Mi?rcoles, 19 de marzo de 2008
Después de ser escuchados los argumentos legales presentados por Petróleos de Venezuela, el Tribunal Superior de Inglaterra y Gales, decidió rechazar la petición de la Exxon para congelar 12 mil millones de dólares de activos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA)

"He concluido que la orden judicial (...) debería ser anulada", dictaminó el magistrado Paul Walker.

Los medios de comunicación Inglesa que cubrieron la noticia, le dieron covertura mediática de un día, en otro medios ni se le dio la importancia, la derrota parece avergonzar al gremio de políticos que trataron de instrumentalizar la ley, con propositos ajenos a los mecanismos de justicia.

A quién interesa si Venezuela lograra una victoria juridica a nivel internacional? Se impone un precedente, indicando que los favoritismos y dominios políticos de la administración de la Casa Blanca, son obsoletos en países donde no imponen sus alegatos e injusticia a la fuerza. Posiblemente solamente le interese al pueblo de Venezuela que logró derrotar a una corporativa en el campo legal para demostrar la ilegalidad de esa solicitid en contra de los intereses económicos propios del pueblo Venezolano, y sin embargo el resultado puede ser aplicable por otros países si estos fueran atacados de la misma manera.

Mientras el ministro de Energía y Minas y presidente de PDVSA, manifestaba con alegría que habían derrotado a la Exxon Mobil en el tribunal de Londres, los representantes legales de la Exxon, mantuvieron y siguen manteniendo silencio ante el resultado en su contra.

A ese silencio se han sumado los medios de comunicación para no amplificar los resultados dados a conocer el día martes 18 de marzo, casi como cómplices del silencio que la Exxon necesita para no perfilar una mala imagen.
La Casa Blanca parece haber tenido un lapso de mutismo perenne ante el revés político que habían lanzado en esa ofensiva para atacar la economía Venezolana. Las presiones políticas no tuvieron efectos de influencia en el Tribunal Superior de Inglaterra y el tribunal no pudo ser instrumento de la política de la administración Bush, ni de la empresa Exxon que buscaban congelar los activos de la estatal Petróleos de Venezuela.

Quizás aun no se recuperan del baldazo de agua fría recibido en Inglaterra.  Parecen estar ahogados dentro del agua, suplicando clemencia al Primer Ministro Británico, Gordon Brown, para que este influya en la siguiente etapa para contra atacar los intereses económicos de Venezuela. La Casa Blanca debe añorar los años de apoyo de Tony Blair quien ahora devenga sueldos de mas de dos millones de dólares por sus servicios prestados para involucrar al Reino Unido en la invasión de Irak.
Mientras en Venezuela se celebra la justicia, al otro lado del tablero el silencio aparente de las corporativas y los políticos figura como una estrategia en ese mismo plano, posible preparación para otro contra ataque. Para ellos la justicia es un estorbo que los medios de comunicación parecieran no darle el crédito que se merece. Algunas veces, el derecho internacional esta por encima de los intereses de grupusculos y cúpulas políticas  del imperio.

Pero la justicia debe ser celebrada.
- Les guste o no les guste.



Chichicaste. El Salvador




Tags: Mentiras y medios, Venezuela, silencio mediático

Publicado por Tepez @ 11:51  | Mentiras y Medios
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios