Lunes, 17 de septiembre de 2007
Mauricio Funes, distorsiones de la prensa

Han aparecido en la red, algunos preguntas generadas a partir de un documento que precisamente aparecío en los años 80's durante algunas campañas electorales, levantando suposiciones sobre capacidades de candidatos.

Esta vez la suposición regresa para tratar de encaramarle a Mauricio Funes incapacidades para que sea percibido entre los medios de desinformación como una certera flecha que pega en la médula, o un talón de Aquiles, para ser un instrumento “poderoso” en la cruzada de campaña electoral y la estrategia de “hacer perder al otro”.

En ese esquema de crear “argumentos” llegan a los grados de usar las muletas para reforzarse los esquemas de autoridad en el sentido de utilizar las opiniones de terceros para reforzar un punto de vista.

Este método de autoridad les da a ellos la oportunidad para utilizar asientos ajenos para declarar incorrectamente sus puntos de vista, partiendo de opiniones y no verdades que evidencien en ningún momento sus puntos de vista flacos.

Esta vez, mencionare un artículo de Roberto Salazar Candel en el diario Co Latino, quien de manera pícara hace una comparación entre un periodista Chileno, conocido como Don Francisco quien dirige como entrevistador en un programa conocido como Sábado Gigante, y el periodista Mauricio Funes quien por igual en un momento de su vida ha sido conocido en el ámbito de programas como entrevistador en programas nacionales e internacionales.

El argumento final se resume en utilizar la opinión del entrevistador Don Francisco:

“Además dijo- Don Francisco jamás aceptaría un puesto político, puesto que de inmediato perdería toda credibilidad como comunicador. Muchos periodistas han querido inducirlo a opinar sobre política y Don Francisco enfatiza que él entrevista no opina, por respeto a su público.”

Los periodistas salvadoreños han estado tratando de difundir la idea de que los periodistas no tienen ninguna responsabilidad social ni tampoco deben ser participantes de la vida política de nuestro país.

A esto le han sumado cualquier opinión referente al tema, por igual las vertientes y opiniones que ellos como profesionales poseen para llevar su trabajo dicen tener para generar la información y corrientes de opiniones a los lectores. En todo momento muchos de ellos se han alejado de la practica de un periodismo retroactivo y participativo para incluir la opinión del publico y del pueblo en general que no tienen acceso a los medios de comunicación por el control que el partido ARENA posee en estos medios.

Igualmente se despedazaron las camisas para criticar y unirse y dar su opinión y su punto de vista político acerca de lo que sucede en Venezuela, viviendo lejos de ese país y sin tener información concreta y real de lo que allí sucede.

Es costumbre entonces que para ellos la teoría de sus artículos no parte realmente de la divulgación de los problemas sociales que acontecen y flagelan nuestro país, para omitir en sus periódicos la realidad social y no manchar la imagen del gobierno y el partido que tiene el control de los medios de comunicación y que al final orienta y dirige sus editoriales y no permite en ningún momento que nadie pueda expresar una linea disidente y crítica por las malas decisiones que ARENA lleva a cabo en la mala administración de gobierno.

Ésto último es necesario mencionarlo no como una argucia contra argumentativa para cuestionar las razones que motivan esa opinión que ellos tienen acerca de la profesión periodística, ya que se encuentran sujetos a las empresas que les permiten y les pagan para que opinen pero dentro de los marcos pre establecidos que estos periódicos de derecha poseen.

En el caso de el periódico Colatino no es asi, el colatino permite un periodismo critico al estado, su linea editorial muchas veces a criticado el papel del partido de gobierno ARENA, y en tanto permite que existan diferentes periodistas o escritores para que contribuyan al debate, también permite de igual manera una pluralidad en el ejercicio que no se encuentra comprometida con los grupos de poder económico como otros medios de comunicación tales como el diario de hoy y la prensa gráfica, por nombrar algunos.

Esto también hay que entenderlo para comprender el porque ellos como periódico permiten que en la opinión los debates puedan generarse, dado que en el periódico El Colatino, también escribe Mauricio Funes y podría ser interesante que un intercambio se llevará a cabo.
Y se entiende que como debate es comprensible que esto sea sano y no como una forma de retos en las campañas electorales que se lleven a cabo, pues ya han empezado otros periodistas a utilizar este mismo articulo que se encuentra en la columna de opinión solamente.

Para refutarle a Roberto Salazar Candel hay que recordarle que Mauricio Funes no solo es un entrevistador, si bien es cierto el ha dirigido un programa de televisión por igual también escribe y lleva a cabo un trabajo periodístico y tiene dos funciones: una como entrevistador y otra como periodista escritor, y que precisamente también colabora para el Co_latino.

Son dos funciones enteramente diferentes, el como entrevistador ha hecho un buen trabajo tanto asi que posee un recorrido en su historia como profesional, dentro de los medios de comunicación a nivel nacional e internacional, como entrevistador es reconocido y sus programas han sido una ventana muy interesante ya que ha contribuido con su trabajo al debate entre el público que lo ha observado en la TV.

Y como periodista el posee también un trabajo diferente al que realiza como entrevistador, su opinión es la de un ciudadano salvadoreño que tiene el derecho de expresarse y de igual manera maneja su propio discurso al escribir y sigue una linea critica hacia el estado, de igual manera un derecho de expresarse como ciudadano.

Luego para responderle a Roberto Salazar Candel, también hay que recordarle, que en tanto que en estos momentos Mauricio Funes no ha aceptado tampoco ninguna candidatura dentro de las filas del FMLN, ni tampoco el FMLN le ha hecho una invitación formal para llevar a cabo un trabajo político, tampoco se puede asumir que estas opiniones del señor Don Francisco, acerca de la presunta "perdida de credibilidad" que Mauricio Funes como entrevistador perdería (perderia es una probabilidad futurista que no esta dentro de nuestro realmo) ante su público, es harto sabido que hasta la fecha Mauricio Funes no ha aceptado candidaturas y no se puede utilizar esta justificativa para dudar del trabajo de Mauricio Funes realiza como entrevistador.

Él como comunicador social, y por igual como ciudadano salvadoreño posee una opinión sobre los problemas que aquejan a la sociedad, pero por igual como entrevistador, nunca ha reñido su punto de vista para llevar a cabo su trabajo dentro de los programas de entrevistas políticas que dirige, tal asi que su éxito es reconocido por los medios de comunicación para los cuales ha trabajado, pues ha demostrado su profesionalismo como entrevistador, de tal manera que su opinión no riñe ni ha reñido para realizar su trabajo de forma profesional.

El problema no es de Mauricio Funes, el problema mas parece ser de los que colocan el derecho ciudadano que Mauricio Funes posee para expresar sus puntos de vista políticos.

Si pudieran comprender que Mauricio Funes como cualquier profesional, ya sea de otras carreras puede realizar su trabajo en otros campos tales como la ingeniería, la física, la ciencia, la sociología, entre otras, ha sido destacado para sobresalir dentro de la sociedad salvadoreño no es por su punto de vista político, si no por el trabajo que como entrevistador ha realizado, en virtud y carácter de esa ética que ha respetado para entrevistar a varias figuras políticas tal y como posiblemente lo ha llevado a cabo Don Francisco en sus entrevistas, respetando en todo momento al público dentro de los programas que ha dirigido como entrevistador.

Por lo que no debemos olvidar que por igual que si bien es cierto, Don Francisco se refiere a su programa para indicar que no opinaría sobre política para no perder credibilidad, no significa que no tiene tampoco ese derecho como periodista y ciudadano de su propio chile, y como entrevistador tampoco se incurre a la idea que él mencionado periodista – Don Francisco – es solo otra opinión mas dentro de la gama de opiniones, y que como opinión sobre opinar o no de la política es de por si una opinión política ante las realidades de ese país que el las externe o no, no significa que no posea una opinión sobre la sociedad, y como vemos eso no riñe con el trabajo que el como entrevistador posee al realizar sus entrevistas ni que esto mismo sea un motivo para que él pierda credibilidad en las actividades que realiza.

Como todas estas mal llamadas argumentaciones claman la autoridad, son suposiciones solamente, indiquemos algunas para empezar a preguntarnos por igual a partir de suposiciones.

Si en dado momento algún partido político en Chile mencionara el nombre de Don Francisco sin que a este haya aceptado alguna candidatura, hagamos las preguntas en medio de estos supuestos:

¿Perdería Don Francisco la credibilidad que el ha forzado durante 40 años de llevar a cabo su profesión como entrevistador del programa Sábado Gigante?

¿Sería valido despedir a Don Francisco del programa “Sábado gigante” por el hecho de que algún partido político mencionara su nombre como parte de consideraciones partidistas a las cuales él no es ni miembro?

¿Riñe acaso su opinión política no expresada al público,(alguna debe de poseer) con la ética que Don Francisco ha llevado a cabo en su profesión como entrevistador?

La comparación entre Mauricio Funes y Don Francisco debe entonces enmarcarse dentro del contexto del trabajo realizado como profesionales entrevistadores que han forjado su trabajo y han logrado por igual aceptación y méritos que los dos poseen para ejercer su profesión respetando la ética y al público que los ha visto trabajar en esos medios de comunicación televisiva, y no como lo quiere plantear el señor Roberto Salazar Candel, haciendo una comparación de Don Francisco como entrevistador y una comparación de Mauricio Funes como ciudadano que posee el derecho de opinar y poseer una postura abierta para escribir sus críticas al estado, pues ésta no es una profesión es una postura cívica y ciudadana a la cual el posee derecho como salvadoreño, al igual que la posee el señor Roberto Salazar Candel en la columna de opinión al participar en el periódico que le da el espacio para ejercer ese mismo derecho ciudadano.

De todos modos es incorrecto que se trate de descalificar el trabajo y la credibilidad que ha llevado a cabo Mauricio Funes, a partir de la opinión de Don Francisco, la cual es una opinión política sobre la política, y no hechos o evidencias concretas por que los dos han tenido éxito en sus labores profesionales, lo cual no es posible destrozar por ser hechos reales.

Algunas veces hay que ser cortes hay diferencias entre las profesiones y nuestros derechos de opinión sobre la política.

Este es un mensaje de otro ciudadano salvadoreño que espera que su opinión ciudadana no riña con la profesión del “barrer las calles”, como trabajo “ecológico” del cual nos sentimos orgullosos y alentados al pertenecer a los gremios barrenderos y movimientos ecologistas en defensa de este planeta tan distorsionado.

- Jejeje.

Notas referentes:

- Aunque ud. no lo crea… desde Chile (211)

-

Tags: Mauricio Funes, distorciones de la prensa

Publicado por Tepez @ 9:24  | Mentiras y Medios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios