Jueves, 21 de febrero de 2008
La IDHUCA, se ha pronunciado contra las agresiones represivas que los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) llevaron a cabo para dañar la integridad física y moral de los estudiantes del centro educativo Doctor Humberto Romero Alvergue.

Apoyamos la postura que ellos han tomado en su comunicado. Lo mismo que apoyamos la postura de la Procuradoria en Defenza de los Derechos Humanos, (PDDH).

Sin embargo deseamos cuestionar el hecho de que la IDHUCA, como institución que se ha comprometido a buscar la manera de educar a los miembros de la policía con la finalidad de “humanizar” sus labores no esta dando los resultados que se buscan.

La IDHUCA ha dado al parecer cursillos de derechos humanos a los miembros de la policía, sin embargo, los recientes sucesos represivos en contra del alumnado de la escuela Humberto Romero Alvergue nos indica que la iniciativa de la IDHUCA para civilizar a una instituciones policial no ha funcionado. Posiblemente si haya funcionado para mejorar la imagen superficial que la Policía Nacional Civil busca a nivel internacional, cuando una institución independiente perteneciente al campo de los derechos humanos le de respaldo para que los miembros de la policía un poco sobre lo que el respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, el nivel de desconfianza que la población salvadoreña posee en cuanto a la PNC no ha cambiado.  Una encuesta hecha por la UCA arroja datos referentes a la falta de confianza que posee la población en cuanto a la labor policial.

Por supuesto en nuestro que no responsabilizamos a la IDHUCA sobre la brutalidad de los miembros de la Policía Nacional Civil, pero nos preguntamos lo siguiente:

¿Esas programas de capacitación en Academia Internacional para el Fortalecimiento de la Ley (ILEA) están dando los resultados que se buscan?

¿No será que la ILEA instrumentaliza la figurada independencia de un organismo que trabaja para la protección de los derechos humanos?

¿Tomarán en cuenta la IDHUCA el hecho de que la ILEA esta produciendo miembros de la policía que no toman en cuenta el respeto a los derechos humanos aun cuando se les capacita?

Por mucho que la IDHUCA justifique el papel de la ILEA en nuestro país, y quiera trabajar con ellos para que los miembros de la Academia Internacional para el Fortalecimiento de la Ley (ILEA) los miembros de la Policía Nacional Civil no cumplen nunca el estandar como institución para velar por los derechos civiles que cada salvadoreño posee al nacer en el país, contrario a esto, ellos, los miembros de la Policía Nacional Civil al actuar de forma brutal contra los estudiantes de la escuela Romeo Albergue, han violado la ley, el respeto, la integridad física y moral, los derechos humanos mismos que a ellos les pertenece.

Y esta no es la primera vez que se denuncia actos de este tipo, donde miembros de la policía han obrado afuera del margen de la ley y en perjuicio de la población civil. En otras ocasiones la Procuraduría De Los Derechos Humanos en El Salvador ha denunciado a los miembros de la PNC por vincularse a grupos de sicarios en hechos de tortura y asesinatos. 
El pronunciarse en contra de los atropellos que los miembros de la policía han llevado en contra del estudiantado de la escuela Romero Alvergue es importante, pero también es importante que los señores de la IDHUCA no se laven las manos y se escondan detrás de este pronunciamiento y se cuestione por igual el papel que ellos poseen como institución al haber escogido una ruta que en cierta manera rompe con la tradición de independencia que ellos poseían anteriormente. Al haber entrado al proceso para dar capacitaciones a los miembros de la ILEA, sepan evaluar de forma honesta su papel como institución que vela por el respeto a los derechos humanos, y comprendan que estas evaluaciones son de gran importancia para la población salvadoreña pues en todo caso los resultados de estas capacitaciones hablan por si mismas.

Saber a través de las evaluaciones hechas, reflexionar sobre el carácter real que posee la ILEA en El Salvador, porque hasta la fecha la naturaleza de la policía se ha deteriorado mucho mas de estos sucesos.

Comprender que dentro de ese campo no bastan capacitaciones a sus miembros para que la ILEA mantenga un rostro superficial a nivel internacional solo por el hecho de tener el respaldo de una institución al servicio de los derechos humanos.

Entender que las razones por las que los miembros de la policía actúan de forma impune, para llevar a cabo estos hechos, es porque al final su tradición como institución al servicio de la seguridad pública no ha sido una de sus labores principales, pues el nivel de decisiones del gobierno es mantener un clima que genera terror y desconfianza por el típico uso de la brutalidad que caracteriza a la PNC, y que muchas veces son los encargados de dar ordenes los que promueven el uso de la brutalidad y la fuerza para actuar en contra de cualquier derecho humano que la población posea.

Si la IDHUCA no evalúa los resultados de su trabajo esta condenada como institución, a convertirse en otro instrumento y proyecto fracasado que no contribuye al desarrollo en el campo de los derechos humanos. Quedando solo como un adorno a los miembros de la policía que llevan en sus cuadernos las notas de miles de capacitaciones y sus títulos, mientras reprimen de forma indiscriminada a la población salvadoreña, que no ve que a estos les hayan comprendido las lecciones de la escuela de la IDHUCA, actuando con impunidad afuera del margen de la ley con un icono en sus hombros que indique que son miembros que respetan la ley y sus derechos pero su autoridad esta encima de todas estas cátedras impartidas y sus figuras decorativas..

Regresamos de nuevo a estos cuestionamientos:

¿Esas programas de capacitación en Academia Internacional para el Fortalecimiento de la Ley (ILEA) están dando los resultados que se buscan?

¿No será que la ILEA instrumentaliza la figurada independencia de un organismo que trabaja para la protección de los derechos humanos?

¿Tomarán en cuenta la IDHUCA el hecho de que la ILEA esta produciendo miembros de la policía que no toman en cuenta el respeto a los derechos humanos aun cuando se les capacita?

Al parecer los miembros de la Policía Nacional Civil han aplazado la materia de Derechos Humanos, sus catedráticos deberían ser honestos para sacarlos de la escuela...

¿o será que los maestros no han entendido la materia en el contexto de la realidad salvadoreña en la que sus alumnos les han tomado el pelo?


Comunicado caso complejo educativo Doctor Humberto Romero Alvergue


El pasado viernes 15 de febrero, agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) ingresaron al Complejo Educativo Doctor “Humberto Romero Alvergue” de San Salvador a capturar al padre de un estudiante sin explicación alguna. Tras forcejear y no poder someterlo, solicitaron refuerzos. Así llegaron al lugar veinte policías del Sistema de Emergencia 911, que procedieron a agredir al alumnado que grababa los incidentes. Al menos cincuenta y seis muchachas y muchachos resultaron afectados; seis con serias con lesiones físicas.

Ante semejantes sucesos, las Defensorías de la Niñez y de la Adolescencia de los distritos uno y cinco de San Salvador, la Coalición Centroamericana para la Prevención de la Violencia Juvenil, y el Instituto de Derechos Humanos de la UCA,

DEMANDAN A LA PNC:

1.Adoptar las medidas necesarias para sentar un precedente y evitar que este tipo de hechos se repita, investigando y castigando a los responsables en este caso.

2.Analizar sus patrones de conducta y la formación de sus miembros. La Inspectoría General de la misma, por su lado, debe vigilar y controlar el accionar del cuerpo investigando y deduciendo responsabilidades en los niveles superiores. Lo anterior, porque la actuación antes referida no sólo es otra arista de la brutalidad y el mal procedimiento policial, sino también de la práctica sistemática de acoso y abuso contra jóvenes en el país. Por eso, para corregir de fondo tal situación, no basta con sancionar a unos cuantos policías culpables directos en este caso.

3.Retomar su función de proteger y garantizar los derechos humanos. Preocupan los retrocesos en esta materia señalados por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, donde han aumentado las denuncias contra agentes. De eso dan cuenta sus intervenciones ante protestas como las del año pasado en el centro de San Salvador, Suchitoto y Cutumay Camones. Lamentablemente, cada vez más están quedando grabados en la retina de la población actos de brutalidad como el que provocó la muerte de un joven agricultor, el reportero televisivo pateado, y los tratos crueles inhumanos y degradantes por los que fue condenado en el 2007 el subinspector Edwin Arnoldo Guevara Henríquez. A esta lista habría que agregar los señalamientos contra miembros del cuerpo policial involucrados en sicariato.


4.Un actuar acorde a los estándares internacionales. En el presente caso, no se agotó el recurso del diálogo ni se adoptaron las medidas necesarias para garantizar la seguridad e integridad física y emocional del alumnado y el personal docente del plantel. Al respecto, el cuarto principio básico sobre el empleo de la fuerza y armas de fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, aprobados por las  Naciones Unidas en 1990, señala que “en el desempeño de sus funciones, utilizarán en la medida de lo posible medios no violentos antes de recurrir al empleo de la fuerza y de armas de fuego”.


5.Cesar la hostilidad, el acoso y otros atropellos contra la juventud salvadoreña que afectan sobre todo a la de menos recursos económicos. Tradicionalmente este sector poblacional ha sido sometido a la violencia y la violación de sus derechos humanos; en muchas ocasiones, sus agresores son agentes policiales. Tal situación se ha agudizado tras el impulso de los planes Mano Dura y Súper Mano Dura, mediante los cuales la han criminalizado.


Por último, las Defensorías de la Niñez y de la Adolescencia de los distritos uno y cinco de San Salvador, la Coalición Centroamericana para la Prevención de la Violencia Juvenil y el Instituto de Derechos Humanos de la UCA, urgen a la sociedad en general a denunciar este tipo de hechos en las instituciones estatales y sociales pertinentes para evitar que la PNC se siga desnaturalizando y se acerque más a los terrenos peligrosos donde se movieron la Policía Nacional, la Policía de Hacienda y la Guardia Nacional.


San Salvador, 20 de febrero del 2008.

           Enlaces Importantes:
Chichicaste. El Salvador

Tags: El Salvador, IDHUCA, Represión Policial

Publicado por chichicaste @ 7:16  | Realidades
Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 11 de agosto de 2008 | 10:22
Por favor, si se est? hablando de la Policia Nacional Civil, que se puede esperar viniendo de un
grupo de sicarios que mas de alguna vez se les ha visto obrar mal, est? el punto de tapar su numero de placa para no ser denunciados.

Sinceramente, estas situaciones no deberian de extra?erse un pais como el nuestro, donde la poblacion salvadore?a se encuentra a la merced de una inconpetencia policial que podria llevar a la muerte a cualquier Salvadore?o... lamentable pero cierto
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 17 de octubre de 2012 | 22:16

Cuando situaciones como esta se dan, es que no existe en las instituciones educativas un sistema de solucion de conflictos, en la misma institucion se violenta los derechos del toda la comunidad educativa y no existe una relacion reciproca con las instituciones que pueden ayudar a solventar dicha problematica; es ahi en donde una de las partes involucradas no halla como solucionarlo y utiliza la fuerza para detener o calmar la situcion

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 17 de octubre de 2012 | 22:18

No estoy diciendo con esto que estoy de acuerdo, pero la sociedad refleja la conducta que observa, para poner un ejemplo:

los diputados solucionan las situaciones tirandose habladas, ofendiendose y buscando como ganar mas dinero,

los/as directores/as de los centro educativos no ejecutan proyectos funcionales para poder soventar estas situaciones y son los que mas violan los derechos de docentes, educandos y padres de familia; ¿quien les dice algo? nadie

sino digame como es que la directora de esa institucion esta en el puesto, sin someterse a ningun concurso, ya que yo conozco quien gano la direccion el año pasado.

Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 17 de octubre de 2012 | 22:20

los jovenes o educandos aprenden de lo que nosotros los adultos y profesionales reflejamos y le dan solucion a las situaciones como han sido enseyados. Algunos policias toman tanbien atribuciones sin pensar y actuan de acuerdo al momento y cpmeten los grandes de violentar los derechos. entonces dedusco que aqui es un pais en donde cualquien funcionario o empleado publico que tiene un poquito de poder, cuello y dinero vilente los derechos que el quiera y llevarse entre las patas a las personas o jovenes sin ser llevados a tela de juicio. Que Dios nos ilumine para poder vivir en paz en esta sociedad en la que cualquiera viola los derechos de todos/as.