Jueves, 30 de agosto de 2007
Blog El Trompudo ha posteado el tema sobre las historias de los viajeros indocumentados que provienen de centroam?rica en su mayoria. Historias en verdad muy duras las que enfrentan nuestros compatriotas cuando realizan este viaje para huir de la miseria de nuestro pa?s. Miseria que los obliga desesperadamente a tomar decisiones de arriesgar sus vidas para llegar a otros pa?ses. Y con la idea buscar alguna manera de lograr encontrar un trabajo y ganarse la vida de alguna forma. muchos quedan en el camino y pierden sus vidas, otros son deportados en su intento, otros no llegan y desaparecen en el camino.

Aislados, hambrientos y temerosos de ser v?ctimas de la delincuencia o de ser forzados por la Polic?a mexicana a regresar a su pa?s, cientos de inmigrantes ilegales centroamericanos esperan a?n el paso del tren en Tenosique, al lado de la frontera con Guatemala. La tragedia de los ?sin papeles? hondure?os, salvadore?os y guatemaltecos, desatada a principios de mes a ra?z de la suspensi?n del servicio ferroviario que pasa por el Estado de Tabasco, se prolonga.

?Que alguien les diga a los inmigrantes que el tren ya no pasa, que es in?til venir?, ruega el sacerdote cat?lico Juan Pablo Ch?vez, del municipio mexicano de Tenosique, donde permanecen varados unos 7.000 centroamericanos camino de EEUU.

En Tenosique, la ?ltima poblaci?n de cierta magnitud hasta el l?mite con Guatemala en el Estado de Tabasco, los inmigrantes -que durante d?cadas se hab?an encaramado a los vagones de carga del tren que llegaba a la frontera con EEUU- parecen no cansarse de divisar con ojos so?adores el punto donde se pierden las v?as f?rreas, pese a que a algunos ya no les alcanzan los dedos de la mano para contar los d?as que llevan all?.

Cada vez son menos los que permanecen acampados en la comunidad aleda?a de El Fais?n esperando el ansiado arribo del tren con el que iban a iniciar su largo y trabajoso periplo hacia Estados Unidos. Algunos fueron repatriados por el Instituto Nacional de Migraci?n (INM) mexicano y otros han preferido refugiarse en la selva. Los m?s atrevidos, sin embargo, contin?an firmes sobre las v?as del tren, aunque lamentan su situaci?n y la de sus compa?eros de viaje que dejaron atr?s el ?sue?o americano? en d?as pasados.


?Ya no pudieron aguantar, ni las mujeres ni los ni?os?, dice a Efe Jos? Mart?nez, un guatemalteco ?sin papeles? para el que regresar a su pa?s no s?lo significa un fracaso sino tambi?n volver a una realidad no muy diferente de la actual. ?No estamos bien, por eso salimos de nuestra casa y dejamos todo, porque no hay ni para comer?, agrega apesadumbrado.

Mart?nez, de unos 40 a?os, pretende reanudar el camino pronto aunque no pase el tren que le iba a conducir hasta el estado mexicano de Veracruz, tambi?n en el Golfo de M?xico pero m?s al norte, y despu?s del cual s?lo le restar? cruzar el Estado de Tamaulipas para alcanzar la frontera estadounidense.

La opci?n que le queda es conseguir alguno de los escasos veh?culos que pasan por all? o lanzarse a una caminata de decenas de kil?metros hasta llegar a otro punto de la v?a del tren donde el servicio funcione.

En El Fais?n, una comunidad rural que vive de la agricultura y del comercio minorista que generan especialmente los aventureros llegados del sur, ya no queda mucho, pues la Polic?a Federal retir? en d?as pasados las casas que los improvisados n?madas construyeron con cart?n, madera y pl?sticos, cerca de las v?as.


Otro de ellos, el salvadore?o Miguel L?pez, es uno de los m?s resistentes pues ya hace un mes que sali? de su pa?s y no se amedrenta pese a las dificultades. No s?lo le duele no poder continuar el viaje en tren, sino tambi?n sus pies, llenos de ampollas y llagas, y especialmente las fotograf?as que guarda de las hijas que dej? con su madre. ?Otros lo han logrado?, asegura esperanzado al referirse a vecinos que est?n trabajando en EEUU, mientras permanece escondido de los agentes federales que coordinan el programa de repatriaci?n voluntaria. A sus 35 a?os, L?pez conf?a en que tarde o temprano la Polic?a se marchar? y en que el tren reanudar? sus actividades.

Miles de historias

Las de Mart?nez y L?pez son solamente un bot?n de muestra de las miles de historias tr?gicas que se cuentan en el lugar, desde el testimonio del que perdi? a su hermano en 2006 al ser arrollado por el tren -tambi?n conocido como ?el tren de los mutilados?- hasta el que vio c?mo violaban a sus hermanas.


?La gente de los pueblos no se mete con nosotros, el peligro est? de noche, cuando salen ?sos que asaltan?, relata Luis S?nchez, otro inmigrante.

Tabasco, con una poblaci?n que supera los 2 millones de habitantes y con 260 kil?metros de frontera con Guatemala, recibe anualmente a casi 23.000 centroamericanos.

La empresa estadounidense Genesee & Wyoming, que hasta ahora operaba la ruta del tren Chiapas-Mayab, anunci? en junio pasado la suspensi?n de actividades y la expulsi?n de unos 1.200 trabajadores. La compa??a se declar? en bancarrota a ra?z de que una de las rutas que operaba, que transcurr?a por el Estado mexicano de Chiapas, tambi?n lim?trofe con Guatemala, fue arrasada por el hurac?n Stan en 2005.

El Gobierno de M?xico anunci? que en breve licitar?n de nuevo el servicio ferroviario, pero hasta entonces el sue?o de los inmigrantes se resquebraja d?a tras d?a en el remoto Tenosique.

Tomado de la revista digital espanola inSurGente

.

Tags: Inmigración

Publicado por macehotlin @ 6:32  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios