Lunes, 31 de marzo de 2008
USA The great depressionPor David Urbome en New York.

Los cupones de comida son símbolos de pobreza en los Estados Unidos. En la era del quiebre crediticio, un insuperable número de 28 millones de estadounidenses son ahora dependientes de estos para sobrevivir – un signo seguro de que el país mas rico del mundo enfrenta una crisis económica.

Sabíamos que las cosas estaban mal en Wall Street, pero en las calles principales podría ser peor. Alarmantes Estadísticas muestran que la nueva recesión económica acecha a los Estados Unidos, un gran número de familias estadounidenses dependerán dentro de poco de cupones de comida para alimentarse a si mismos y a sus familias.

Asi empiezan los titulares del periodico The independent. La Gran Depresión.

El corresponsal de The independent, Dabid Urbome, explora en su articulo, las deprimentes proyecciones hechas por la Oficina Presupuestaria del Congreso en Washington sugieren que en el ejercicio económico que empieza en octubre, 28 millones de personas en los EEUU estarán utilizando cupones de alimentos del gobierno para comprar comestibles esenciales, el nivel más alto desde que el programa de ayuda alimenticia fue introducido en los años sesenta.

Agregado a esto, David Urbome menciona, el incremento – de 26,5 millones en 2007 – es debido en parte a los recientes esfuerzos de aumentar el conocimiento público sobre el programa y también a un cambio de cupones de papel por tarjetas de débito electrónicas. Pero sobre todo son las presiones  ejercidas sobre los estadounidenses por una economía que es de repente acosada por problemas. Albergando ejecuciones hipotecarias, acelerando pérdidas de trabajos y rápido-aumento de precios que se añade a todo un apretón.  En  otras palabras  la economłia  estadounidense esta  afectando  a los mas  vulnerables.

En el mismo articulo, de The Independt, se obeserva el dilema, lo dramático lo que es casi como un simbolo de decaimiento en la depresión economica que ha caido el país del Norte, para mostrar  lo emblemático de la baja hasta ahora ha sido el desfile de casas embargadas en juicios hipotecarios a través de todo el país, y la miríada de familias separadas de sus hogares. Pero ahora la crisis empieza a golpear el intestino del país. Conseguir alimento para llevarlo a la mesa es un desafío que muchos estadounidenses encuentran duro de enfrentar. Como barómetro de la salud económica del país, el uso de cupón de alimentos no puede es perfecto. Lo que añade es lo ciertamente dice una historia.

De acuerdo al articulo publicado esta semana, Michigan ha estado en su propia mini-recesión por años al desplomarse su base industrial, especialmente en la industria automovilística, donde ha mostrado cada vez mayor nivel de desempleo. Hoy día, uno de cada ocho residentes del estado está sobreviviendo con cupones de alimento, la cifra dobla el nivel del año 2000. "Vemos un aumento dramático en los últimos años, pero también vemos que está incrementando más en los últimos meses," Maureen Sorbet, la portavoz del el programa en el estado de Michigan, dijo. "Ha estado aumentando constantemente. Sin el programa, algunas familias con niños no podrían continuar". Es muy interesante observar el decaimiento entonces de la industria, un sector abandonado lo cual ha incrementado el nivel de desempleo.

El analisis de esta publicación menciona la tendencia no es restringida a esas regiones. Cuarenta estados reportan aumentos en aplicaciones para cupones, actualmente las tarjetas electrónicas son recargadas automáticamente una vez al mes por el gobierno y son cambiadas en los supermercados desde el mes de diciembre del 2006. Al lo menos seis estados, incluyendo la Florida, Arizona y Maryland, han tenido un aumento del 10 por ciento desde el año pasado. La crisis ya es grave y se expande en muchas regiones del territorio estadounidense.

Para muestra un boton, de acuerdo al articulo, en Rhode Island, el segmento de la población que vive con cupones de alimentos ha aumentado en un 18 por ciento en dos años. El programa del alimento empezó hace 40 años cuando el hambre era todavía un hecho diario de la vida para muchos estadounidenses. El intercambio reciente de cupones de papel al sistema plástico de la tarjeta ha ayudado a quitar parte del estigma asociado con el programa de cupón de alimentos. Con la tarjeta se puede hacer el intercambio tan fácilmente como con una tarjeta de débito bancaria. Para calificar para las tarjetas, los estadounidenses no tienen que ser exactamente limosneros. El programa está disponible para personas cuyos ingresos están justo encima de la linea de pobreza oficial. Para Hubert Liepnieks, la tarjeta es una cuerda salvavidas que él no puede permitirse perder. Apenas ha salido de prisión, duerme por las noches en los refugios de Manhattan y utiliza la tarjeta en un supermercado de Morgan William al Este de la Calle 23. Ayer, él y su prometida, Christine Schultz, que está en una silla de ruedas, compartió un plátano y una taza de café comprados con los 82 centavos que poseía la tarjeta. Grave situación para los indigentes.

El artículo de The independent, menciona una historia triste: "Ellos la deben recargar en los próximos tres o cuatro días," Liepnieks admite. A veces, él y los amigos negocian con los dueños de las tiendas más pequeñas de verduras para comerciar el valor de sus tarjetas por dinero en efectivo, aunque sea ilegal. "se puede hacer. Yo obtengo 7 dolares de 10 dolares." En otras palabras ni siquiera esa ayuda alcanza.

Por el lado de los encargados de las tiendas David Urbome menciona el punto de vista de estos: David Richard Enright, el administrador en este Morgan William, dice que el número de clientes con cupones de alimentos han sido constantes pero espera que eso suba pronto. "En esta localidad, la gente que vive con cupones en su mayor parte son ancianos y personas jubiladas de los trabajos de la ciudad". El dinero del cupón de alimentos fue diseñado para complementar lo qué las personas podrían comprar antes de cubrir todos los costos de un comestibles familiares. El problema ahora, señala el Señor Enright, es el el aumento de los los precios lo cual aprieta el valor de los beneficios. Ganancia o perdida? quien sabe que no come.

Las festividades han sido afectadas, el dia de San Patricio o sant Patrick Day, es una celebración Irlandese, David Urbome  escribe lo siguiente acerca de lo sucedido:"El pasado día de San Patricio, nosotros estábamos vendiendo el pan irlandés de soda por $1,99. Este año cuesta $2,99. Los precios van para arriba en espiral, ésto a causa del costo del combustible para transportar los alimentos hacia la ciudad y a causa de precios de materias primas. Las personas se quejan, pero les digo a ellos la culpa no es mía que todo está mas caro".

Que dice David Urbome  acerca de las autoridades encargadas, el siguiente parrafo incluye tambien la postura de las instituciones gubernamentales: El Departamento de Agricultura de Estados Unidos indicó que el costo de alimentar una familia de bajos-recursos de cuatro personas ha subido en un 6 por ciento en 12 meses. "El valor de los cupones de alimentos por hogar no se ha incrementado como el costo de los alimentos," Dayna Ballantyne, quien administra un puerto de alimentos en Moines D, Iowa. dice "Nuestros clientes se dan cuenta que no pueden comprar alimentos como antes lo hacían".

Sin faltar por supuesto las estadisticas, David Urbome  nos muestra las proyecciones de las próximas cifras de trabajo, que serán dados a conocer este viernes, probablemente muestren la perdida de otros 50.000 trabajos que fueron perdidos por todo el país en el mes de marzo, y la subida del índice de desempleo quizás sea de un 5 por ciento. Y asi termina el articulo publicado esta semana en The Independent. La gran depresión en Estados Unidos es una realidad.

Ver Fuente original: USA 2008: The Great Depression



Chichicaste. El Salvador



Tags: USA, Gran Depresión, Cupones Alimenticios

Comentarios