Martes, 24 de julio de 2007
La c?rcel como soluci?n

Carlos Abrego.

Nuestros gobernantes son tercos. Algunos ver?n en esta terquedad una cualidad que de seguro llaman perseverancia. Desde la presidencia de Flores vieron en la c?rcel el remedio a los problemas sociales. Fue bajo esta iluminaci?n que surgi? la ley de la ?mano dura? . Flores cerr? sus o?dos a los aspectos preventivos de la lucha contra la criminalidad juvenil y un trato de recuperaci?n social para los j?venes que hab?an cometido delitos leves. Creo que ellos no conocen que es un delito leve. En lugar de medidas preventivas, se decidieron por una ley que criminalizaba el aspecto, le impon?a penas exageradas a menores, d?ndoles un trato de mayores de edad. Le daban la espalda a nuestra Constituci?n y a los tratados internacionales de la protecci?n de menores. La Corte Suprema de Justicia se ha negado a declarar inconstitucional esta ley, abandonando su responsabilidad y su deber de guardianes de la legalidad y del respeto de la instituciones.

La derecha promet?a que pronto ver?amos la eficacidad de su m?todo carcelario. Lo que se cosech? fue la tormenta. La escalada criminal se aceler? y fueron apareciendo incluso lugares en donde reinaba la ley de las maras. Por lo menos era lo que nos dec?a la prensa nacional. La sociedad sent?a miedo. Los titulares de los diarios se manchaban de sangre cotidiana. La campa?a de Saca se bas? en la promesa de que iba a barrer de un solo tajo la delincuencia con su propia ley de ?super mano dura?. Solo le falt? ponerse el antifaz del Zorro. No tardaron muchos meses y la nueva ley estaba vigente. La penas carcelarias se volvieron penas perpetuas, que al sumarse le daban a los delincuentes una esperanza de vida de m?s de cien a?os.

De nuevo o?dos sordos a la prevenci?n y a la educaci?n, ninguna medida seria y el mismo silencio c?mplice de la Corte Suprema de Justicia. Violar la Constituci?n se ha ido institucionalizando y nuestros magistrados han erigido la alcahueter?a en m?todo. Los resultados los conocemos todos, el n?mero de homicidios ha ido creciendo hasta colocar al pa?s en uno de los primeros lugares en este ?ramo?.

Hemos visto luego la aparici?n de una ley antiterrorista que fue denunciada desde su discusi?n como una ley antidemocr?tica, destinada sobre todo para acallar al movimiento social. Adem?s de sus ambig?edades jur?dicas, esta ley se ha caracterizado por la agravaci?n de las penas de c?rcel. No creo que valga la pena decir cu?l fue la actitud de la Corte Suprema de Justicia.

La realidad vino a darle raz?n a los que denunciaron las intenciones del presidente Saca. Cualquier disturbio callejero se volvi? en acto terrorista. Vendedores ambulantes se convirtieron en peligrosos adeptos de Bin Laden. El C?digo penal se engabetaba y los fiscales le volteaban la espalda a la deontolog?a. No puede ser que esos se?ores que han hecho de la ley su profesi?n no palparan la inadecuaci?n que existe en calificar un delito penal en acto terrorista. Ellos simplemente obedecen. Tal vez no se dan cuenta que poco a poco el r?gimen se est? volviendo carcelario gracias a su propia complicidad. Ellos no podr?n negar que no supieron o no quisieron asumir su responsabilidad moral y ciudadana.

Una subida m?s se ha operado en este mes, cuando aparecieron presos que no se les puede llamar de otra manera que con el calificativo de pol?ticos. Pues tal vez hubo disturbios provocados por los manifestantes. Pero algunas capturas fueron a ojos vista selectivas e incluso antes de que los disturbios policiales surgieran. Digo disturbios policiales, pero se trata de represi?n llana y pura. Pues los polic?as ?seg?n las im?genes que se han visto? son los que arremeten contra los manifestantes. Los manifestantes respondieron con piedras y palos al tiroteo policial. La presencia en el lugar de tanquetas y helic?pteros es un indicio de que la represi?n estaba prevista. La presencia de unidades del Ejercito es un hecho que se adiciona al empeoramiento de la situaci?n pol?tica. La forma y el argumento del presidente para justificar el uso abusivo del Ejercito es simplemente una arrogancia m?s de alguien que ha perdido el control de la situaci?n.

La represi?n policial tuvo su acabamiento en la represi?n judicial, calificar de actos terroristas el lanzamiento de palos y piedras contra los polic?as que hac?an uso de sus armas, supera ampliamente los delirios de un dictador de alguna ficci?n. Nuestro presidente est? asustado, se da cuenta de que su m?todo no funciona, sus spots publicitarios ya dejaron de cautivar hasta a sus correligionarios y aburren e indignan al resto de la poblaci?n. El pa?s siente que se hunde. La fuga hacia el norte acrecienta su ritmo y manifiesta con creces la desesperaci?n de los salvadore?os delante las dificultades econ?micas. Los medios pueden repetir a diario que la econom?a nacional es floreciente, los salarios no alcanzan para terminar el mes y la inflaci?n es constante. El peque?o comercio esta asfixiado, lo mismo sucede con la peque?a y mediana producci?n. Esta es la realidad, es esto lo que vive y siente la gente, los t?tulos de los diarios anunciando los triunfos econ?micos nacionales no enga?an a nadie, el PIB indica solamente que los que ganan, ganan m?s. Me refiero al gran comercio y a la banca o al rev?s.

Las protestas fueron grandes, tanto al interior del pa?s, como internacionalmente contra la aplicaci?n de la ley ?antiterrorista? contra los manifestantes de Suchitoto. Pero la soluci?n de la derecha es la de siempre, introducir las exageradas penas carcelarias en el C?digo Penal.

La derecha tal vez espera ganar las elecciones sirvi?ndose de nuevo del miedo. Ahora van a llenar las primeras planas con terroristas y las c?rceles con activistas pol?ticos. Tal vez esperan acallar las protestas contra la nefasta pol?tica gubernamental.

Rectificaci?n: La CSJ declar? anticonstitucional la primera ley "antimaras", cuando ya iba a expirar el per?odo de vigencia el 30 de Junio de 2004. Con lo cual mostraba m?s su incompetencia.

-
Publicado por chichicaste @ 8:44  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios