Viernes, 25 de abril de 2008
Por Ponciano Montañés y Ermitaño

Como batracios agonizantes los personeros del gobierno están creyendo que con remiendos superficiales y artificiales van a curar el mal social que han llevado a nuestra patria a la peor crisis social durante los últimos veinte años. Dichos pseudo remedios es como tratar de curar el cáncer terminal de una nación cuya única medicina de diagnóstico y receta son los cambios estructurales de la administración pública.

Ante el aislamiento político y financiero nacional aún de sus anteriores patronos Arena patalea de un lado a otro como chivo que se está ahogando tratando de aclarar el agua que causa con su mismo pataleo produciendo una serie de remiendos que en nada servirán para medio zurcir los grandes huracos en el alma económica, política y social de esta nación.

Sus plumíferos pordioseros ladran como coyotes en la soledad de la jungla y tratan de inventarle a nuestra fórmula triunfadora lo que ni ellos mismo creen, contimás este pueblo que marcha con su frente en alto y con su pecho henchido hacia la construcción de una paz con justicia social en una sociedad democrática participativa donde todos los salvadoreños tengamos equitativamente derechos y obligaciones en la reconstrucción de esta patria hundida en el peor muladar y atolladero histórico.

Después de haber desfalcado al Erario nacional con seis mil millones de dólares no encuentran la forma de equilibrar salarios con gastos básicos y la desesperación sale del pueblo pobre, pasa por la clase media y hasta los señoritos perfumados que creen pertenecer al estrato pequeño burgués no encuentran los dólares para pagar
siquiera los intereses de las deudas en las criminales tarjetas de crédito,  no digamos la deuda principal.

En un país donde la jurisprudencia es entendida como la ley de la almádana y el derecho internacional como sordera sin fronteras, donde un plato de frijoles con crema y plátanos es tan caro como una cena gourmet de pecho de ave de fénix y huevos de faisán en los vítros de París y Ginebra, en un país donde la harina, el aceite, la gasolina, la carne tienen los precios más caros de la región, en un país donde se receta ibuprofeno vencido para todas las enfermedades habidas y por haber, en un país donde el espejismo consumista ha creado una generación de míseros con celulares(no tengo saldo, deme una cora), donde los perfumados están detrás de la extorsión y del crimen organizado, donde la prostitución es obligatoria para medio sobrevivir cargados de enfermedades sociales y donde los valores ético-morales son inexistentes el cambio necesario es un grito que nace de las entrañas de toda la ciudadanía.

Los males sociales de nuestra patria no pueden curarse con medicinas vencidas, se hace necesario combatir las causas y resultantes, el pueblo está desesperado, han tratado de privatizar hasta el agua y el oxigeno en lugar a ayudara nuestra respiración no es más que otro conductor de la podredumbre de la snomis social.

La militancia del FMLN tenemos que estar conscientes de que nos van a entregar una patria despedazada, empeñada, saqueada y que es nuestra obligación ser honestos, transparentes en nuestra gestión administrativa ya que cuando no será nada fácil la toma del poder, mucho más difícil será mantenerlo y desarrollarlo. El momento nos exige volver a la rigidez mística de nuestras organizaciones y a la flexibilidad política que nos permita acumular las mejores fuerzas del pueblo en todos los campos y especialidades para cumplir las tareas que el mismo demanda, los que están pensando que el festín se acerca están bien [email protected], los cambios los hace la revolución y no la robolución.

Ponciano Montañés y Ermitaño
Monje Trapense

París, 18 de Abril del 2008



Chichicaste. El Salvador





Tags: El Salvador, Patadas de Ahogados, Medidas desesperadas

Publicado por chichicaste @ 12:51  | Pensamiento Cr?tico
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 26 de abril de 2008 | 15:23
... y este a?o van a hacer su pi?ata.