Domingo, 17 de febrero de 2008

Los 13 de Suchitoto: Ley antiterrorista de El Salvador"hecha en EE.UU" en un juego corporativo.

Por Robert Weitzel
Y Meredith DeFrancesco

"Debido a que luchamos contra la privatización del agua, ahora tenemos que luchar en contra de la ley antiterrorista"-- Vicente Vásquez

En 2001 El Salvador sustituyó el colón por el dólar como su moneda nacional.

En 2006 el gobierno de extrema derecha reemplazó la ley de protesta legítima por una legislación antiterrorista inspirada en las leyes de EE.UU.

A cambio, el pueblo salvadoreño está ofreciendo a los estadounidenses una lección objetiva en el valor de nuestra Carta de Derechos cuando el dólar se enfrenta con la disidencia.
 
En la mañana del 2 de julio de 2007, unos 400 salvadoreños que estaban esperando por autobuses para llevarlos a la pequeña ciudad de Suchitoto para asistir a un foro público acerca de la privatización de los servicios de agua fueron acusados de bloquear la carretera y fueron atacados por la policía antidisturbios disparando balas de goma y gases lacrimógenos. Dos mujeres y un hombre fueron detenidos.
 
En la plaza central de Suchitoto, la noticia se extendió entre la multitud que esperaba en la carretera a la caravana de prensa y del presidente Antonio Saca para anunciar "la nueva política de descentralización", un plan considerado por muchos salvadoreños como el primer paso en la privatización de los recursos hídricos de propiedad nacional.

En solidaridad con los manifestantes atacados, la gente comenzó a desplazarse en dirección de la manifestación. Se encontró con la policía apoyada por unidades militares, helicópteros y ametralladoras montadas en vehículos todo terreno, la gente en la primera fila, tratando de evitar más violencia,llamó a la calma y gritó, "estamos desarmados". La brigada antidisturbios respondió adelantándose a la multitud disparando balas de goma y gas lacrimógeno a corta distancia. Muchos salvadoreños fueron heridos por las balas o afectados por el gas. Diez personas fueron detenidas.
 
Oscar Luna, de los Derechos Humanos, habló en contra de la descarada violación de derechos humanos cometidas por la policía y los militares en Suchitoto, declarando, "he podido identificar las siguientes violaciónes de derechos humanos: Uso excesivo de la fuerza, el uso excesivo de las armas, los malos tratos, tratamiento ilegal,actos de tortura, ya que es tortura cuando amenazan con lanzar a alguien desde un helicóptero. Está en contra de todo tipo de convenios y violaciónes a la integridad humana...".
 
Un testigo de la protesta dijo, "Las personas que están creando el terror aquí son de la policía."
 
"Los 13 de Suchitoto", como se conocen a los acusados, fueron inicialmente acusados de desorden público, pero el Fiscal General Garrid Safie incrementó rápidamente los cargos a "Terrorismo" según el "Decreto 108: La Ley Especial Contra Actos de Terrorismo", promulgada en 2006. La Juez [Ana Lucila] Fuentes de Paz ordenó que los 13 de Suchitoto fueran detenidos por tres meses en detención preventiva para permitir tiempo al fiscal para reunir pruebas que respalden la acusación de terrorismo. Liberados a finales de julio en libertad condicional, los acusados todavía enfrentan la posibilidad de 60 años en prisión si son condenados como "terroristas".
 
Amnistía Internacional al escribir en defensa de los 13 de Suchitoto, dijo que "teme que los afectados fueron detenidos para castigarlos por su participación en actos legítimos de protesta y para evitar actos similares en el futuro". Y continuaba,"cualquier cargo que menoscaba el ejercicio legítimo de los derechos fundamentales debe suprimirse. . .. "
 
El destino de los 13 de Suchitoto debería ser de particular interés para los estadounidenses que valoran el derecho legal a la disidencia y la libertad de expresión.El Decreto 108 de El Salvador no solo fue copiado de la PATRIOT ACT de EEUU, sino que la imprecisión y la ambigüedad de su lenguaje rivaliza por el usado en la ley de EEUU acerca de la prevención del terrorismo pasada por la Casa de Representantes en Diciembre de 2007 por 404-6 votos y que en la ctualidad está siendo considerada en el Senado. El lenguaje de la legislación de lucha contra el terrorismo en ambos países ha sido elaborado de manera servil hacia el poder corporativo, de tal modo que la disidencia protegida por la Constitución, puede ser perseguida acusada como actos de terrorismo y dar lugar a penas draconianas.
 
El gobierno de extrema derecha de El Salvador tiene estrechos vínculos con la administración Bush. Con la presión y apoyo de sus amigos en la Oficina Oval de la Casa Blanca, el president Saca fue capaz de implementar el CAFTA(Tratado de Libre Comercio de Centro América) en marzo de 2006. Los críticos del CAFTA dicen que no fue ninguna coincidencia que la legislación contra el terrorismo fue promulgada seis meses después, un acontecimiento elogiado por el Embajador de los Estados Unidos en El Salvador como prueba de que los dos países son socios en la guerra contra el terrorismo. O, puesto con más cinismo, asociados con las empresas multinacionales cuyos intereses, tanto el Decreto 108 como la ley estadounidense Ley de Prevención del Terrorismo pretenden proteger.
 
Lorena Martínez, una de las 13 de Suchitoto y presidente de CRIPDES, la Asociación de Comunidades Rurales para el Desarrollo de El Salvador, la principal organización de la coordinación del foro de Suchitoto, dijo que con la aprobación del Decreto 108 "el gobierno quiere establecer un precedente para las organizaciones del movimiento social, en especial las organizaciones que han sido muy visibles en la protesta en contra de lo que el gobierno ha estado haciendo. . . CRIPDES y otras organizaciones estaban firmemente en contra de los acuerdos de libre comercio, en contra de los intereses de las empresas multinacionales."
 
El 8 de febrero el Fiscal General Safie rebajó la acusación de terrorismo por la de desorden público. Los 13 de Suchitoto todavía se enfrentan hasta cuatro años de prisión si son condenados.Los abogados de la defensa y los líderes del movimiento social dicen que tanto la acusación de terrorismo como la de desorden público son para criminalizar la protesta social.
 
Cualquiera que sea la acusación, el Decreto 108 ha logrado lo que el Presidente Saca, el Presidente Bush y sus socios corporativos multinacionales querían. Ha infundido temor y duda en la mente de los ciudadanos cuyo derecho a la libertad de expresión y la disidencia son derechos inalienables garantizados por sus respectivas constituciones. En definitiva, se trata de aterrorizar a los ciudadanos y silenciarlos.
 
Aquellos de nosotros al norte del Río Bravo, que confiamos en la ley de derechos de la Constitución, puede tomar fría comodidad en el hecho de que cuarenta y dos senadores enviaron una carta al Presidente Saca el pasado mes de julio en relación con los cargos presentados contra los 13 de Suchitoto. Ellos escribieron: "Es difícil imaginar que tales actos podrían constituir terrorismo ".
 
Es de esperar que estos mismos senadores recuerden a los 13 de Suchitoto cuando sea su turno cuando voten por la la ley de prevención del Terrorismo y Radicalización, que ha sido escrita como el decreto 108 de El Salvador para proteger al dólar corporativo y perseguir la protesta legal.
 
Robert Weitzel es un escritor y editor colaborador de Medios Con Conciencia. Sus escritos aparecen regularmente en Capital Times, en Madison, WI. El ha publicado en el Milwaukee Journal Sentinel, Skeptic Magazine, Freethought Hoy, y en sitios web.

Meredith DeFrancesco es una periodista freelance de radio semanal cuyo Radio Active Programa es escuchado en WERU 88,9 FM, Blue Hill, Maine. Viajó a El Salvador en Enero de 2008 con la delegación de los Derechos Humanos de EEUU.

Chichicaste. El Salvador


Tags: Represión, derechos civiles, derechos humanos.

Publicado por emiliocandido @ 9:41  | PRESOS POL?TICOS
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Domingo, 11 de octubre de 2009 | 14:32
como puede ser que despues de haber sufrido tanto por la guerra todavia existan personas tratando de revivir tragedias similares porque tratar de seguir en lo mismo y aprender de errores del pasado que no son la solucion a los problemas hay cosas que se arreglan hablando no incitando violencia.Gestos con las manos