Mi?rcoles, 16 de abril de 2008
La siguiente entrevista fue hecha en aquellos tiempos en que los asesinos envalentonados decían:

Si, lo mate y que!

Y si hubiera podido lo torturo y lo asesino de nuevo, total somos asesinos que vivimos bajo la impunidad. Eramos legalmente reconocidos y nuestra legalidad estriba en usar el uniforme, somos terroristas que no tenemos ningun miramiento para asesinar a nadie.

Ojo que cuando esta entrevista se dío a conocer ellos se ufanaban de esos asesinatos y sabían que en el país son protegidos, por eso estos sujetos piensa que pueden seguir haciendolo y cuando les plazca.

El sujeto en mención aun vive bajo la protección del gobierno arenero y su pandilla del gobierno que protege asesinos como éstos. Da asco leer ésto. En el USA se han ganado batallas legales contra asesinos como éste.



Entrevista con Max Brannon

 -Usted fue del escuadrón de la muerte, Max?

MB: -No, fui defensa civil que no es exactamente lo mismo. Pero déjeme decirle que apoyo total y profundamente la labor que hicieron los Escuadrones de la Muerte, porque toda la guerrilla no era más que un vasto escuadrón de la muerte. (… )


-Es decir que los crímenes de guerra fueron una consecuencia lógica?


-No. Lo que estoy diciendo es que aquellos que tomaron las armas o los que estuvieron logísticamente incitando, como los jesuitas o Monseñor Romero, no estaban ajenos al conflicto, eran parte beligerante, y como lamentablemente no se procuraron el respaldo oficial de un gobierno exterior, aunque todos sabíamos que estaba apoyado por la URSS, sino que siempre decían eso del pueblo y la sangre de sus hijos y esas cosas, entonces automáticamente se colocaban fuera de todo protocolo de guerra.

-Ya. ¿Usted tiene entrenamiento militar, Max?

-Claro, y si no cómo cree que fui defensa civil? (… )


-Mató, Max?

-Es que la cosa no era como en un Nintendo que al que uno le pega un tiro levanta una banderita y dice '¡ay!'. Lo que recuerdo es que hubo una columna de la guerrilla que entró sobre la 75 Av Norte de la Escalón y el cuartel San Carlos nos lo comunicó a tiempo y nos pudimos defender. Usted me va a preguntar si me gustó y la respuesta es: Sí!

-Pero no realizó capturas sumarias?

-Sacar a gente de sus casas pues... Como no. Las capturas sumarias se remitían a la Brigada.


-Era escuadrón de la muerte pues?

-No, porque estábamos plenamente uniformados y reclutados y bajo mando militar.
(LO CUAL ES UNA CONFESIÓN DE COMO ACTUABAN LAS FUERZAS ARMADAS PARA LLEVAR A CABO LOS ASESINATOS, LAS TORTURAS Y OTRO VEJAMENES, CRIMENES DE LESA HUMANIDAD - EL COMENTARIO ES MIO )


-Qué hizo?

-Teníamos una red de informantes que era una copia de la de la guerrilla: paleteros, taxistas, etc. Y puedo decir que en ninguna de las casas que cateamos, y en cuenta algunas vecinas mías, que bien saben quién les puso el dedo y saben además que se lo merecían y se salvaron solo porque eran sobrinas del general Juan Orlando Zepeda, siempre encontrábamos propaganda y comunicaciones guerrilleras. A nosotros no nos tocaba ni la interrogación ni la interpretación del material. No es que me esté zafando, si yo hubiera recibido la orden de ejecutar gente, la ejecuto.


-Hubiera torturado?

-Claaaaaro, también! Es que la tortura no se hace porque uno no tenga nada que hacer o le guste a uno ver al otro sufrir, se hace para obtener información valiosa para ganar la guerra, no se hace por deporte.

-Es correcto torturar?!

-Sí, es correcto. Porque en aquel ambiente maniqueo si usted no ganaba significaba que ganaban los otros, y eso significaba que su pellejo no valía ni el dioxogen que se gastó en su parto. No nos demos paja, el Frente creía que era la mano izquierda de Dios, y a lo mejor nosotros pensábamos que éramos la derecha, pero que no se pongan de víctimas como que si ellos no tuvieran un programa de ejecuciones masivas y le recuerdo que el Frente estaba fuera de la Ley. Y entonces qué alegan? Cuál era la diferencia con el Escuadrón de la Muerte? (...) Sabe, a algunos de estos capturados, les untaban manteca de cerdo en los testículos y después les soltaban unos perros listos para morder, estos no tenian tiempo ya de confesar nada.


-Fue correcto matar a Romero?

-Sí. Y si volviera a nacer y con la misma actitud contra la República y contra el pueblo y especialmente contra la fe cristiana habría que volverle a dar chicharrón (...)'




Chichicaste. El Salvador




Tags: El Salvador, Escuadrones-de-la-muerte, Crimen, impunidad, confesiones-de-asesinos

Publicado por macehotlin @ 20:11  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios