Mi?rcoles, 21 de noviembre de 2007
FABRICANDO EL CONSENSO


NOAM CHOMSKY

VIII Desfile de enemigos


En vez de hablar de la guerra pasada, hablemos de la guerra que viene, porque a veces es m?s ?til estar preparado para lo que puede venir que simplemente reaccionar ante lo que ocurre.

En la actualidad se est? produciendo en los Estados Unidos -y no es el primer pa?s en que esto sucede- un proceso muy caracter?stico. En el ?mbito interno, hay problemas econ?micos y sociales crecientes que pueden devenir en cat?strofes, y no parece haber nadie, de entre los que detentan el poder, que tenga intenci?n alguna de prestarles atenci?n. Si se echa una ojeada a los programas de las distintas administraciones durante los ?ltimos diez a?os no se observa ninguna propuesta seria sobre lo que hay que hacer para resolver los importantes problemas relativos a la salud, la educaci?n, los que no tienen hogar, los parados, el ?ndice de criminalidad, la delincuencia creciente que afecta a amplias capas de la poblaci?n, las c?rceles, el deterioro de los barrios perif?ricos, es decir, la colecci?n completa de problemas conocidos.

Todos conocemos la situaci?n, y sabemos que est? empeorando. Solo en los dos a?os que George Bush estuvo en el poder hubo tres millones m?s de ni?os que cruzaron el umbral de la pobreza, la deuda externa creci? progresivamente, los est?ndares educativos experimentaron un declive, los salarios reales retrocedieron al nivel de finales de los a?os cincuenta para la gran mayor?a de la poblaci?n, y nadie hizo absolutamente nada para remediarlo. En estas circunstancias hay que desviar la atenci?n del reba?o desconcertado ya que si empezara a darse cuenta de lo que ocurre podr?a no gustarle, porque es quien recibe directamente las consecuencias de lo anterior. Acaso entretenerles simplemente con la final de la Copa o los culebrones no sea suficiente y haya que avivar en ?l el miedo a los enemigos. En los a?os treinta Hitler difundi? entre los alemanes el miedo a los jud?os y a los gitanos: hab?a que aplastarlos como una forma de autodefensa. Pero nosotros tambi?n tenemos nuestros m?todos.

A lo largo de la ?ltima d?cada, cada a?o o a lo sumo cada dos, se fabrica alg?n monstruo de primera l?nea del que hay que defenderse. Antes, los que estaban m?s a mano eran los rusos, de modo que hab?a que estar siempre a punto de protegerse de ellos. Pero, por desgracia, han perdido atractivo como enemigo, y cada vez resulta m?s dif?cil utilizarles como tal, de modo que hay que hacer que aparezcan otros de nueva estampa. De hecho, la gente fue bastante injusta al criticar a George Bush por haber sido incapaz de expresar con claridad hacia d?nde est?bamos siendo impulsados, ya que hasta mediados de los a?os ochenta, cuando and?bamos despistados se nos pon?a constantemente el mismo disco: que vienen los rusos. Pero al perderlos como encarnaci?n del lobo feroz hubo que fabricar otros, al igual que hizo el aparato de relaciones p?blicas reaganiano en su momento.

Y as?, precisamente con Bush, se empez? a utilizar a los terroristas internacionales, a los narcotraficantes, a los locos caudillos ?rabes o a Sadam Husein, el nuevo Hitler que iba a conquistar el mundo. Han tenido que hacerles aparecer a uno tras otro, asustando a la poblaci?n, aterroriz?ndola, de forma que ha acabado muerta de miedo y apoyando cualquier iniciativa del poder. As? se han podido alcanzar extraordinarias victorias sobre Granada, Panam?, o alg?n otro ej?rcito del Tercer Mundo al que se puede pulverizar antes siquiera de tomarse la molestia de mirar cu?ntos son. Esto da un gran alivio, ya que nos hemos salvado en el ?ltimo momento.

Tenemos as?, pues, uno de los m?todos con el cual se puede evitar que el reba?o desconcertado preste atenci?n a lo que est? sucediendo a su alrededor, y permanezca distra?do y controlado. Recordemos que la operaci?n terrorista internacional m?s importante llevada a cabo hasta la fecha ha sido la operaci?n Mongoose, a cargo de la administraci?n Kennedy, a partir de la cual este tipo de actividades prosiguieron contra Cuba.

Parece que no ha habido nada que se le pueda comparar ni de lejos, a excepci?n quiz?s de la guerra contra Nicaragua, si convenimos en denominar aquello tambi?n como terrorismo. El Tribunal de La Haya consider? que aquello era algo m?s que una agresi?n.

Cuando se trata de construir un monstruo fant?stico siempre se produce una ofensiva ideol?gica, seguida de campa?as para aniquilarlo. No se puede atacar si el adversario es capaz de defenderse: ser?a demasiado peligroso. Pero si se tiene la seguridad de que se le puede vencer, quiz? se le consiga despachar r?pido y lanzar as? otro suspiro de alivio.


Continuar?...


.

.

Tags: Noam Chomsky, Media

Publicado por Alfarero. @ 23:07  | Pensamiento Cr?tico
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios