Domingo, 22 de julio de 2007
Demacrado por el ayuno de 24 horas, Juan Carlos Valladares recuerda con dolor e impotencia la captura de su padre Gertrudis Patricio Valladares, el 2 de Julio pasado, en las afueras de la comunidad Manuel Ungo.
Por la cercanía de la comunidad Manuel Ungo, en Suchitoto, Gertrudis era el delegado idóneo para asistir al acto que invitó el Presidente de la República Elías Antonio Saca y COMURES.
Juan Carlos recordó como “presagio de violencia” , todo el operativo policial que inició desde la madrugada del 2 de julio, cuando diversos grupos élites de la Policía Nacional Civil y del ejército se apostaron en los alrededores de la zona. “Eran de la UMO, COPE, GPR y la UTO, quienes comenzaron a preparar los retenes y hacer registros… no fue la gente la que obstaculizó el paso, fueron ellos”, reflexionó.
La captura de Gertrudis Patricio ocurrió en el desvío que lleva a la comunidad Manuel Ungo, que se encontraba bajo un fuerte contingente policial. “La gente que se aglomeraba ya en la zona comenzó a protestar porque no la dejaban pasar … siete agentes capturan a mi padre, no le preguntan nada, lo amarran injustificadamente y cuando pasan un lugar solitario y cerrado de matas, lo agarran a patadas en costillas, piernas, cara y cabeza, por lo que perdió el conocimiento, aún recuerda a un agente que restregaba la suela de su bota en su cara lastimada”. A Gertrudis, -contó su hijo- la policía le grito e insistió en pedirle “el fusil que escondía”, así como, a los otros capturados, cuando mostraron su descontento por el atraso en su camino.
“Mi papá recobró el conocimiento cuando junto a otras personas iban, en el suelo del helicóptero y los agentes les amenazaban con lanzarlos al Lago Suchitlán… les decían que podían hacer lo que quisieran con ellos, luego, bajó a tierra de nuevo, sólo lo hicieron para intimidarlos, y eso no es otra cosa que tortura física y sicológica”, argumentó.
La tardanza y precariedad de la atención médica para Gertrudis Patricio, es el efecto directo de la pérdida de salud de su progenitor que mostró lesiones por politrauma-tismo.
El martes 3 de julio, Gertrudis Patricio presentó vómitos de sangre y dolor de estómago, recibió atención médica hasta las 10 de la mañana. Por el cuadro clínico que presentaba del hospital nacional de Cojute-peque lo remiten al ISSS de Cojutepeque, y termina en el Hospital General del ISSS de San Salvador. La evaluación médica que consistía en una etapa de observación del paciente y la evaluación médica ante posibles fracturas o golpes internos, fue un verdadero “forcejeo” entre las autoridades policiales y médicos, pues estos últimos pedían más tiempo de internamiento del paciente.
“Mi papá es un hombre de 45 años, fuerte, atlético, no fuma, no toma (bebidas embriagantes), corre todos los días para ejercitarse, ahora, padece de vértigo, por las lesiones en su oído medio. Me impresiona mucho al verlo hoy… debilitado, no puede mantenerse en pie, siente que el piso da vueltas… el es inocente, y lo más ofensivo que la jueza (Lucila Fuentes de Paz), giró la orden para que lo sacarán del hospital, es dolorosa la justicia en el país”, comentó.
Alrededor de las 8:45 de la noche, conocido el fallo de la Cámara Especializada que dejó de nuevo a su padre en reclusión… Juan Carlos , mira al vacío y exclama “Ves, tenía razón con mi presentimiento, la retención de mi padre es intencional por el gobierno, para los movimientos sociales, eso trasciende a lo político”, sentenció.

Tags: El Salvador, Suchitoto, Presos_Políticos, testimonio

Publicado por Tepez @ 5:56  | PRESOS POL?TICOS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios