado el poder mediante el folcl?rico modo de torcer el resultado de elecciones, es el abusivo uso del garrote ante su condici?n de ilegitimidad. El cuadro que ilustra magn?ficamente ese folclor es la foto de un presidente enfundado en una manga militar de talla muy superior a la propia.

O.

Como estar?n las cosas en el Oaxaca ?del mejor que nunca? que hasta la polic?a preventiva y de tr?nsito ?toman? sus instalaciones y paralizan actividades, vaya manera de entender la realidad oaxaque?a. Y lo que fuerza de dinero de contribuyentes construye una campa?a medi?tica, un soplo de realidad basta para echarlo abajo. Tan bien estamos que hasta la polic?a se inconforma.

Claro, no nos vamos con la finta, am?n de las demandas que pudieran tener visos de justicia, detr?s est?n los gorilas que toda vez cumplida la tarea de reprimir se sienten desplazados por conveniencia de la camarilla pri?sta o por la presi?n de los organismos de derechos humanos. Los represores materiales ignoran o soslayan su evidente destino, ser usados y desechados, aqu? y en todas partes.

U.

La reubicaci?n de los hermanos Flavio y Horacio Sosa Villavicencio, integrantes de la APPO internados en penales de alta seguridad a una c?rcel de Oaxaca nada tiene que ver con un acto de bondad del poder federal y estatal, es una medida forzada por las circunstancias cuando hasta la muy leal a la secretar?a de gobernaci?n, Comisi?n Nacional de Derechos Humanos, reconoce que el internamiento de los Sosa en prisiones fuera de Oaxaca se ?? produjeron violaciones a los derechos humanos de las personas trasladadas porque no les permitieron que ejercieran sus derechos a una adecuada defensa, impidi?ndoles, al alejarlos f?sicamente del lugar donde se integraba la averiguaci?n previa en su contra, solicitar su libertad caucional; a presentar testigos que se encontraban en la ciudad de Oaxaca, lugar de los hechos; a ofrecer otras pruebas, y a beneficiarse de una defensa adecuada.?

El traslado permite a los gobiernos federal y estatal decir que se ha subsanado el motivo de la observaci?n y eventualmente, eludir las responsabilidades legales del caso y con ello, todos felices y contentos, excepto los agraviados y lesionados en sus derechos. Esta es la muy folcl?rica justicia que a diario prodigan a las y los mexicanos los prohombres del amasiato PRIANISTA. Los cuerpos ametrallados lo atestiguan al igual que los hermanos Sosa tras las rejas.

.

Tags: Oaxaca

Publicado por solaripa69 @ 9:49  | Panorama Internacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios