Martes, 23 de octubre de 2007
No he tenido mucho tiempo para escribir en estos días, sin embargo aportaré de forma rápida un comentario por el asunto de las lluvias que en estos días han dejado perdidas millonarias no solo en El Salvador si no en toda la región centroamericana.

Trayendo a colación la tragedia de lo sucedido en New Orleans cuando el Huracán Katrina paso por la parte sur de los Estados Unidos.
Cuando hay desastres ocurridos por contingencias naturales, se espera que exista de parte de un gobierno central un organismo estatal para paliar con los estragos que ocurren debido a la destrucción que pueda ocurrir. Ese fue el caso de New Orleans, en un país con muchos recursos pero con pocas voluntades para evitar la tragedia. El gobierno local no disponía de recursos suficientes para lograr evacuar a los miles de personas que al final quedaron atrapadas en medio de ese huracán. Lo que lograron organizar fue simplemente ubicar a una gran cantidad de personas en un “estadio” para protegerlos. Lo ideal hubiese sido una evacuación anticipada, que además pudiera proveer a las víctimas de esa contingencia con comestibles, medicamentos, ropa y un lugar adecuado para dormir con las mejores condiciones para enfrentar con anticipación el desastre que vendría. Lo ocurrido posteriormente es por todos conocido, y fue la respuesta tardía de la FEMA, que es la organización estatal a nivel global para responder a crisis como esta. Agregado a este hecho se encontró que los diques que detenían el mar, se encontraban en malas condiciones. La falta de fondos estatales para mejorar los diques fueron una de las razones por las cuales se inundo una región completa.
No hace mucho sucedió en Grecia otra catástrofe de grandes proporciones, un incendio forestal que destruyo completamente una región entera, el estado no respondió prontamente para prestar todos los recursos disponibles para ayudar a las víctimas que en ese momento se encontraban tratando de escapar de las llamas de ese incendio.

No hace mucho una comisión Europea llevo a cabo un estudio sobre nuestro país, concluyendo que no existen organismos para mitigación de tragedias, o catástrofes naturales. Dejaron algunas recomendaciones pero estas creo que los personeros del gobierno se las pasaron por el arco del triunfo.

La desviación financiera para la creación de muros de contención en las zonas bajas de los ríos al parecer se van para otras fuentes, y de esta manera el presupuesto nacional se ocupa mayormente para reforzar instituciones como el de la fuerza armada, gastando grandes cantidades de dinero en la compra de equipos que ni siquiera se ocupan en nuestro país, si no que son de beneficios de otras poblaciones tales como la de IRAQ, pues el criterio del gobierno de ARENA es reforzar las diplomacias y lazos económicos para los grandes capitales nacionales, a costa del sacrificio de la población que son los que pagan con sus taxes la funcionalidad de las instituciones del estado, para que otros gocen de los beneficios socio económicos que a ellos les da grandes ganancias por las concesiones y porcentajes que ellos logran cuando llevan a cabo las transacciones ligadas no solamente a las 8 familias mas ricas de este país, si no también a las transnacionales.

Esa es la realidad del neoliberalismo. El estado salvadoreño no esta para prestar servicios si no para destruirlos.
Si no observen el estado de los hospitales públicos y sus presupuestos.
En caso de catástrofes de mayores proporciones el estado no tiene ni desea llevar un financiamiento para reforzar instituciones como la de salud, que en cualquier momento serían las que responderían en caso que un desastre dejara muchas víctimas, realmente el ISSS no cuenta con un presupuesto real para paliar una crisis de gran envergadura, mas bien padece de un mal crónico llamado corrupción, al ser una institución que sirve para que el encargado se robe los medicamentos.
Por otro lado, no existen campañas ciudadanas para lograr disuadir a los ciudadanos para que tomen parte activa en caso de una catástrofe y pueda prestar sus brazos en caso necesario. Hace falta una campaña de limpieza que busque concientizar a los ciudadanos para que estos no tiren la basura en la calle, basura que bloquea los tragantes y agrava aun mas el problema cuando las lluvias llegan a la ciudad.

Estos son problemas urbanos que deben ser tratados de forma frontal y lateral, con un presupuesto e inversión social para reforzar las pocas instituciones existentes para que puedan responder a contingencias como la que hoy y siempre se han vivido debido a las fuertes lluvias.

Y de igual manera es necesario que el gobierno central pueda trabajar con los gobiernos locales y darle el apoyo necesario cuando este se necesita, sin embargo eso no lo vemos, lo que vemos es que cada municipio hace poco, y poco por que no puede con mas, ni cuenta con los recursos financieros para enfrentar desastres a nivel nacional, y asi como son los desastres nacionales, asi deben verse, por que afectan a todos indiferentemente de colores partidistas.

Pero con el actual gobierno ni los anteriores estas soluciones y otras de similar naturaleza jamas podrán llevarse a cabo, su proyecto neoliberalista no es gobernar para la gente, ni existe en el país una democracia, como todos vemos, ya que una democracia, es un gobierno para la gente y por la gente.
Asi que si a ustedes les gusta el capitalismo salvaje no se quejen si pierden sus casas en desastres, no se quejen si en caso de desastres bajo gobiernos con proyectos neoliberales, ustedes no reciben salud, medicamentos, ni pidan que sus taxes se usen para ayudarlos, ese es el sistema capitalista animal y corrupto de preferencia.

Articulos relacionados:

 VULNERABILIDAD Y MITIGACIÓN DE DESASTRES


Tags: Mitigación de desastres

Publicado por Tepez @ 12:04  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios