Mi?rcoles, 16 de abril de 2008
El siguiente artículo proveniente de una nota de prensa de Oxfam publicado el día lunes 14 de este mismo mes, nos da una leve idea de lo que se esta tratando en los acuerdos entre Centroamérica y la Unión Europea. Dos bloques dispares. El uno compone los países de la región centroamericana, que incluyen El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras, Costa Rica, mientras por el lado Europeo se encuentran los países como Holanda, Inglaterra, Francia, Alemania, España, Italia, Bélgica entre otros, bloque que presenta niveles de desarrollo no solo económico si no también social y jurídico.

Existe una disparidad entre estos dos bloques económicos, el uno (Centroamérica) apenas puede decirse se encuentra en los margenes a orilla lejana de un esquema de desarrollo. Excluyendo a Costa Rica, el resto de los países tales como El Salvador poseen un sistema político democrático, un país donde se violan constantemente los derechos humanos de sus propios ciudadanos al no permitir el acceso a un desarrollo social. Es por esto que en la mesa de Negociaciones Tony Saca se ha opuesto a firmar acuerdos como los tratados de Roma, que amenaza con aspectos jurídicos a su propio partido político. De esta manera los temas económicos se separan  son separados de los aspectos Sociales y jurídicos que la Comunidad Económica Europea exige a los países para abrir acuerdos comerciales.

El hermetismo por parte de los representantes del gobierno salvadoreño de no hablar sobre los temas del tratado relacionados a los servicios públicos tales como el agua, de por si ya es una mala señal ya que de conocerse que en esas reuniones se está haciendo arreglos por parte del gobierno para avalar la privatización del servicio público como es el agua, es seguro que se crearía mayor oposición ciudadana y política contra cualquier intento de firmar un acuerdo que ponga en peligro ese precioso recurso natural el cual es de todos.
Oxfam en uno de los párrafos solicita que exista una negociación transparente para que todos los sectores que puedan ser afectados por dichas negociaciones sean participes, pues son los que al final pagarán los platos rotos. El hermetismo de estos acuerdos de por si deja afuera a las sociedades centroamericanas, y los tratos que llevan a cabo los grupos elitistas de los grandes capitales que controlan no solo los aspectos económicos si no también políticos no son en ningún momento acuerdos que representen a las grandes mayorías.  De ahí que el sector agropecuario salvadoreño rechaza cualquier oferta de esas negociaciones. Y muchos de los sectores de la población salvadoreña están en contra de la privatización del agua, porqué ya es sabido que el gobierno tiene dos discursos, para trabajar a espaldas de la población salvadoreña y sus sectores sociales, políticos y económicos. Contrario a lo que se piense desde mi punto de vista estos acuerdos no reduciran la pobreza. De por si, éstas negociaciones no incluyen a los sectores afectados por la pobreza, la brecha entre los que sobreviven con un dólar y los que se roban el resto, es muy grande, pero son los ladrones a los que se les permite negociar y no a los ciudadanos afectados que tendrían que hablar en esos acuerdos y nunca tienen voz ni voto en asuntos que a ellos les competen; el sector marginado conoce las vivencias y saben mucho mas sobre sus problemas, mientras la gente del gobierno vive en una burbuja separada de la sociedad y sus realidades.

Todo acuerdo con la EU al parecer solo incrementara la brecha y la disparidad de una sociedad dividida entre los que viven con un dólar y los que se roban el resto.

Es importante que en el proceso de negociación puedan ser escuchadas el mayor número posible de personas. “El Acuerdo de Asociación afecta a millones de personas. Por eso es vital que las negociaciones sean lo más transparentes posible y se tenga en cuenta la opinión de todos los sectores afectados”, expresa Malax.



Nota de prensa Oxfam – 14 Abril 2008
El Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la UE no reducirá la pobreza si no se respetan las diferencias entre las dos regiones
    
La Unión Europea no puede hablar de reducir la pobreza en Centroamérica si el Acuerdo de Asociación (AdA), que está siendo negociado por ambos bloques, no reconoce las grandes diferencias que existen entre las dos regiones. Un acuerdo recíproco, basado en el libre comercio, nunca será beneficioso para la población más desfavorecida de América Central, ha afirmado hoy Oxfam Internacional.

“Centroamérica no debe ceder ante la presión de la UE en la III Ronda de negociación. La UE está acelerando las negociaciones para mostrar  resultados concretos en la Cumbre UE-AL de Lima, que se celebrará el próximo mes de mayo en Lima. No tener un acuerdo en esta ronda de negociación es mejor que un mal acuerdo”, ha afirmado Asier Malax, portavoz de Oxfam Internacional en Centroamérica.

Durante la celebración de la II Ronda de Negociaciones, el pasado mes de febrero, las organizaciones de la sociedad civil y los gobiernos centroamericanos pidieron que el punto de partida de las negociaciones sea el Sistema General de Preferencias Plus (SGP+), que actualmente está en vigor. Sin embargo, la UE ha impuesto partir desde la base de sus aranceles consolidados en la Organización Mundial del Comercio (OMC), menos ventajoso para los intereses del istmo.

De esta forma, la UE frena las actuales ventajas comerciales que tiene Centroamérica y, al mismo tiempo,  exige una equivalencia con el CAFTA-RD (el acuerdo de libre comercio de Estados Unidos con la región y República Dominicana), que va más allá de lo fijado por la OMC, y no toma en cuenta los impactos negativos que éste está provocando en la región.

“Si la UE sigue manteniendo su discurso pro-desarrollo, debería hacerlo a través de los hechos y no tratar de imponer un acuerdo que no favorece a millones de personas en Centroamérica”, señala Malax. La Comisión Europea ha insistido mucho en mantener el equilibrio entre los aspectos políticos, de cooperación y comerciales del acuerdo y el respeto de los derechos humanos. Sin embargo, esta postura, se reduce a un discurso sin consecuencias reales.

Es importante que en el proceso de negociación puedan ser escuchadas el mayor número posible de personas. “El Acuerdo de Asociación afecta a millones de personas. Por eso es vital que las negociaciones sean lo más transparentes posible y se tenga en cuenta la opinión de todos los sectores afectados”, expresa Malax.

Movimientos sociales y ONG de Europa y Centroamérica también han vuelto a criticar a la UE por querer mantener una posición agresiva en las negociaciones políticas y comerciales con América Central, queriendo incluir temas excluidos por la OMC, como los llamados Temas de Singapur que incluyen aspectos relacionados con las inversiones extranjeras, la contratación pública y la competencia.



Chichicaste. El Salvador




Tags: El Salvador, Pobreza, Acuerdos, exclusión social, Malos acuerdos

Publicado por chichicaste @ 2:31  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios