Mi?rcoles, 18 de julio de 2007
Imagen

?La casa esta que arde
y agarr? candela!


Un poquito de lo que le sucede al "imperio". Humorismo, diversi?n, fracasos de bush diariamente, derrota tras derrota, en ese pa?s que deberia renombrarse por que de "unidos" no tiene mucho, y desunidos trabajan para hacerse pedazos en la uni?n. Me llam? la atenci?n la participaci?n de Cindy Sheeham, Mama corage, quien sin pertenecer a ning?n partido pol?tico, podr?a lanzarse como candidata independiente al partido dem?crata, si en caso Nancy Pelosi, no presiona en la camara del senado en la cual ella es representante.

Urgen personas como ella.

Imperio en llamas
Los ?ltimos estertores


David Michael Green
CounterPunch
Traducido del ingl?s para Rebeli?n por Germ?n Leyens

David Labowitz, vendedor de seguros aqu? en Narberth, Pensilvania, dice que vot? por el se?or Bush en 2004 y que ans?a que llegue pronto la pr?xima elecci?n para poder rectificar lo que llama su error: ?Soy miembro del partido republicano,? dijo el se?or Labowitz: ?pero me da tanta verg?enza serlo.? (New York Times, 9 de julio de 2007)

Hay que imaginar un edificio en fuego, con gente en su interior que lucha por encontrar las salidas.

Ahora hay que imaginar que ese edificio se encuentre sobre la cubierta de un gran barco, aislado en medio del Oc?ano Pac?fico, acribillado de agujeros abiertos y hundi?ndose r?pido.

Mant?n esa imagen en tu mente, y s?male el tsunami que se aproxima r?pidamente al barco.

Llegar? r?pido, pero no antes de que Enola Gay [el bombardero B-29 que lanz? la primera bomba at?mica utilizada durante la segunda guerra mundial sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, N. del T.], zumbe encima con un art?culo de entrega especial en su carga.

?Te grabaste esa imagen? Bienvenido al Partido Republicano, en julio de 2007.

O sea el "Grand Old Party" [Partido viejo y grande], como gustan de llamarlo nuestros amigos regresivos. ?Viejo? Seguro ? tan viejo como la propia codicia. ?Partido? Bueno, no hay muchas celebraciones en su cercan?a, pero si se quiere decir que se trata de una congregaci?n de cada vez menos gente reunida alrededor de ciertas ideas pol?ticas, por rid?culas que sean, bueno, entonces, seguro que es un partido. ?Pero grande? S?lo en cuanto a sus apuros actuales.

Si posees aunque sea s?lo una cierta antena pol?tica, una cierta sensibilidad en cuanto a los estados de ?nimo y tendencias de la pol?tica estadounidense, no puedes dejar de concluir que todo se derrumba r?pidamente, y con ello tambi?n muchos de los m?ltiples alcahuetes que han contribuido a llevarnos al peor de los desastres de los ?ltimos a?os. Todo se desmorona actualmente, revienta por sus ostentosas costuras, y lo hace no s?lo con tremenda rapidez, sino tambi?n con un tremendo aumento en esa rapidez.

?Qu? semana!

Los signos m?s evidentes de implosi?n, por cierto, son los republicanos en el Congreso quienes, uno despu?s del otro, abandonan al presidente con la misma regularidad con la que amanece. Parecer?a como si apenas hubiera pasado un d?a de la semana sin que uno o dos hayan abandonado el barco zozobrante de la cat?strofe iraqu? de Bush. ?O deber?amos decir que est?is ?ahuecando el ala,? queridos amigos del Viejo Gran Partido [GOP]? ?Debi?ramos cuestionar ahora vuestro patriotismo? ?Debi?ramos se?alar que muchos os present?is a la reelecci?n el pr?ximo a?o y, despu?s de ver lo que sucedi? en la ?ltima vuelta, ahora ?jug?is a la pol?tica con la seguridad nacional??

Si fu?semos Karl Rove, George Bush o Dick Cheney, dir?amos esas cosas, por cierto. Si fu?semos vulgares compa?eros de ruta regresivos ? casi como, bueno... realmente ? lo har?amos. Si fu?semos vuestros perros de presa, como O'Reilly y Limbaugh, ciertamente lo har?amos. Pero no necesitamos hacer ninguna de esas cosas, porque lo hicisteis vosotros mismos. Apoyasteis a un buf?n de incompetencia demencial para presidente, poco distinguible de Cal?gula si no fuera porque lleva traje y corbata donde sol?a residir la toga. Respaldasteis cada acci?n de su gobierno incluso cuando visteis que respond?a a los peores instintos posibles de nuestro pa?s, y que representaba la mism?sima antitesis del gobierno constitucional estadounidense. Os mantuvisteis al margen o exagerasteis mientras sus agentes vejaban, vilipendiaban y destru?an a todos y a cada verdadero patriota que mostrara el mayor coraje al expresar la m?s m?nima objeci?n a esas pol?ticas ponzo?osas.

Ahora cuando busc?is rescate del edificio en llamas del barco que se hunde, esperando que el fuego divino sea sofocado s?lo por la gran exhalaci?n del propio Poseid?n, pod?is decir que sois afortunados - Mr. Voinovich, Mr. Lugar, Mr. Domenici, Mr. Alexander, Ms. Snowe ? si vuestros intentos demasiado tard?os, excesivamente comedidos y mal concebidos de deshacer la tragedia que ayudasteis a crear en Iraq resultan s?lo en la p?rdida de vuestros esca?os en el Congreso. ?C?mo enfrentar?is a las madres de los que han perdido tanto m?s ? que lo han perdido todo ? debido vuestro sobrecogedor desacierto, en el mejor de los casos, y vuestro burdo oportunismo pol?tico, en el peor (probable), mis orgullosos amigos republicanos?

Uno a uno, dos a dos, se tiraron en paraca?das esta semana, de un modo que parec?a que el ?nico senador republicano que no abandon? el barco fue ese buen patriota, John McCain. Supongo que McCain debe ser un verdadero creyente religioso, porque despu?s que Bush y Rove le echaron encima los perros m?s rabiosos en 2000, no ha hecho nada m?s que amar a su antiguo enemigo. Por cierto, el abrazo cristiano de McCain hacia George Bush es tan inmenso que parece haber adoptado la personalidad delirante de este ?ltimo por compasi?n. La ?nica semana de la campa?a presidencial de McCain que ha sido peor que esta semana fue la semana pasada. Al sujeto le quedan dos tremendos millones enteritos en el banco, no ha comprado un solo anuncio con las decenas de millones que ya han sido gastados en una campa?a de caviar, va cayendo en los sondeos republicanos por debajo de un tipo que cecea, favorable al aborto, y otro tipo de Massachussets; ya no puede conseguir contribuciones para su campa?a, y por lo tanto tuvo que despedir a m?s de la mitad de su personal nacional. Luego, para colmo, esta semana perdi? a dos de sus principales agentes debido a lo que parece haber sido una guerra civil dentro de la campa?a. No podemos decir con precisi?n qui?n abandon? a qui?n, pero sea como sea, la propuesta de McCain para la Casa Blanca se parece m?s estos d?as a un episodio de ?ER? [?Urgencias ?en castellano] que a una campa?a presidencial.

Al pregunt?rsele si hab?a despedido a esos tipos, Big John dijo: ?No, no, no, no. Yo dir?a que la campa?a va bien. Estoy muy contento con ella. La gente puede hacer su propia evaluaci?n. Pienso que nos va muy bien.? Da miedo. Por cierto, tambi?n explica cabalmente por qu? es posible que McCain sea algo como la ?nica persona fuera de Dick Cheney que piensa que las cosas van muy bien en Bagdad. ?Y no es eso lo que necesitamos ahora mismo, otros cuatro u ocho a?os de un ?jefe del ejecutivo que alucina constantemente? No importa. Como antes que ?l, Don Rumsfeld, Tony Blair y la antigua mayor?a republicana en el Congreso, McCain es ampliamente recompensado por su lealtad con la M?quina Destructora Antes Conocida como George Bush, y por compartir la megaloman?a del presidente. McCain ha sido dos veces el favorito con grandes probabilidades de llegar a ser el candidato republicano para presidente, s?lo para ver como el peque?o terror texano destru?a la gran ambici?n de su vida, y ahora lo mismo, tambi?n por segunda vez.

[Puesta al d?a de ?ltimo minuto: Se informa que McCain tuvo una inmensa pelea con el senador Voinovich en el hemiciclo del Senado (la peor pelea que se haya visto en d?cadas), que llam? ilegalmente a donantes para la campa?a desde el guardarropa del Senado (el mismo motivo por el que arremeti? contra Al Gore en 2000), que sus dos principales apoyos en Iowa se han sumado al ?xodo de su campa?a, y que el co-presidente de su campa?a en Florida acaba de ser atrapado por ofrecer sexo oral por veinte d?lares a un polic?a encubierto. Pensar?s que lo invento ?verdad? Pero no es as?. Es lo lindo de la derecha regresiva ? ?con esos individuos no es necesario! Son las noticias de hoy. Me pregunto lo que nos llegar? ma?ana. [Oh, ?Mencion? que McCain cumple 71 el pr?ximo mes?]

Por cierto, mirando al otro lado del pasillo, uno tambi?n puede sorprenderse por los ?dirigentes? del partido mayoritario en el Congreso, Harry Reid y Nancy Pelosi. Cuesta imaginar que pueda haber alguien que se las arregle para ser m?s inefectivo en la tarea de oponerse a un presidente irreflexivo, peligroso y ahora p?blicamente desde?ado. Tal vez si enviaran una docena de rosas a Dick Cheney y le pidieran que por favor termine la guerra, sentir?a m?s presi?n de la que ha percibido desde enero, cuando los dem?cratas obtuvieron el control del Congreso. Cuesta saber lo que ser?a m?s intenso.

Lo m?s sorprendente respecto a Harry Reid es que se dice que otrora fue boxeador. ?Significa que alguien le dio un pu?etazo en el patio de la escuela en el s?ptimo grado y le quebr? la montura de cuerno de sus gafas? ?Es lo que quieren decir cuando dicen que fue boxeador? S?lo pregunto porque de verdad me gustar?a que el l?der del Partido Dem?crata en el Senado fuera un luchador. Pero, hoy en d?a, todo lo que tiene que ver con lo que dice y hace Harry Reid, se parece m?s a un saco de arena, no a un luchador. O a un fideo mojado. Bajo un felpudo. Ya sabes ? el que lleva a las habitaciones del personal dom?stico.

Por eso por lo menos me complace un poco cuando veo que al parecer Reid est? llegando al l?mite respecto a Iraq. Vaya, ?ser? porque el Congreso llega ahora a valuaciones de aprobaci?n de su trabajo en los sondeos que son incluso m?s bajas que las de George Bush, y sin haber hecho nada por enojar a alguien con la excepci?n de aquellos que esperaban que hicieran algo, especialmente respecto a Iraq? Despu?s de capitular terrible e innecesariamente hace un mes en la ley de financiamiento suplementario para la guerra, Reid supuestamente ya se prepara para la acci?n antes de esperar hasta septiembre como lo desea la Casa Blanca. Sea lo que fuere el l?der de la mayor?a, parecer?a dudoso que sea suficientemente est?pido para exasperar a su base hasta el frenes? volviendo a presentar este tema s?lo para ceder una vez m?s, as? que tal vez podamos ver que pasa algo esta vez.... Pero despu?s de todo, es lo que tambi?n esperamos el pasado mes.

Si Reid quiere saber cu?nto est? en juego, basta con que pregunte a su amiga Nancy Pelosi en la puerta de al lado. Lo m?s sorprendente sobre su persona es que ella representa a uno de los distritos m?s liberales de EE.UU. As? que llega a ser Presidenta [de la C?mara Baja] despu?s de una elecci?n, cuyo claro mensaje fue ?terminen con esta pesadilla,? ?y lo primero que hace es eliminar de la agenda la impugnaci?n! ?Qu? pasa con esta gente? ?Adoptan las costumbres de Washington y simplemente pierden todo sentido, incluyendo todo sentido de s? mismos y de sus propios antecedentes? Si el Congreso se reuniera en la luna ?comenzar?an a actuar como rocas?

La vida s?lo empeor? un poco para Nancy, y se lo merece, en lo que sin duda es el cl?max pol?tico de la semana, si no de la d?cada. En la utilizaci?n m?s inteligente y excitante de pol?tica progresista que hemos visto desde que Larry Flynt tuvo la brillante idea de ofrecer un mill?n de d?lares a toda querida que delatara a su hip?crita amante republicano durante la impugnaci?n de Clinton, Cindy Sheehan amenaz? con presentar su candidatura contra Nancy Pelosi para su esca?o parlamentario por San Francisco a menos que Pelosi haga algo por la impugnaci?n de Bush dentro de dos semanas.

Desear?a que nosotros los progresistas pudi?ramos tener m?s de esta especie de lucha intestina inteligente, pero las circunstancias son algo especiales. Sin embargo, esta maniobra de Sheehan es brillante. Muy similar a la campa?a por embarazar a China durante sus Juegos Ol?mpicos si no presiona a Sud?n por el asunto de Darfur, es un caso de influencia sobre influencia. Sheehan presiona a Pelosi para que presione a Bush. Si Pelosi no se hace en sus pantis ahora mismo, es m?s imb?cil de lo que ser?a el engendro in vitro de George W. Bush y Dan Quayle, llevado a t?rmino por Paris Hilton. El distrito de Pelosi es tal vez el m?s progresista del pa?s. Me sorprender?a si el sentimiento de furia contra Bush y contra su guerra de Iraq no fuera de por lo menos 90 contra 10. Pelosi ya es un motivo enorme de desilusi?n para cualquiera a la izquierda de Joe Lieberman, y Cindy Sheehan ? respaldada por un ej?rcito de voluntarios motivados y por donaciones provenientes literalmente de todo el mundo ? tendr?a una excelente probabilidad de destronar a la Nueva Reina de la C?mara, a s?lo dos a?os de iniciado su reino.

Sheehan, con s?lo esta atrevida jugada, ha cambiado radicalmente las cartas para Pelosi, el Congreso, Bush. EE.UU., Iraq y el mundo. Una fr?a mirada desapasionada al nuevo estado de las cosas, sugiere que a Nancy Pelosi le quedan ahora dos opciones. Puede convertirse en (la primera mujer) presidente de EE.UU. despu?s de la impugnaci?n de Bush y Cheney (y tal vez incluso llegue a conservar el puesto despu?s de la elecci?n de 2008), o probablemente pierda tanto su papel de Presidenta de la C?mara Baja como su esca?o en el Congreso. Probablemente no haya un t?rmino medio. No me parece que sea una decisi?n dif?cil, especialmente porque los ?nicos perdedores en este escenario ser?an Bush y Cheney. Pero requiere un cierto atrevimiento ? incluso si es un atrevimiento impulsado por el terror ? que no es exactamente una caracter?stica que abunde entre los dem?cratas en el Congreso en estas ?ltimas, bueno, d?cadas.

Hay otros dos hermosos aspectos de la impugnaci?n que hay que tener presente. Uno es que el p?blico est? preparado para que tenga lugar ? como dir?a Dick Cheney: "y mucho". La mitad de los encuestados ? una cifra sorprendentemente elevada ? cree que Bush debe ser impugnado y probablemente la mayor?a ni siquiera sabe con bastante certeza por qu? lo quiere. Para Darth Cheney la cifra es de un 54% a favor contra un 40% en contra. En breve, el riesgo pol?tico para la actuaci?n de Pelosi es m?nimo. Es especialmente verdad en vista de la amplia evidencia de las mentiras del gobierno sobre Iraq que ya es de conocimiento p?blico, y de que Bush ya ha admitido la violaci?n del derecho vigente y de la Cuarta Enmienda de la Constituci?n con su programa ilegal de espionaje interior. No podr?a ser m?s culpable de lo que ya es si diera su pr?xima conferencia de prensa con grilletes y un buzo naranja.

Pero el placer m?s sabroso de la impugnaci?n, aparte por cierto de la convicci?n y de la destituci?n (o mejor dicho, la convicci?n y la destituci?n de un presidente desastroso que tambi?n da la casualidad que es l?der de un partido que impugn? err?neamente a un presidente dem?crata), es que la Casa Blanca ya no puede seguir ocultando evidencia invocando su falso privilegio ejecutivo o doctrinas de seguridad nacional. O, con m?s precisi?n, podr?a hacerlo, pero s?lo si desea quedarse contemplando como pierde el juicio en el Senado. Su posici?n ser?a equivalente a la de un asesino acusado que se niega a presentar evidencia exculpatoria en su juicio por devoci?n a alg?n principio constitucional relativamente oscuro (Quiero decir ?cu?ntos estadounidenses comprenden la doctrina del privilegio ejecutivo?). Puede hacerlo si as? lo desea, pero habr? un precio que pagar. Perder?a ?y de que manera!

Por de pronto, si la evidencia que supuestamente protegen por principio en realidad no exculpa porque en realidad prueba la culpa, ya estamos hablando de otra cosa, ?verdad? Una vez que comienza el proceso de impugnaci?n, veo pocas esperanzas para Bush y Cheney aparte de que suficientes republicanos y tal vez incluso unos pocos dem?cratas impedir?an el voto de dos tercios necesario para condenarlo. Pero en vista del sentimiento p?blico prevaleciente, para no hablar de lo que suceda en el futuro, y en vista de la evidencia (o acusaciones que no tienen respuesta), que ser?a sacada a luz en un enjuiciamiento efectivo, combinada con la creciente vulnerabilidad electoral de los republicanos en general y de cualquiera que apoye espec?ficamente a este gobierno, les ser?a dif?cil reunir aunque sean treinta y cuatro votos en defensa de lo indefendible en el Senado. Cindy Sheehan ha lanzado un guijarro por la ladera de una monta?a. Existen muchas posibilidades de que podr?a convertirse en un alud de proporciones internacionales.

Los mismos defectos del Congreso deben ser aplicados tambi?n a los medios dominantes de EE.UU. De manera muy parecida a los acicalados jactanciosos del Congreso, la prensa tiene una enorme culpabilidad en las m?ltiples tragedias del bushismo, tanto por fracasar terriblemente en su papel establecido en el firmamento constitucional estadounidense como guardi?n y control contra la acumulaci?n de poder ejecutivo. La culpa de los medios respecto al tema espec?fico de Iraq es a?n m?s atroz, ya que no s?lo no ha formulado preguntas duras sobre la pol?tica o incluso cuestionado las afirmaciones evidentemente falsas del gobierno antes de la guerra, sino que tambi?n ha servido frecuentemente como el portavoz para transmitir precisamente esas mentiras.

Por lo tanto el New York Times ? que es quien tiene m?s que expiar, aunque s?lo fuera porque viol? la m?xima confianza de todos ? comenz? esta semana con un amplio editorial llamando a la retirada de las fuerzas de EE.UU. de Iraq. S?, parece que est? aburrido de los enga?os de Mr. Bush, y por fin ha comprendido que la sucesi?n de cotas de referencia y de progresos aducidos por el gobierno son poco m?s que cortinas de humo con el prop?sito de retardar toda acci?n real respecto a Iraq hasta enero de 2009, cuando la agon?a de Bush/Cheney llegue final y misericordiosamente a su fin (siempre que antes Cheney no modifique tambi?n esa parte de la Constituci?n).

Nada podr?a deleitarme m?s que ver un poco de sabidur?a en nuestro peri?dico nacional de referencia (aunque est? mezclada con ingenuidad sobre la posici?n y poder del EE.UU. de George Bush en el mundo) pero ?habr?a sido demasiado si hubiera cubierto, dos a?os despu?s del inicio de la guerra y cuando ya era evidente la dimensi?n aproximada de su extrema estupidez, los Memorandos de Downing Street, que probaron m?s all? de toda duda que la guerra se bas? en mentiras? Y ya que hablamos del tema, si verdaderamente quiere expiar sus pecados, ?por qu? no hace algo ligeramente atrevido ahora, como llamar a la impugnaci?n del presidente y del vicepresidente?

Supongo que deber?amos agradecer por lo poco que hemos logrado en los ?ltimos a?os, incluso si el ?nfasis verdaderamente va puesto en ?lo poco.? Record? esto recientemente al leer la cobertura del gobierno de Bush en los medios. Hay un excelente ejemplo, extractado de un art?culo de AP de Jennifer Loven, con el t?tulo: ?Bush desgarra las fallas de los legisladores dem?cratas?

El presidente Bush acus? el s?bado a los legisladores dem?cratas de ser incapaces de estar a la altura de sus deberes, citando la incapacidad del Congreso de aprobar legislaci?n para financiar al gobierno federal-

?Los dem?cratas no cumplen con su responsabilidad de tomar decisiones duras y de gastar sabiamente el dinero de la gente,? dijo Bush en su elocuci?n semanal por radio. ?Este momento es una prueba.?

La Casa Blanca ha dicho que el que no se haya aprobado una amplia revisi?n de la inmigraci?n es una prueba de que el Congreso controlado por los dem?cratas no puede encarar problemas importantes. ?Lo vimos con la inmigraci?n, y lo vemos con algunos otros temas en los que el Congreso muestra una incapacidad de encarar desaf?os importantes,? dijo el portavoz Tony Fratto.

El motivo principal por el que muri? la medida sobre la inmigraci?n, fue la ac?rrima oposici?n de los propios conservadores de base de Bush. El presidente no pudo convencer a miembros de su propio partido a pesar de semanas de intensos esfuerzos.

En este caso vemos a la Casa Blanca en su acostumbrada actitud roviana, inventando simplemente la realidad, sin importarle la alucinante falacia de todo el asunto. Si ven ventajas en la descripci?n de lo que es negro como blanco, arriba como abajo, Kerry como cobarde y Bush como valeroso, Iraq como necesario para nuestra seguridad y a sus oponentes como aborrecedores de EE.UU. ? simplemente lo hacen. Tienen buenos motivos para seguir en esa onda de Pa?s de las Maravillas. Ha funcionado maravillosamente durante a?os, y casi nadie ? ciertamente no en la prensa ? tiene alguna vez el valor de mezclar tonter?as como los hechos y la realidad en la discusi?n. Adem?s, si alguien es suficientemente loco como para hacerlo, siempre queda la pol?tica de la destrucci?n personal. Demos un escarmiento a Joe Wilson y a Valerie Plame, y el resto sabr? a qu? atenerse.

Si alguien quiere ver a donde hemos llegado, sin embargo, que considere cuidadosamente el ?ltimo p?rrafo citado m?s arriba. Es lo que la gente simp?tica en el negocio de los medios gusta de llamar el ?contexto.? No hace mucho, si ese art?culo hubiera sido publicado, habr?a sido sin ese p?rrafo ? descartado por completo. El gobierno, y especialmente ese rid?culo imb?cil de presidente (?no fue una maravilla como confundi? las palabras y no sab?a el nombre del presidente de Pakist?n?) pod?a afirmar cualquier cosa, no importa lo absurda que fuera, no importa la contradicci?n con los hechos conocidos, y no se encontrar?a un contexto correctivo semejante en ning?n sitio, menos todav?a en el mismo art?culo. Era crucial que la estupidez no fuera disputada, y as? fue. Por cierto, la introducci?n de un antecedente contextual semejante en un art?culo de este tipo puede ser descrita como un toque de sesgo pol?tico, algo que una prensa ?neutral? estadounidense imagina que no hace. Lo que no te dicen, sin embargo, es que el hecho de que no se agregue un tal sesgo ante desatinos conocidos (como la noci?n de que los dem?cratas rechazaron la ley de inmigraci?n del presidente) no es un acto peor de politizaci?n que el agreg?rselo. Peor, si tambi?n constituye un acto de cooptaci?n.

Y, hablando de desatinos, tambi?n hay que darse cuenta de a donde no hemos llegado. Alg?n d?a en el futuro, tal vez, tambi?n haya alg?n contexto calificador tras lo siguiente que te deja boquiabierto: ?Los dem?cratas no cumplen con su responsabilidad de tomar decisiones duras y de gastar sabiamente el dinero de la gente.? Hay que imaginar lo diferente ? y lo m?s honesto ? que ser?a el art?culo si el p?rrafo siguiente hubiera dicho: ?George Bush hered? el mayor super?vit presupuestario de la historia, y lo convirti? en el mayor d?ficit de la historia, por lo cual la deuda nacional es ahora de 9 billones de d?lares, o sea 60.000 d?lares por contribuyente, y en aumento, y acumulando m?s intereses con cada d?a que pasa. Cuando los republicanos se hicieron cargo del gobierno, se lanzaron a una ola de gastos que eclips? todo lo que los dem?cratas hab?an hecho anteriormente. Bush nunca vet? una sola ley de gastos.?

Por cierto, los medios ? como el Congreso ? se han quedado atr?s del p?blico en virtualmente cada paso de este proceso, y sigue siendo lo mismo en la actualidad, de manera que aunque el p?blico ve al gobierno (a pesar de que todav?a es demasiado generoso, s?lo) como deshonesto e inepto, tardar? un cierto tiempo antes de que alguien dentro de los c?rculos dominantes en Washington pueda sugerir una percepci?n semejante, a pesar de que se basa totalmente en los hechos. El reconocimiento hacia el exterior de cualquiera cualidad peyorativa (real o inventada) est?, por supuesto, reservado s?lo para presidentes dem?cratas.

Y entonces, por cierto, hay que considerar al propio Bush. Se informa ahora que por lo menos un setenta por ciento del p?blico desea que las tropas est?n fuera de Iraq en abril. Pienso que esa cifra aumentar? dram?ticamente a?n m?s ahora que se ha revelado que el costo de la guerra asciende a 12.000 millones de d?lares por mes. El presidente debe informar esta semana al Congreso sobre el progreso alcanzado en Iraq, pero no hay ninguno. Literalmente. Un art?culo inform?: ?Es poco probable que el gobierno iraqu? cumpla alguno de los objetivos o plazos que le fij? el presidente Bush en enero cuando anunci? un gran cambio en la pol?tica de EE.UU., seg?n altos funcionarios del gobierno involucrados de cerca en el tema.? ?Puede sorprender por lo tanto a esos sujetos que, como se?ala otro titular: ?El criterio recortado del gobierno para el progreso en Iraq? y que traten fren?ticamente de reducir las expectativas antes del informe? En otro informe en los medios, las categor?as que inventaron al tratar de emperejilar el cad?ver de Iraq fueron descritas por una persona informada como ?extra?as.? Sin duda. Tal vez citar?n al gobierno iraqu? en cuando a la mayor eficacia en el enfrentamiento del problema del aumento global de la poblaci?n. ?Ser?a una de las categor?as?

Mientras tanto, el Secretario de Defensa Robert Gates anul? su viaje de esta semana a Latinoam?rica y el Consejero Nacional de Seguridad Stephen Hadley cancel? sus vacaciones familiares, y ambos volvieron apresurados a Washington. Seg?n ABC, una persona informada cont? que la Casa Blanca est? en un ?estado de p?nico? mientras miembros del Congreso tratan de deshacerse de Bush y Cheney m?s r?pido que de un desagradable caso de gonorrea contra?do en alguna gira por ultramar.

Mientras tanto, los sospechosos de costumbre de la derecha virulenta tratan desesperadamente de hacer lo posible por mantener el flujo del veneno. El New York Times fue atacado por peri?dicos conservadores por capitular ante alguna gente muy, muy mala en el mundo musulm?n, mientras el Washington Times atacaba a legisladores dem?cratas y republicanos de lo que apod? la ?reuni?n electoral del apaciguamiento,? que est?n ?dispuestos a enviar otro mensaje inconfundible de debilidad a los yihad?es.? Siempre hab?a pensado que el gasto de media d?cada y de medio bill?n de d?lares s?lo para ver que le sacan la mierda a la totalidad de las fuerzas terrestres de tu imperio, era una definici?n bastante buena del env?o de un mensaje inconfundible de debilidad a tu enemigo, ?pero qu? s? yo? El Wall Street Journal, mientras tanto, advirti? a miembros republicanos atemorizados del Congreso que ?su mejor posibilidad de hacer que Iraq sea menos importante en 2008 es el progreso militar que permite una reducci?n honorable de las fuerzas de EE.UU. y con un gobierno iraqu? m?s estable.? ?Um!... ?Paz honorable,? ?Paz honorable? - ?d?nde he o?do antes esa perlita?

En todo caso, la vieja magia ya no funciona, especialmente cuando la aplican a antiguos partidarios incondicionales de su propio partido. Aunque es posible que hayamos pasado el punto en el que a alguien en el p?blico le interesen suficientemente, no parece en absoluto improcedente el que pongan por los suelos a senadores republicanos volubles, pero a pesar de ello ciertamente pierden m?s que un poco de credibilidad. No creo que muchos estadounidenses se vayan a enojar con esos republicanos por haber apoyado una guerra demencial y odiada durante s?lo cuatro a?os y medio, en lugar de ?una generaci?n,? como ha sugerido la Casa Blanca.

Tenemos que llegar muy lejos, seguro, pero el proyecto de pol?tica regresiva y el gobierno de Bush al que ha estado ?ntimamente vinculado se derrumban ante nuestros ojos. Como David Labowitz, citado al comienzo de este trabajo, los votantes ya han marcado la partida del GOP a velocidades que se acercan a Mach 5, horrorizados y avergonzados por su propia estupidez por haberse asociado alguna vez con semejantes monstruos para comenzar. Y los peores relatos de codicia y enga?o y violencia asesina todav?a tienen que salir a la luz del pantano que produjo a Bush, Cheney, Rove, DeLay y Scalia, de eso estoy muy seguro. Hay que imaginar lo que van a ser las cosas cuando ? lo peor de ? la verdad sea revelada.

Vale la pena considerar a donde hemos llegado, y cu?n peligroso fue el destino de la rep?blica, hace s?lo poco tiempo (e, incuestionablemente, todav?a hasta cierto punto hoy). Las palabras m?s escalofriantes que han emanado alguna vez de ?ste o de cualquier gobierno fueron seguramente tambi?n las m?s honestas que estos sujetos hayan pronunciado. En el verano de 2002, un ?alto asesor? de Bush (siempre he supuesto que se trataba de Rove) habl? extraoficialmente con el periodista y autor Ron Suskind, y al hacerlo revel? el verdadero proyecto del movimiento regresivo, establecido firmemente ahora en la Casa Blanca. Suskind inform? sobre esta conversaci?n en el siguiente p?rrafo de su art?culo de 2004: ?Sin duda?, y las palabras han inquietado desde entonces a muchos lectores reflexivos:

El asesor dijo que la gente como yo nos encontr?bamos ?en lo que llamamos una comunidad basada en la realidad,? a la que defini? como gente que ?cree que las soluciones emergen de su estudio sensato de la realidad discernible.? Yo asent? y murmur? algo sobre los principios de la ilustraci?n y del empirismo. Me interrumpi?: ?Esa no es la manera como el mundo funciona realmente ahora,? continu?. ?Ahora somos un imperio, y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad. Y mientras estudi?is esa realidad, sensatamente, como lo har?is ? nosotros actuaremos de nuevo, creando otras realidades nuevas, las que tambi?n pod?is estudiar, y as? es como se aclarar?n las cosas. Somos actores de la historia... y a vosotros, a todos, no os quedar? otra cosa que hacer que estudiar lo que hagamos.?

Por suerte para todo el mundo, result? ser algo diferente.

Los actores de la historia son ahora aquellos sobre los que ha actuado la historia. Tal vez les sorprenda descubrir que son simples mortales, como el resto de nosotros.

Y el imperio se ha ido por el mismo camino que todos los imperios anteriores. S?lo un poco m?s r?pido.

Y ellos, por cierto, crearon realidades a trav?s de sus acciones. Esas realidades se llaman Iraq, calentamiento global, Katrina, la deuda, y m?s.

Y nosotros en la comunidad basada en la realidad, ciertamente las estudiamos, y cada vez m?s, lo hicimos de modo bastante sensato.

Y no nos gusta lo que han revelado nuestros estudios. Y no queremos su imperio, especialmente si son ellos lo que lo encabezan .Y no queremos sus creaciones de la realidad.

Y por eso estamos creando una nueva realidad, nosotros mismos, nosotros, pat?ticos peones de la comunidad basada en la realidad.

Y ellos pueden estudiar nuestra realidad. Con ponderaci?n, como lo har?n.

Y tendr?n todo el tiempo del mundo para hacerlo. En sus celdas en la prisi?n.

------------

David Michael Green es profesor de ciencias pol?ticas en la Universidad Hofstra en

Nueva York. Le encantar? recibir reacciones de los lectores a sus art?culos ([email protected]), pero lamenta que la falta de tiempo no le permita siempre responder. M?s trabajos suyos se encuentran en su sitio en la Red: www.regressiveantidote.net.

http://www.counterpunch.org/green07132007.html
Publicado por Tepez @ 6:10  | Panorama Internacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios