Viernes, 15 de febrero de 2008

El siguiente artículo que publico este día me fue enviado por el Sr. Willian Osmar Chamagua de Radio Cadena Mi Gente.

El Arte de Gobernar, contiene ciertas reflexiones que consideraremos vitales en el grupo de pensamientos vinculados a la realidad salvadoreña. La que nos queda es: Tendra el pueblo salvadoreño los niveles de conciencia para superar los 20 años de campañas idiotizantes que la derecha ha utilizado para incrustarse en el poder como ordinarias sanguijuelas que toman cada gota de sudor y sangre de las generaciones presentes y venideras?

 

El Arte de Gobernar.

Por William Osmar Chamagua
Radio Cadena Mi Gente, AM700
www.radiocadenamigente.net
 
Alfredo Ozuna, un hombre de origen Mexicano dice que: “El mal gobierno, guiado de un consejo codicioso, en vez de agraciado es un desgraciado. De esta suerte los vicios se insinúan, crecen, se perpetúan dentro del corazón de los humanos, hasta ser sus señores y tiranos, sin mirar a más fin que a su provecho. No tiene juicio quien deja lo propio por lo ajeno, y a su obligación llega tarde; no hay bocado sazón para un esclavo. Así persiste deslumbrándose, abrazando lo más dañoso. Cuando es más corrupto el Estado hay más leyes. Por un puño de plata desatiende al pueblo, y les deja sus almas en el sepulcro permitiendo que su nombre vea la corrupción”.
 
Noy hay duda, que nuestro gobierno salvadoreño, tal y como lo conocemos es guiado por un consejo codicioso, y tal y como lo dice el Sr. Alfredo Ozuna, nuestro gobierno, “en vez de ser agraciado en un desgraciado“.
 
Si los actuales gobernantes salvadoreños gobernaran a una ciudadanía como la Estadounidense, hace años ya que hubiesen sido destituidos de sus puestos públicos, y en cualquier país del mundo, en el cual sus ciudadanos tuviesen dos dedos de frente, jamás permitirían las atrocidades que el pueblo salvadoreño a permitido que se cometan con ellos bajo las manos de gente cuya consejera es la señora codicia.
 
En realidad, es un terrible dilema el tener que vivir bajo esta llamada democracia que actualmente tenemos en nuestro país; una democracia a la ricachona, una democracia a la que hago lo que a mi me da la gana, ¿y qué? Una democracia a lo tropical, a lo tercer mundista, a lo que aquí yo mando, ¿y que?, y si no te gusta vete mojado pa’ los EEUU o a donde se te pegue tu santa gana. Ese es el terrible dilema de ser obligados a vivir bajo la actual llamada democracia salvadoreña.
 
Con todo esto, cada cinco años tenemos la oportunidad de elegir a un Nuevo Presidente, que junto con su Nuevo gabinete, nos Gobierne justamente; cada cinco años tenemos la oportunidad de elegir a un Nuevo Presidente que atienda a nuestras demandas y que cumpla sus promesas.
 
Por supuesto, de todos es conocido que en el pasado el miedo y la mentira que nos han metido por medio de sus canales televisivos, radiales, y periódicos ha valido más que el buen razonamiento. En la última elección el caballito de Guerra de ellos fueron las remesas, las deportaciones, el miserable engaño que los viejitos iban a ser hechos jabón y hoy, el caballito de Guerra es Hugo Chávez, por favor puebo, Jesús, el Señor nos dijo que fuésemos Mansos no Mensos.
 
Bueno, al menos hoy, aún enmedio de toda la corrupción y el abuso de poder con que se nos gobierna, al menos tenemos la oportunidad de participar en elecciones regulares en las cuales, al menos de fachada, somos nosotros, el pueblo, quien elige a nuestro Nuevo Presidente, y esperemos que esta vez no séa una vez más del mismo partido de siempre.
 
Digo que al menos esto es bueno, porque hasta no hace mucho tiempo, los golpes de estado, las escaramuzas y los gorilas militares que se entronizaron en nuestro país, con las botas sobre nuestros padres, abuelos y tatarabuelos, todavía está latente en la memoria de cada uno de nosotros que vivimos durante aquella epoca de extrema maldad.
 
El Sr. Guillermo Ruano Gonzalez, escribiendo para una revista digital escribe que: “No importa, realmente, si hablamos de Guatemala
, Ecuador, República Dominicana, Brasil, Argentina o Chile o aún Cuba, todos y cada uno de nuestros países tropicalizados en América Latina, hemos tenido nuestros propios demonios y bestias.”
 
El Salvador, es obvio, continúa viviendo el día de hoy bajo el mando de bestias y demonios que corren de arriba para abajo en nuestros pasillos de gobierno, en nuestras catedrales de la comunicación, y hasta en nuestras casas de adoración.
 
La realidad es que en el pasado, hemos sido aniquilados, puesto que fueron siempre nuestros propios familiares y amigos quienes siempre fueron puestos como carne de cañón y fueron muertos en los miles y miles durante nuestro conflicto armado, nuestra revolución, contrarrevoluciones, alzamientos, golpes de estado, fraudes y demás artificios que se han usado, y que seguramente se continuarán usando, para alcanzar el poder de una manera más fácil, pero que es corrupta y dañina.
 
Muy conocido es como en nuestro pais, el actual partido de gobierno no solamente ha acudido a infundir temores falsos en la sociedad, se sabe tambien que han utilizado a las mismas iglesias para engañar a los débiles creyentes, y encima de todo eso, tambien se conoce como a la hora de las elecciones le han dado documentos falsos a hermanos centroamericanos de Honduras, Guatemala, y Nicaragua, quienes tambien se han prestado para actuar como ayudantes a nuestros verdugos en la constante esclavitud a la cual a sido sometido el pueblo salvadoreño.
 
¿Y todo esto para qué? Ya tú lo sabes, todo va encaminado a tener y disfrutar de las mieles del poder, sin compartir con nadie que no sea parte de los compinches, amigotes, compadrotes y amigotes de los que haciendo uso de todas estas artimañas llegan y no quieren soltar por nada el poder.
 
La burla para el pueblo salvadoreño es que el día de hoy, al igual que en los últimos 18 años para ser más exacto, es decir una generación por lo menos de nuestros hijos, cuando cada uno de los cuatro distintos presidentes de derecha que han desfilado por nuestra fauna política salvadoreña como zoopolíticos, y cada uno de ellos se presentó como los super-héroes que harían un nuevo intento por hacer bien las cosas en nuestro país, éstas, como por arte de magia, han empeorado para todos y cada uno de nosotros.
 
El día de hoy es, quien sueña con ser popular y querido a la Funes, Don Pancho Laínes, quien anda hasta pidiendo debatir con el Lic. Funes, sí que tiene la piel muy gruesa para mentir este Pancho, es osado, eso hay que dárselo, ya que ofrece cosas que no tiene ni la menor idea ni la capacidad de cumplir. Pero bien, como dicen por allí, ¿Qué más se puede pedir?: “de tal palo tal astilla”.
 
Nuestros pobres, que se cuentan en millones, están más pobres, mas hundidos en la miseria, mas desesperanzados que nunca, y nuestros empresarios de categoría pesada, los cuales podemos contar con los dedos de la mano, están hoy más ricos y multimillionarios que nunca.
 
¿Todo por qué? Por el abuso de poder, y porque han gobernado a nuestro país como gobernarían una hacienda privada en el siglo XVIII, y esto en los Estados Unidos.
 
Supuestamente, de acuerdo a las maravillosas historias que nos cuentan aquellos que nos gobiernan en sus medios de comunicion escritos, radiales, y televisivos, deberíamos de estar en un maravilloso y desarrollado país, y no en el que estamos, sumidos en la mayor de las miserias é iniquidades que podamos recordar.
 
A nosotros, lo que nos identifica como salvadoreños, gracias a la ineptitud, gracias al egoísmo, gracias a la mezquindad, y gracias a la falta de voluntad política de aquellos que nos han gobernado, es la pobreza, es el sub-desarrollo, es la miseria y es la inconcebible falta de oportunidades para los cientos de millones de paisanos.
 
La herencia que, luego de cuatro Gobiernos y de cuatro Presidentes de derecha en nuestro país tenemos, es que hoy nos alcanzó una terrible oscuridad, hambruna, desesperanza, junto con el más alto indice de desempleo. Esa es nuestra herencia, y estos señores Areneros, hermanos y hermanas salvadoreñas, desean heredarnos otros cinco años más de lo mismo.
 
Nuestro dinero, al igual que nuestro colón, a sido monopolizado, y sacado de circulacion. Hemos heredado despues de 18 años de gobiernos de derecha un suddesarrollo total, y abusos en todos los niveles de nuestro gobierno los cuales están a la luz y a la órden del día.
 
Lo paradójico de toda esta maraña de cosas es que nuestra Constitución Política, delega, como obligación del Presidente y del Organismo Ejecutivo, la obligacion primordial que él tiene como Presidente de la realización del bienestar común, de la seguridad pública, de la justicia, de la libertad, de la paz y desarrollo integral de cada uno de nuestros ciudadanos y de sus familias de este nuestro bello y paradisíaco país.
 
El mandato constitucional es y ha sido siempre para los diferentes presidentes de la República que ejerzan la voluntad popular, la cual es la manifestación electoral el día de las elecciones, y que le es dada al presidente por el mismo pueblo.
 
Es decir, este poder, autoridad, y por encima de todo, obligación, se le ha dado a todos los señores de derecha que han tenido en sus manos la batuta del poder y en su pecho la banda presidencial salvadoreña.
 
Ahora, contestémonos con toda sinceridad: ¿Qué es lo que cada uno de ellos, incluyendo nuestro actual presidente, el Sr. Saca, ha hecho con todo este poder, y de qué manera han asumido sus obligaciones y responsabilidades para con el pueblo?
 
¿De que bienestar gozamos, en donde está la paz, en donde está la seguridad pública, en donde estan las Fuentes bien remuneradas de trabajo? ¿Y los resultados positivos que deberíamos de estar disfrutando todos los salvadoreños debido a la gestion de los últimos flamantes cuatro presidentes de Arena que hemos tenido el placer de tener, qué se hicieron?
 
Ese es el grave problema nacional. Nuestros flamantes presidentes del pasado reciente, y por supuesto nuestro actual Presidente de la República que se continúa sacrificando por cada uno de nuestros hermanos salvadoreños, no han hecho absolutamente nada, pues hoy, para desgracia del pueblo, nos tienen ocupando lugares terribles, no solamente a nivel nacional sino ademas a nivel internacional, incluyendo el Índice de Desarrollo Humano (IDH).
 
Según el Programa de las Naciones Unidad para el Desarrollo, PNUD, este nos califica en estos terribles puestos y nos señala, ¡inequívocamente!, como un país con un gobierno ingrato con su pueblo.
 
Seguimos íngrimamente pobres y miserables. A pesar de los miles de millones de dólares que todos los presidentes que hemos disfrutado en nuestro país, se gastaron y se gastan a manos llenas en la supuesta gestión positiva que tuvieron que proporcionarnos, y que nos están proporcionando.
 
Claro, la gestión positiva, no lo dudemos, es la que se comparte con compadres, amiguetes, amiguitas, amiguitos y financistas que, sabedores de la piñata que les espera una vez que su candidato el cual apoyaron con dinero esta en el poder, desquitan, al millón por uno, lo que dieron como contribución de gastos de campaña del candidato. Es allí en donde, entre otras cosas, entra a bailar la llamada partida secreta.
 
Proverbios 11:4 nos dice: “De nada serviran las riquezas en el día del juicio, pero la justicia libra de la muerte.”
 
Proverbios 11:5 nos dice: “La justicia endereza el camino del justo, pero el malvado cae por su propia voluntad.”
 
Y ante esto no hay justificación ni excusa posible. Nos toca, y corresponde hoy, en estos precisos momentos, a nosotros, a esta generación de salvadoreños, transformar las cosas y hacer lo que ninguna otra generacion de salvadoreños ha hecho por nuestro país. Es decir, somos nosotros los encargados con la mision de sacar a nuestro pueblo del subdesarrollo.
 
Nuestros mandatarios anteriores y, aún el mandatario presente, deberían ya de haber declarado a nuestro país en un Estado de Emergencia y de Calamidad Pública, ya que el mismo PNUD nos sitúa con respecto al IDH como uno de los países con la mayor pobreza en el mundo, y seguir caminando de la forma como lo hemos estado haciendo, jamás podremos impedir que ese hoyo negro de la pobreza y la miseria nos termine de tragar.
 
Nececitamos despues de hacer esta declaración de emergencia, Convocar a un Pacto de Gobernabilidad; Poner a funcionar un Plan de Descentralización, Desconcentración y Modernización del Estado; nececitamos Desarrollar, Ejecutar y Operativizar, por medio de un Sistema de Consejos de Desarrollo Urbano y Rural, un Plan Nacional de Desarrollo Humano y Social, que debe incluir una Estrategia para Combatir en serio la pobreza; no solamente por medio de palabras huecas carentes de poder y honestidad, debemos poner en marcha un Plan Nacional de Seguridad, Prevención y de Protección Civil, entre otras cosas.
 
Todo esto es posible El Salvador, siempre y cuando tú mismo quieras conseguirlo. Es por ésto que para conseguir lo que uno quiere, primero tiene que decidir que es lo que quiere. Y ésta, El Salvador, es tu hora de decisión. Decide, por amor a tí mismo, ¿Qué es lo que quieres? Y olvidemosnos de los paños tibios.
 
De esta forma los salvadoreños podríamos verdaderamente tener logros en nuestro gobierno y por ende en nuestro país. Estos logros serían disfrutados por nuestros hijos y por nuestros nietos. Nuestras respectivas Leyes Electorales y de Partidos Políticos establecen estas cosas, nuestra carta magna las establece, si tan solamente fuesen respetadas otro gallo nos cantaría y otro “pisto“ sonaría en nuestras “huacas“.
 
Estamos obligados a aprender y atesorar nuestra conciencia social, a ejecutarla, para que de esta forma busquemos el bienestar común de nuestro pueblo. A un lado debemos dejar de buscar las satisfacciones personales, dinero y, por supuesto, paremos de buscar el poder solamente para cubrirnos de impunidad, tal y como lo han hecho todos estos personajes del partido político de siempre. Nececitamos parar de hacer política de esta forma voraz a la que nos hemos acostumbrado.
 
Si nuestra Carta Magna demanda que el Estado tiene como obligación fundamental llevar y hacer realidad el Bien Común para todos y cada uno de los habitantes de nuestro país, ¿como es posible entonces que vivamos otra realidad en nuestro país? Y si nuestra Carta Magna no funciona, no se respeta, y no se cumple, ¿Entonces para qué la tenemos? Mejor botémosla y seamos guiados por la ley del más fuerte, si de todas formas esa es la manera como se nos ha mangoneado. Al menos sabiendo que la ley del juego dice que no hay ley del juego, podríamos buscar y encontrar una mejor forma de defendernos.
 
Por supuesto que corresponde al Presidente de la República hacer palpable este mandato. Entonces, ¿por qué estamos como estamos? Es nuestra responsablidad, la del pueblo debidamente empadronado, cumplir con la parte que nos toca, es decir, elegir a aquel que tiene la obligación y la sobrada responsabilidad de representarnos y sacarnos de la miseria, del atraso, pobreza é infortunio.
 
Ahora, la realidad es que somos, y seguimos siendo, una nación hundida en la miseria, pobres, en extrema pobreza y condenados al subdesarrollo, sin poder ofrecerle a nuestros hijos y nietos un futuro con esperanzas y posibilidades de superación, a pesar que nuestra parte la hemos hecho en los últimos cuatro períodos y elecciones.
 
¿Qué es lo que realmente ha estado pasando? Será que, ¿Estaremos condenados a vivir en este círculo vicioso y que nuestros políticos nos seguirán viendo la cara de tontos, de mensos, de lelos, de bobos y hasta de ignorantes, tontos y pasmados?
 
Los presupuestos de gastos que estos respectivos gobiernos de Arena han tenido en estos largos años en los cuales hemos vivido bajo su democracia al estilo voraz y mezquino, han sido derrochados y gastados por estos fatídicos presidentes que nosotros mismos hemos elegido como tales.
 
Eso sí, los índices macroeconómicos que cada uno de estos Gobiernos exhibieron, y continúan exibiendo, tampoco reflejan la miseria de nuestra población que esta sumida en la desesperanza, y la pobreza.
 
Cada uno los pasados presidentes, durante su período correspondiente, salió alardeando que en el Banco Central de Reserva de nuestro país, dejaron depositados varios cientos, sino miles de millones de dólares y que, los índices macroeconómicos, denotaban una economía fuerte y hasta soñada para la inversión extranjera. Con seguridad, eso será lo mismo que nuestro actual presidente, el Sr. Saca dirá una vez que su mandato concluya.
 
El grave problema es que esos fabulosos números financieros, económicos, monetarios que ellos nos han dado y nos dan, jamás llegarán a traducirse en beneficio alguno para nosotros, para el pueblo y las familias más necessitates, ¿Por qué?.
 
Eso es lo que debemos de entender y analizar. Y debemos empezar, primero, con la queja; que lo hemos estado haciendo, sacándola a la luz pública, para luego exponer la llaga social de los salvadoreños, analizar, proponer y lograr compilar una serie de técnicas, tácticas y acciones políticas para que la cosa cambie de una vez por todas.
 
Es necesario que como una mujer preñada a punto de dar a luz, nosotros, un pueblo preñado de dolor y miseria, empujemos fuera, con todas las fuerzas que tenemos en nuestro interior, a estos demonios encrustados en nuestros vientres.
Debemos dejar la duda y el temor a un lado.
 
Debemos exigir no solamente a nuestros lideres políticos, sino tambien a nuestros líderes religiosos para que paren ya de engañarnos, uniéndose y avocándose a un sistema político injusto, equivocado, servil. Dígale a su pastor, dígale a su sacerdote, dígale a su Presidente, a sus Diputados, a sus alcaldes, exíjales que paren ya de tomarnos el pelo, que no nos traten más como tontos, y que paren de creer que les continuaremos siguiendo con la misma ceguedad con la cual lo hemos hecho en el pasado.
 
Ya basta, ahora sí que nosotros, el pueblo salvadoreño, les diremos a los malacates que se les acabó la fiesta, nosotros mismos, ya que nuestros flamantes gobernantes no tienen la capacidad de hacerlo, les pararemos el carro a los malacates, y se los pararemos en seco.
 
Creo que se nos ha tomado el pelo por suficiente tiempo ya, por éste o por aquel candidato que siempre a representado al mismo sistema político y religioso corrupto. Hemos sido desilusionados sufientes veces, hemos sido encarados vez tras vez con la misma realidad politiquera de salir de un muy mal gobernante a otro peor. Tal y como lo estamos viviendo en el presente. ¿Ejemplos? Por favor no me los pida, los tenemos hasta para regalar y tirar a la garduña.
 
Ese ha sido el círculo vicioso en el que hemos salido a bailar con todos y cada uno de nuestros presidentes que hemos electo en EL Salvador. No nos han dejado nada durante su gestión gubernamental que favoreciera a la mayoría de los habitantes de nuestros país, aparte de más y más y más de la misma miseria. Más corrupción, más robos, más abuso de poder, más mentiras, y cada vez más descaro.
 
Es ridículo, y hasta un crímen, que aquel hombre y mujer que trabajan fuertemente, reciban salarios de hambre y que vivan como esclavos a un sistema déspota, inhumano, salvaje, eso no puede continuar siendo de esa manera. !NO! No pueden seguir nuestra familias viviendo al margen de los beneficios de un buen salario que muy bien se merecen, y que les pertenece.
 
¿De qué le sirve al pueblo salvadoreño que los compadres metan todo el dinero de nuestro pueblo en sus bancos privados? ¿En dónde está el beneficio para nuestra gente? ¿De qué le sirve a nuestros campesinos, y a nuestros profesionales que el Sr. Presidente séa dueño de un montonaso de medios de comunicación si no los pone al servicio del pueblo? ¿De qué le sirve al pueblo que el Sr. Presidente y sus compadres se paseen por el mundo presumiendo de ser el Presidente y hablando del bienestar de un país que no existe más que en su propia imaginación?
Claro, él tiene muy buenos carros, él parrandea a la grande en el extranjero cuando se le pega la gana, él come bien, se rodea y se toma fotos con gente muy importante como el presidente de los EEUU, y gasta y despilfarra el dinero de nuestros pobres cada vez que sale del pais? ¡Todo eso no le sirve de nada al pueblo… de nada!
 
Nuestro pueblo mientras tanto vive dando lástima. Peleando en el centro de la capital por un puesto en la calle para vender sus productos pirateados, comprando y vendiendo ropa de segunda, usada, traída de los EEUU, para comer lo tienen que hacer con uno o dos dólares al día, y ésto, para cubrir las nececidades de una familia completa.
 
Sin tener la menor idea de lo que es la diversión y el sano esparcimiento, ni pensar en salir más que a la vuelta de la casa, si es que tienen casa, porque la mayoría de nuestros hermanos viven en hogares y lugares inapropiados que ni siquiera son de ellos. Por favor, basta ya.
 
Por eso pueblo de EL Salvador es necesario que recuerdes lo que tu constitución política, tu carta magna dice en relación al poder que tú delegas en aquellos que tú eliges para que te gobiernen. Tu constitución dice que tú delegas el poder público, de manera temporal, en el presidente que tú eliges.
 
Y que él está obligado a buscar y dar el bienestar a todos por igual. Aún así, el pueblo salvadoreño nunca a recibido nada del estado, ni de sus instituciones, ni mucho menos de ninguno de los seres humanos que en un momento de la historia patria han ocupado el alto cargo de Presidente de nuestra República.
 
Pero eso sí, cada uno de ellos, de los fulanos que fueron fajados con la banda presidencial y en cuyas manos hemos estado hasta la presente fecha, fueron los únicos que resolvieron su situación personal, la de sus amigotes, compadres y de algunos correligionarios.
 
Por favor, !dejen un pedacito para el pueblo y para sus miserias!... Para ellos sí funcionó, y continúa funcionando el mandato constitucional de luchar por el bienestar. ¿No le parece cruel e inhumano esa realidad que nadie puede negar? O de otra forma dígame, ¿Que piensa usted del Arte de Gobernar en El Salvador?

Chichicaste. El Salvador


Tags: El Salvador, gobernar

Publicado por chichicaste @ 9:30  | Realidades
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 15 de febrero de 2008 | 10:36
ESTO ES LO M?S SINCERO Y REAL QUE HE LEIDO ...

PENSAR, MEDITAR Y DECIR LA VERDAD, QUI?N HA DICHO QU? ES MALO ... ALG?N PASTOR TERRENAL, ALG?N CURA CAT?LICO, JES?S EL HIJO DE DIOS O DIOS MISMO ? NO LO CREO ... TALVEZ ALG?N CURA Y/O PASTOR EVANG?LICO DE LOS RICOS Y DE LOS NO TAN RICOS (GATOS SIRVIENTES ????? O QUE CREEN QUE SON ?????), SON LOS QUE NOS DICEN SUBLIMINALMENTE (PSICOL?GICAMENTE A ESCONDIDAS Y EN VOZ BAJA): HERMANOS, NO PIENSEN ... AGUANTEN TODO ... QUE DIOS HA PUESTO TODAS ESTAS PRUEBAS DE SUFRIMIENTO A SU PUEBLO, ETC. ETC.; PERO ESTOS GRANDES FARISEOS V?BORAS E HIP?CRITAS, NO NOS DICEN, QUE ESTOS PASTORES DE LA ALCURNIA Y MEDIA ALCURNIA EVANG?LICA, S? PUEDEN TENER GOZO TERRENAL: CON BUENA CASA, BUENA COMIDA, BUEN CARRO, BUENOS LUJOS !!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Publicado por elkabr0n
Jueves, 21 de febrero de 2008 | 11:36
Bueno que mas se puede decir, el post y el pensamiento de este se?or lo dice todo. La pregunta del millon es..y perdonen la expresion.
?Que putas mas quieren que aguantemos para volcarnos en la urnas y elegir un nuevo gobierno?

Nuevo gobierno significa, OTRO PARTIDO POLITICO , sinceramente ya NO importa que tipo de partido, lo que si IMPORTA y mucho es que sea OTRO partido.

Hermanos Salvadore?os, tengan la hombria de cambiar esto, esta en sus manos, no en las manos de Dios. Dios NO tiene nada que ver en este tipo de decisiones , somos nosotros los que nos castigamos o nos beneficiamos, nadie mas.

Espero que pronto, pero muy pronto, nos enfrentemos al problema pero nos enfrentemos a resolverlo, no solo a berriar y luego quedar igual de jodidos.

saludos.
cui9q0x6
Publicado por elkabr0n
Jueves, 21 de febrero de 2008 | 11:38
Bueno que mas se puede decir, el post y el pensamiento de este se?or lo dice todo. La pregunta del millon es..y perdonen la expresion.
?Que putas mas quieren que aguantemos para volcarnos en la urnas y elegir un nuevo gobierno?

Nuevo gobierno significa, OTRO PARTIDO POLITICO , sinceramente ya NO importa que tipo de partido, lo que si IMPORTA y mucho es que sea OTRO partido.

Hermanos Salvadore?os, tengan la hombria de cambiar esto, esta en sus manos, no en las manos de Dios. Dios NO tiene nada que ver en este tipo de decisiones , somos nosotros los que nos castigamos o nos beneficiamos, nadie mas.

Espero que pronto, pero muy pronto, nos enfrentemos al problema pero nos enfrentemos a resolverlo, no solo a berriar y luego quedar igual de jodidos.

saludos.
cui9q0x6
Publicado por elkabr0n
Jueves, 21 de febrero de 2008 | 11:38
Bueno que mas se puede decir, el post y el pensamiento de este se?or lo dice todo. La pregunta del millon es..y perdonen la expresion.
?Que putas mas quieren que aguantemos para volcarnos en la urnas y elegir un nuevo gobierno?

Nuevo gobierno significa, OTRO PARTIDO POLITICO , sinceramente ya NO importa que tipo de partido, lo que si IMPORTA y mucho es que sea OTRO partido.

Hermanos Salvadore?os, tengan la hombria de cambiar esto, esta en sus manos, no en las manos de Dios. Dios NO tiene nada que ver en este tipo de decisiones , somos nosotros los que nos castigamos o nos beneficiamos, nadie mas.

Espero que pronto, pero muy pronto, nos enfrentemos al problema pero nos enfrentemos a resolverlo, no solo a berriar y luego quedar igual de jodidos.

saludos.
cui9q0x6