Domingo, 18 de noviembre de 2007
Por Atlacatl.

En los últimos días, a partir de la oficialización de la candidatura presidencial de Mauricio Funes, el partido Arena, y la ultraderecha mediática, han comenzado con sus amenanzas y con compañas oscurantistas con el deliberado propósito de infundir temor en la población ante el casi seguro triunfo del FMLN en las elecciones de marzo 2009.

Esta situación es similar a la vivida en 2004 cuando Schafik Jorge Handal, causó pánico a los sectores derechistas más recalcitrantes de este país y de los cuales Arena es el medio supuestamente legal, en el campo electoral, para tener representación y poder en el sector gubernamental; pero de manera preocupante nos remite a un pasado no tan remoto cuando el miedo y el terror lo implantaban estos mismos sectores por medio de los temibles Escuadrones de la Muerte.

La Comisión de la Verdad, creada a partir de los Acuerdos de Paz, en 1992, afirmó que "...La aparición del terrorismo organizado a través de los denominados escuadrones de la muerte se convierte en la práctica más aberrante del proceso de violencia incremental. Grupos civiles y militaress practicaron asesinatos con total impunidad en forma sistemática, bajo el amparo displicente de instituciones del Estado..."

El informe continuaba: "En 1983 los escuadrones de la muerte continuaban operando con un alto saldo de asesinatos...En su mensaje de despedida, el embajador Hinton se refirió al hecho diciendo: 'nunca he podido comprender el silencio del sector privado ante las actividades de los escuadrones...El 4 de noviembre el nuevo embajador Thomas Pickering se refirió a la presión que se ejercía sobre el gobierno de El Salvador para que actuara contra los líderes de los escuadrones, entre los que se menciona a Héctor Regalado, jefe de seguridad de la Asamblea Constituyente; mayor José Ricardo Pozo, Jefe de Inteligencia de la Policía de Hacienda; Teniente Coronel Aristides Alfonso Márquez, Jefe de Inteligencia de la Policía Nacional, y los coroneles Denis Moran, Elmer Araujo González y Miguel Alfredo Vasconcelos...El hecho más importante en este aspecto, es la visita del Vicepresidente de los Estados Unidos, George Bush, a San Salvador, el 9 de diciembre. En tal ocasión, Bush declaró públicamente que "los escuadrones de la muerte deben desaparecer", porque son una amenaza para la estabilidad política del gobierno. Posteriormente entregó al gobierno una lista de civiles y militares sospechosos de formar parte de estas organizaciones clandestinas".

La Comisión de la Verdad continuaba en su informe que "...no tiene la menor duda de la relación estrecha y del peligro para el futuro de la sociedad salvadoreña, que empresarios o miembros de las familias adineradas sientan la necesidad y pudiesen actuar, como en el pasado, con impunidad en el financiamiento de grupos paramilitares asesinos".

Los salvadoreños conocen esta larga noche del terror que vivió El Salvador. Después de la firma de los Acuerdos de Paz en Chapultepec, México, y de la muerte de Roberto D`Abuisson, en enero y febrero de 1992, respectivamente, los antiguos líderes de los escuadrones de la muerte, incluyendo civiles y militares, empesaron a reagruparse para oponerse al proceso de paz. Se organizaron nuevamente con métodos ilícitos, para conseguir fondos y tomar el control del partido ARENA.

A manera de ejemplo hay que recordar y refrescar la memoria de los salvadoreños: 21 miembros del FMLN fueron asesinados entre enero de 1992 y octubre de 1993, todos bajo circunstancias no esclarecidas. (continuaráGi?o.


Tomado de blog El Salvador


.

Tags: El Salvador, Escuadrones de la muerte, ARENA, Terrorismo de Estado

Publicado por Tepez @ 5:58  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios