Jueves, 20 de marzo de 2008
En recientes estudios realizados por Universidad Centroamericana José Simeón Cañas se ha revelado que El Salvador lidera en la tasa de homicidios. Cifras que aparecen indicar que el nivel de muertos diarios solo pueden suceder en países en estado de guerra. Convirtiendo al país en el segundo solamente superado por Colombia.

Las cifras oficiales indican que el número de asesinatos en el año 2007 fue de 3,500.

De acuerdo a María Santa Cruz Giral, la tasa de homicidios alcanza en algunos momentos la cifra de 100 muertes por cada 100 mil personas, encima del promedio mundial de 14 muertes por cada cien Mil.

Santa Cruz afirma que las actitudes y normas originadas en los patrones culturales conjuntamente con la falta de confianza en las instituciones influye en buena parte la violencia ya que los ciudadanos actúan para defenderse. Posiblemente la falta de confianza en las instituciones de la PCN genere que la gente tome la ley en sus manos.

Lo que significa que las políticas incorporadas por los gobiernos de ARENA, tales como “Mano Dura”, “Mano superdura” no han funcionado. Rodrigo Avila ex director de la policía no pudo con los niveles de violencia cuando estuvo a cargo de la PNC.

La falta de un programa para erradicar la violencia ha originado que muchos de los ciudadanos salvadoreños prefieran obtener un arma para defenderse de la delincuencia y la extorsión que crea un clima de inseguridad por la falta de una institución policial que ataque la raíz del problema.

Algunas alcaldías y municipios controlados por el FMLN, tal como San Martín han podido reducir los niveles de violencia localmente, al introducir prohibiciones para portar armas, de esa manera los índices de homicidios en esos municipios se han reducido en un 35%. Pero esta medida no ha sido establecida a nivel nacional y en otras localidades los niveles de violencia se han disparado de forma exagerada.

Aunado a esto las víctimas de las agresiones prefieren no denunciar hechos de violencia, ya que la policía no ofrece protección alguna y los tribunales muchas veces dejan ir a los criminales. Agregado a esto, los bajos sueldos que reciben los miembros de la policía genera que algunos de estos se conviertan en parte de los mismos grupos criminales para cobrar las cuotas por medio de la extorsión.

En algunos casos crímenes políticos no son investigados y la policía sin hacer investigación alguna sobre estos hechos indica que estos no son de índole política si no producto de la delincuencia que ahora reina en el país.

Ese mismo clima que obliga a miles de salvadoreños y salvadoreñas a huir del país cuando los criminales amenazan la integridad física y moral de los salvadoreños que a diario tienen que pagar impuestos o cuotas a los grupos organizados para salvaguardar sus propias vidas, el no hacerlo supone la muerte.

Bien podría decirse que en parte este mismo ambiente de violencia sirve para crear el clima perfecto para crear el terrorismo de estado, ya que de parte de los gobiernos que han estado en el poder no han actuado de forma inteligente para erradicarlo.
La perdida de vidas son costos altos en un país que hoy sufre el flagelo de inseguridad aunado a un clima de miseria que lo castiga para que no resurja ni supere sus problemas sociales.
 


Chichicaste. El Salvador




Tags: El Salvador, violencia, Crímenes, desconfianza ciudadana

Publicado por chichicaste @ 6:10  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios