Jueves, 20 de marzo de 2008

A qué responde la ofensiva mediática de Pacific Rim*

La millonaria campaña mediática que en forma anónima impulsa la empresa canadiense Pacific Rim, en la que promueve la explotación minera, surge inmediatamente después de varios acontecimientos políticos contrarios a sus intenciones de impulsar la extracción de minerales preciosos en Cabañas y el resto de la zona norte.

El primero es la denuncia de los peligros que representan estos proyectos para el país, planteada por el arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, al Papa Benedicto XVI en el informe presentado durante su reciente visita “Ad Limina”.

El dirigente católico viajó a el Vaticano acompañado del resto de miembros de la Conferencia Episcopal de El Salvador (CEDES) e informó al Papa que la amenaza de la minería es uno de los problemas más preocupantes del país, como la violencia y la pobreza.

 El segundo es la falta de aprobación de la nueva ley de minería elaborada por Pacific Rim y presentada al Parlamento por diputados del PCN, aun cuando la Comisión “Ad Hoc” había previsto hacerlo antes que “iniciara la campaña electoral”.

El rechazo de la jerarquía eclesial y de la Comisión Nacional de Desarrollo (CND), la resistencia comunitaria creciente, la indecisión en el Ejecutivo y el temor al inminente costo electoral impiden a la derecha legislativa “cumplir sus compromisos” con Pacific Rim.

Y el tercero son las declaraciones del Presidente Elías Antonio Saca, en las que duda de la conveniencia de permitir la explotación minera.

Aunque sus afirmaciones fueron manipuladas por un diario de extrema derecha para hacer creer que el mandatario está a favor de la extracción de metales, Saca planteó la necesidad de efectuar un estudio estratégico de los impactos ambientales, económicos y sociales.

Ante estos hechos, Pacific Rim responde con una ofensiva mediática que confirma su pobreza de argumentos.

Eso demuestra cuando reclama al Ejecutivo y al Congreso salvadoreño diciendo que Estados Unidos, Cuba, Australia, Venezuela, Canadá, Chile y Nicaragua permiten la minería, sin desmentir los argumentos de la CEDES, CND y de la Mesa Nacional frente a la Minería ni despejar las dudas del gobierno.

¿Qué nos importa que esos países se arriesguen impulsando la minería metálica, si cada país es libre de decidir sobre sus recursos minerales? ¿Por qué Pacific Rim presiona con un argumento tan impertinente, como si todos los países tuvieran las mismas características poblacionales, territoriales, hídricas y geológicas?

En los países aludidos irrespetuosamente por Pacific Rim, su amplitud territorial absorbe algunos daños ambientales, su baja densidad poblacional reduce el número de enfermos y muertos, su institucionalidad garantiza controles efectivos y su alta productividad en la industria y otras áreas económicas compensan los costos en la agricultura, ganadería, pesca y turismo.

Aún así, invierten cada año millones de dólares para mitigar los impactos negativos.

¿Por qué Pacific Rim trata al gobierno, al pueblo y a la iglesia salvadoreña como retrasados mentales, capaces de creer que la minera, por ser viable en otros países, lo es también en El Salvador con sus aproximadamente 20 mil kilómetros cuadrados, graves problemas hídricos, densidad poblacional que ronda los 300 habitantes por kilómetro cuadrado y con su débil institucionalidad y respeto de la Ley?

¿Piensan los señores de Pacific Rim que se han olvidado sus declaraciones donde reconocieron que el gobierno salvadoreño, a través del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, es incapaz de monitorear las actividades mineras? ¿Creen los representantes de la empresa canadiense que el gobierno y la población ignoran los perjuicios de la antigua explotación minera en la región nororiental del país?

Pacific Rimtambién ofende la inteligencia y el sentido común de los salvadoreños cuando inventa una “encuesta” que busca responder al reciente sondeo de opinión de la UCA que demuestra que la mayoría de la población de la zona norte rechaza la minería de metales preciosos y forma una “mesa nacional por la minería verde” para tratar de contrarrestar el trabajo de la Mesa Nacional frente a la Minería que aglutina a las comunidades y organizaciones ciudadanas que resisten a estos proyectos de muerte.

Al cierre de este artículo, Pacific Rim intentaba ocultar los daños y contener el enojo de 300 pobladores de los caseríos El Palmito y Chacalín, en San Isidro (Cabañas),cuyos vertientes de agua están secándose, debido a las exploraciones mineras que actualmente realiza. Con todo esto, el gobierno y el pueblo salvadoreño ¿seguiremos permitiendo la ofensiva propaganda anónima Pacific Rim o decidiremos que se vaya de nuestro país?.

*Equipo de comunicaciones de la Mesa Nacionalfrente a la Minería

Tomado de El Colalino



Chichicaste. El Salvador





Tags: El Salvador, Ecología, Destrucción Ambiental, Pacific Rim

Publicado por chichicaste @ 4:44  | Ecolog?a
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios