Mi?rcoles, 27 de febrero de 2008
¡Alas!
¿Quién tendrá esas alas para alzar al pueblo al vuelo?


En la noche cayó la cumbre,
por el hambre que pervive.
Desde ahí donde el mar nunca escucha
por no ser tan azul lo diáfano en lo horrendo,
porque si no hay pan en la boca del pobre
¡no hay mar, ni viento, ni es bienvenido el cielo!...

¡Cumbres del dinero, malditas cumbres,
pues miran desde abajo
creyendo estar en cimas o brillantes miradores.!


¡Pensando ser tan grandes los enanos, no llegan a ser hombres!
cuando no sienten la carne son ciegos sus albores.

Mordiendo incesantemente a los descalzos;
se mofan las estrofas gozando en sus egoístas apetencias,
se hunden mas abajo de lo bajo
egos que se pierden creyendo llegar a lumbres
caen de cara lentamente en el lodo.

¡Cumbres del dinero, malditas cumbres,
se revuelcan desde abajo
creyendo estar en cimas o brillantes miradores.!


Nadie ha visto cosas nada dulces,
cuando suele verse morir en llanto a las madres
en el sentir al vender su cuerpo
al no abandonar al hijo en el morir
y darlo todo, justo por un plato de comida.

Si no brota el agua para un todo,
no hay remanso despejado;
ni orillas de acercamientos
al no haber luz no hay razón para beber el brillo.

Creer escuchar mitos en las lomas
es inventar jardines en lo etéreo,
olvidar los horripilantes gritos de indigentes
que lamentan el subir la cuesta agonizando en el intento;
es ser indiferente, cantar a ojos de animales
con fiebre extraña en mente es perderse al inventar trinos en ocaso.

¡Cumbres, malditas cumbres,
creyendo levitar en altas cimas
se olvidan de la miseria humana!


¡Alas!
¿Quién tuviera tendrá esas alas para alzar al pueblo al vuelo?

Es mejor que todos coloquen pies en barro y tierra
alcen puños para conquistar los sueños,
y desde arriba en el proceso, contemplar lo superado:
- invisibles versos de inexistentes miradores.


Chichicaste. El Salvador
Publicado por Alfarero. @ 10:05  | Literarte
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios