Mi?rcoles, 14 de noviembre de 2007
Excelentísimos señores y señoras representantes del cuerpo diplomático. Delegados de los partidos políticos que nos visitan y que siempre nos han brindado su solidaridad.

Representantes de las iglesias en el país.

Dirigentes del movimiento cívico y de las Organizaciones No Gubernamentales.

Dirigentes de partidos y movimientos políticos amigos, queridos amigos militares que esta tarde nos honran con su presencia.

Hermanos y hermanas compatriotas residentes en el exterior, alcaldes y alcaldesas, diputados y diputadas del FMLN.

Delegados a esta vigésimo tercera convención nacional del FMLN. Miembros del Concejo Nacional y de la Comisión Política.

Saludo desde esta tribuna a la compañera viuda, a los hijos e hijas, hermanas y demás familiares de nuestro histórico dirigente Schafik Handal.

Querida esposa y compañera de vida y lucha Vanda.

Un saludo especial también a mis hijos, a mis padres y hermanos que me acompañan en este acto.

Compañero candidato a la vicepresidencia de la República Salvador Sánchez Cerén y su querida esposa, compañeros y compañeras del FMLN.

Histórica militancia del FMLN que se ha hecho presente en este estadio desde tempranas horas de la mañana y de los más variados lugares y zonas del país.

Amigos y amigas, pueblo salvadoreño que nos ve y escucha a través de la radio y la televisión, colegas periodistas…

Bienvenidos todos a esta vigésimo tercera Convención Nacional del FMLN.

Hoy es una tarde especial, un día histórico…Al verlos a todos ustedes acá en este estadio no me cabe ninguna duda que en El Salvador ha nacido la esperanza…

Que el mundo entero observe a través de las cámaras de televisión, que el mundo entero escuche a través de los micrófonos de la radio lo que nosotros estamos viendo y escuchando en este estadio: comenzamos a hacer posible lo que por tantos años hemos soñado. ¡Hagámosles sentir a todos aquellos que no pudieron venir a este evento lo que somos capaces de construir!

Este es un día de esperanza…

Recientemente, la derecha en la Asamblea Legislativa declaró este día como día de duelo nacional. En mi condición de candidato y próximo Presidente a la República declaro este once de noviembre de 2007 como un día en homenaje a la paz, en reconocimiento a todos los luchadores y luchadoras que ofrendaron sus vidas por construir un nuevo El Salvador. Nosotros no creemos en el Dios de la muerte, nosotros creemos en el Dios de la vida… Quienes han debido morir, resucitarán y harán posible la transfiguración de este pueblo.

Amigos y amigas, hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, en El Salvador viene el cambio… El Salvador no puede seguir siendo gobernado como lo ha sido hasta ahora. En los últimos 18 años, la población no ha mejorado sus condiciones de vida. El bienestar, tan publicitado, no ha llegado a toda la gente. ¿Quién no percibe que la canasta alimenticia ha aumentado su valor y que en contraste los salarios han reducido su poder adquisitivo? los precios de los productos de primera necesidad y de los servicios básicos se han disparado. El gobierno cree que con anunciar un aumento del salario mínimo del diez por ciento, cinco por ciento para finales de este año y el otro cinco por ciento para fines del 2008, cree que con ello la población va a mejorar sus niveles de vida… El Presidente y su gobierno juegan con las necesidades del pueblo. El salario mínimo más alto del país no llegará a finales del próximo año ni siquiera a doscientos dólares al mes… lo mismo habría que decir de las pensiones que reciben miles y miles de trabajadores a quienes el Estado no les ha podido garantizar un ingreso justo y digno para su vejez.

Este desinterés evidente por las condiciones de vida de la población, esta falta de sensibilidad gubernamental, explica que cada día se vean forzadas a salir del país entre 400 a 500 personas en busca de mejores oportunidades de empleo y mejores ingresos. Sin las remesas en dólares que nuestros compatriotas envían cada año, no sólo la mayoría de familias pobres se verían en serias dificultades para sobrevivir, el país mismo, la economía nacional, acabaría colapsada. Por los casi cuatro mil millones de dólares al año que envían nuestros compatriotas en el exterior, a cuya delegación presente en esta Convención deseo rendirle un público homenaje, es que la economía nacional ha alcanzado algún grado de estabilidad y la pobreza no golpea más a los hogares salvadoreños de lo que ya lo hace.

Amigos y amigas, ¿Quién no se siente inseguro en nuestro país?
El mes pasado cerró con una tasa promedio de 10 homicidios por día… Para las autoridades de seguridad pública el que hoy se cometan dos o tres asesinatos menos al día de los que se cometían hace tres años es un éxito. Para los y las salvadoreñas, sólo cuando nuestros hijos puedan vivir con seguridad, sólo cuando podamos salir a nuestros trabajos o regresar de ellos sin el temor de ser asesinados, sólo cuando dejemos de vivir en la zozobra diaria de que algo nos pueda ocurrir, entonces podremos hablar de que las políticas de combate a la delincuencia están dando resultados. Mientras tanto, mientras eso no ocurra, el fracaso es visible y la necesidad del cambio se acrecienta. Hay que cambiar el concepto de seguridad pública de este gobierno y comenzar a producir resultados. Además de apostarle a la persecución del delincuente y reforzar el presupuesto y la efectividad de la Policía Nacional Civil, también hay que atender las precarias condiciones de vida de la población que son fuente de inseguridad y violencia social.

En todos estos años, se ha privilegiado la represión del delito en lugar de invertir en inteligencia policial y en prevención. La apuesta a la represión ha permitido que un pequeño grupo de amigos del presidente, dirigentes del partido ARENA, se hayan enriquecido con la implementación del modelo de seguridad privada. Un solo empresario, vinculado al partido de gobierno y apoyado en el resorte de la amistad y el compadrazgo, ha sido favorecido en las licitaciones públicas para la contratación de servicios de seguridad privada. No existe voluntad política para reducir los altos niveles de criminalidad en el país. Preguntémonos ¿Por qué el crimen organizado, el narcotráfico y la corrupción gubernamental siguen sin ser combatidos con eficacia?

¿Qué intereses esconden que no ha habido Presidente de la República que en 18 años pueda asegurar con solvencia que ha combatido esta forma de delincuencia?
Todo indica que tanto la delincuencia común como la criminalidad organizada han sobrepasado la capacidad del gobierno para enfrentarla.

Sólo los que queremos un cambio estable en el país acabaremos con este problema. Siendo candidato, el Presidente Saca aseguro que durante su gobierno “a los malacates se les acabaría la fiesta” No sólo no se les ha acabado la fiesta, la han trasladado a casa presidencial. Nosotros si combatiremos la delincuencia, nosotros si acabaremos con la fiesta que hoy celebran los delincuentes. Vamos a cambiar el modelo de gestión económica que perversa y mezquinamente le permite sólo a unos cuantos, sólo a unos pocos, beneficiarse del crecimiento de la economía que el gobierno publicita. Estamos de acuerdo con que hay que crecer a tasas más aceleradas… No se pueden reducir los bolsones de pobreza mientras el país no crezca más de lo que lo está haciendo… Para ello será necesario que el mercado continué siendo el principal mecanismo para la asignación de recursos en nuestra economía. No acabaremos con el mercado… pero, estamos convencidos que la intervención del Estado es fundamental para sacar a los salvadoreños y las salvadoreñas de la pobreza, para lograr una mayor igualdad, para asegurar la competencia leal entre los diferentes agentes económicos y para proteger los intereses de los consumidores. Debemos fortalecer los mecanismos de regulación del mercado, tal como ocurre en cualquier sociedad moderna. Hay que reforzar las instituciones encargadas de defender a los consumidores y promover una legislación que evite que los monopolios y oligopolios abusen de su posición dominante en el mercado.

¿Por qué si la Constitución de la República prohíbe las prácticas monopólicas, en todos estos años no se ha hecho nada para evitarlas? Hemos dicho que partimos de la premisa que para alcanzar el desarrollo no basta con crecer… Nuestra apuesta, nuestro compromiso que hoy asumimos, que Salvador Sánchez Cerén y yo asumimos, que como próximo Presidente de El Salvador asumo, es que los beneficios del crecimiento llegarán a la mayoría de la población.

La clave no está únicamente en diseñar una adecuada estrategia de crecimiento, basada en una industria pujante y competitiva, y en un sector agrícola que logre recuperarse del lastre económico en que ha vivido todos estos años; es preciso además incorporar a los pequeños y medianos empresarios en la senda del desarrollo. Es preciso que las familias más pobres del país cuenten con mayores ingresos y tengan acceso a salud y educación. Nosotros no vamos a prometer educación para los niños y niñas de nuestro país, y luego ver con indiferencia los cientos de miles de jóvenes que deben abandonar sus estudios para trabajar. El presupuesto público para salud y educación sigue siendo uno de los más bajos de la región y no hay nada en el ambiente que nos haga pensar que este aumentará en los años que restan para que finalice el presente mandato.

Tenemos la obligación histórica de fortalecer el papel del Estado en la provisión de bienes y servicios públicos esenciales así como en la garantía de los derechos humanos básicos. Para que esto sea posible necesitamos un Estado fortalecido, con capacidad y recursos, con un manejo transparente, honrado y eficiente en la recaudación pero sobre todo en el gasto. Invertirle al desarrollo y a la equidad será una prioridad en mi gobierno. La actual política fiscal no esta permitiendo hacer llegar los recursos que el gobierno demanda para cumplir con sus obligaciones constitucionales. Debemos impulsar una política fiscal integral que le permita al Estado disponer de recursos suficientes para aumentar el gasto y la inversión social que beneficie a la población mas pobre del país.

Estoy convencido que el país necesita una política fiscal integral, que incluya reformas por el lado del gasto, de los ingresos, de la deuda, el patrimonio público, las finanzas municipales y sobre todo, la supervisión y transparencia en el manejo de los recursos del Estado.

Debemos mejorar la equidad de los sistemas tributarios… No es posible, ni aceptable, que proporcionalmente paguen más quienes tienen menos recursos. Hay que ser más eficiente en el combate de la evasión y el contrabando. Históricamente a nuestros gobernantes les ha temblado el pulso para castigar a los evasores y a los que viven a costa del erario público. Nosotros si tenemos la voluntad y la fuerza para combatir estos males. A mi no me temblará el pulso ni me faltarán energías y voluntad para perseguir la evasión, el contrabando y combatir la corrupción. Ni yo ni el FMLN estamos dispuestos a ceder en este terreno. Esta militancia que hoy se ha reunido en este Estadio y el pueblo que nos ve por televisión y nos escucha por radio nos exigirá que combatamos la corrupción y no nos perdonará el que no lo hagamos.

En estos 17 meses que faltan para las elecciones debemos construir el tejido social que sea la base para una poderosa alianza: partidos políticos y sobre todo, organizaciones sociales, sindicales y empresariales deben darle vida a dicha alianza. Vamos a promover y respetar la inversión privada nacional y extranjera con base en el respeto de las leyes del país, especialmente, las leyes laborales, la normativa relacionada con la regulación del mercado y las leyes fiscales. La derecha en el poder maliciosamente nos quiere presentar como una fuerza política adversa a la empresa privada.

Una cosa es que desde el gobierno se creen condiciones para el surgimiento de una fuerza empresarial pujante, que además de beneficiarse del crecimiento económico, promueva el desarrollo de la sociedad, y otra muy diferente es que la gestión pública esté dedicada a favorecer a unos cuantos empresarios, cada vez menos, en detrimento del resto de la sociedad, con exclusión de otros que también tienen derecho a participar de los beneficios del desarrollo. El Estado debe ser y será un promotor del desarrollo económico y social, y no un agente que se ponga a trabajar para favorecer a aquel que tiene, en virtud de esta protección especial, mayores facilidades para competir y ganar.

En nuestro gobierno se acabaran los privilegios, los compadrazgos, el tráfico de influencias y los abusos de poder. Este compromiso es el que nos hace diferentes de quienes han gobernado hasta ahora el país. Tenemos las credenciales necesarias y la fortaleza que se requiere para acabar con esta forma ruinosa de hacer política.

Yo como Presidente no seré títere de nadie ni de ninguna fuerza política o poder establecido. Mi compromiso con la verdad en mis años de ejercicio periodístico habla del talante que he debido forjar para enfrentar el poder.

Se equivocan quienes creen que Mauricio Funes no tendrá el control de la situación. El respaldo de todos ustedes me permitirá hacer frente a las presiones que los gobernantes de ARENA no pudieron y ni van a poder enfrentar.

Como gobierno democrático impulsaremos una política redistributiva del ingreso que reduzca la brecha social y que ponga el crecimiento económico al servicio del combate y reducción de la pobreza. Nuestro permanente esfuerzo estará orientado al crecimiento en equidad y al combate frontal y eficiente para reducir drásticamente la pobreza. Este será un gobierno con una opción preferencial por los pobres. El mensaje profético de nuestro obispo mártir, monseñor Oscar Arnulfo Romero, guiará nuestra acción gubernamental.

Ya a principios de 1979, Romero decía a propósito de los cambios estructurales que el país demandaba: “no podemos calificar de cristiana a una sociedad, un gobierno, una situación, cuando en esas estructuras envejecidas e injustas nuestros hermanos sufren tanto…” El cambio que El Salvador necesita sólo lo podremos alcanzar profundizando la democracia: necesitamos reconstruir la institucionalidad democrática desarticulada por estos 18 años de gobierno de ARENA. Este partido ha socavado el sistema constitucional que exige de instituciones democráticas fuertes y estables.

En esta nueva era que comenzaremos a construir impulsaremos los cambios políticos necesarios que permitan rescatar la institucionalidad del país. Es en este contexto que entendemos nuestras relaciones internacionales. Un gobierno democrático debe construir una visión multipolar de las relaciones internacionales, que nos permita articular relaciones con todos los países y gobiernos del mundo, basadas en la cooperación, la solidaridad internacional, el reconocimiento de las asimetrías y sobre todo, el respeto a la soberanía y el derecho de cada pueblo a decidir su propio destino.

Mantendremos y reforzaremos las relaciones comerciales, económicas y políticas con Estados Unidos, con su pueblo y gobierno, sobre la base del respeto a la autonomía y a la autodeterminación de los pueblos. Reconocemos la importancia estratégica de estas relaciones en la medida que su fortalecimiento pueden traer mayor bienestar a la población salvadoreña.

Más de dos millones y medio de compatriotas viven y trabajan en ese país. Pondremos estas relaciones en función de la estabilidad y seguridad de nuestros compatriotas que viven y trabajan en Estados Unidos. Apoyaremos todas las iniciativas regionales e internacionales destinadas a que en Estados Unidos se dicten leyes migratorias justas y favorables para los salvadoreños y las salvadoreñas. Pero al mismo tiempo, tomaremos medidas que sean necesarias para asegurar el flujo de remesas familiares y para reducir el costo de su envío.

Debemos renunciar al servilismo que ha caracterizado a las relaciones de los gobiernos de ARENA con el gobierno de Estados Unidos. Pondremos punto final al envió de tropas a Irak, ya que esta decisión pone en peligro la vida de nuestros conciudadanos y compromete la independencia de la política exterior del país. Mantendremos y reforzaremos las relaciones comerciales, económicas y políticas con otros países y regiones del mundo, poniendo especial énfasis en América Latina y Europa. Nuestro gobierno mantendrá y reforzará las relaciones comerciales, económicas y políticas con Venezuela sobre las mismas bases que establecerá las relaciones con Estados Unidos, es decir, basadas en el respeto a nuestra soberanía y aprovechando las posibilidades de mayor cooperación y estrechamientos comerciales. Abriremos relaciones comerciales, económicas, políticas y diplomáticas con China y Cuba. No podemos sustraernos a la modernidad y renunciar a los beneficios que se derivan del acercamiento con estos dos países por favorecer una visión mezquina y atrasada de las relaciones internacionales. Se equivocan quienes aseguran que por construir estas relaciones internacionales acabaremos copiando modelos de otros países. El modelo de gestión económica, política y social que implementaremos responderá a las necesidades de los y las salvadoreñas, buscará una relación armoniosa con el medio ambiente, protegerá los escasos recursos naturales con los que aún contamos, hará posible el surgimiento de una sociedad justa y solidaria, que priorice los programas de beneficio y protección de la niñez y la juventud, y que potencie el papel de la mujer en el desarrollo. No queremos mujeres que no estén solas, como auguraba la propaganda gubernamental, queremos mujeres que trabajen a la par de los hombres para la edificación de su propio destino.

Amigos y amigas, hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, Salvador y yo estamos decididos a asumir el compromiso histórico de transformar nuestro país y construir un nuevo El Salvador.

El FMLN, su militancia, ha tomado la decisión de empujar esta transformación. Este día arranca nuestra lucha por construir la democracia y alcanzar la paz… Este día es de alegría y júbilo para el pueblo salvadoreño porque renace la esperanza y viene el cambio… Pongo al servicio de la población y de este esfuerzo nacional mi experiencia como periodista, como comunicador, mi compromiso con la verdad, para estimular el dialogo entre los salvadoreños. No podemos seguir cayendo en la trampa de la democratización que nos quiere imponer la derecha en el gobierno. El FMLN es una fuerza transformadora que no promoverá la polarización ni la desintegración nacional y que contribuirá a construir la unidad de nuestro país.

Declaro a partir de ahora el inicio de la campaña de la esperanza…

Vamos camino al triunfo.

¡Viva la formula presidencial del FMLN!

¡Viva el FMLN y su histórica militancia!

¡Viva el pueblo salvadoreño!

Estadio Cuscatlán, 11 de noviembre de 2007



Tags: Mauricio Funes, Discurso, Convención, FMLN, fmln-mauricio-funes, elecciones 2009

Publicado por Tepez @ 3:46  | Realidades
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 29 de noviembre de 2007 | 14:24
NavidadLlamaGi?oGi?oMono saludando <img style=" title="Mono saludando Gi?o" />Mono saludando <img style=" title="Mono saludando Gi?o" />AmorAmorLatigazo!
Publicado por Invitado
Jueves, 03 de abril de 2008 | 9:02
Gi?o