Mi?rcoles, 30 de abril de 2008
La siguiente publicación es referente a la derogación de una ley que impedía el ingreso de semillas trangénicas al país. Los tres partidos o mas bien, el mismo partido de la derecha, repartido en tres derogó el artículo 30 de la Ley de Semillas, que prohibía el uso, comercio e importación de trangénicos.

La noticia la encontrarán en el enlace siguiente:

Aprueban uso de transgénicos en el país


No permitieron que existiera un debate dentro de la asamblea.

El FMLN ha dado su aporte y un punto de vista correcto.

Acoto lo siguiente:

La oposición a esta derogación fue por el partido FMLN, Lourdes Palacios rechazó la iniciativa al alegar que la soberanía alimentaria del país estaba en riesgo con este tipo de reformas.

Cambio Democrático (CD) bajo la voz del diputado Héctor Dada Hirezi, como siempre no dijo ni si ni no, mas bien para no perder puntos con los partidos de derecha, puso un pie en la asamblea, y otro en la calle para que digan, puta, este viejo es moderado, “inteligente” y “reflexivo”.

Me cagó en el CD y en su cúpula política! ESTORBOS! EX MIEMBROS DEL PDC!

Hace 5 años atrás estuve en contacto con un grupo de campesinos que viven en Costa Rica, a ellos se les llegó a ofrecer el uso de las semillas trangénicas, las han rechazado porque estas semillas no pueden ser reproducidas de las cosechas.

Ellos, que producían cafe se dieron cuenta que los granos recogidos no pueden ser sembrados nuevamente y eran obligados a comprarlas a las mismas empresas que se las vendieron en primera instancia.

Afortudamente, no todos ellos usaron estas semillas y pudieron conseguir granos para iniciar otra cosecha, tuvieron que botar literalmente las cosechas iniciadas con las semillas trangénicas.

El campesino usualmente colecta los mejores granos de sus cosechas para volverlos a sembrar, el costo es menor de lo que pueden pagarle a las empresas que les venden las semillas geneticamente modificadas. Un campesino sabe recoge los mejores granos de su cosecha y los guarda para volverlos a utilizar para la siguiente siembra.

Urge entonces comenzar a concientizar a la gente.

Urge que los agrónomos de la universidad de El Salvador, visiten Costa Rica, país en el que se ha desarrollado la agronomia y obtengan la experiencia suficiente de los campesinos que viven en las cooperativas y que ellos les indiquen cuales son los pro y los contra del uso de estas semillas, y porqué razón no han usado esas semillas.

Urge que el FMLN se arme de coraje para impulsar una campaña masiva de información sobre el daño potencial de uno de los mas nocivos métodos de siembra que en estos momentos estan impulsando las empresas tales como la monsanto.

Por cierto que en la misma noticia del co latino, nos informan que llegó al pais una persona encargada de promover la venta de este producto.

Urge entonces contactarse con los movimientos anti GM crop de Europa, e indaguen bien para saber quien es este personaje que por cierto proviene de Francia.

 Albert Sasson, doctor en Ciencias Naturales de la Universidad de Paris, Francia; y consultor de alto nivel en la UNESCO, dio una conferencia, organizada por FUSADES, la UES y CAMAGRO, en la que señaló que hasta la fecha no existen estudios definitivos en los que se demuestren efectos negativos en la población.

Falso!

Totalmente falso!

Porque no indicó que en Europa ha existido una lucha contra las empresas como la monsanto, para que etiquetaran los productos que provienen de esas semillas geneticamente modificadas.

Porque?

Porque los estudios aun se encuentran en proceso y no han determinado los efectos. Estos efectos pueden ser sufridos en un largo plazo de tiempo.

Tal y como sucedió con los techos de asbesto en El Salvador, por años se sabía que el asbesto producia cancer. Pero fue hasta que en los Estados Unidos reconocieron el número de casos de individuos afectados por el asbesto, el asbesto ha dejado de ser utilizado.

Y sin embargo en nuestro país, hasta los años 80's casi como 20 años después el uso de los techos de asbesto se siguió utilizando, porque habían empresas interesadas en seguir produciendo esos techos, y así construyeron casi todo soyapango con techos de un material cancerigeno.

No hay que ir tan lejos para entender las intenciones de estos tres partidos para evitar que se logre un proyecto de la soberanía alimentaria.

Se entiende el porque se apresuraron a votar para derogar la ley, y se entiende el porque no permitieron que se informará a la población sobre el potencial daño que estas semillas pueden producir a las otras cosechas y en general al destruido medio ambiente del país.


Trangénicos

Los efectos de la modificación genética en el medio ambiente y en el organismo se desconocen. Estamos ante un arriesgado experimento a nivel mundial sobre toda la raza humana y la biosfera terrestre.
Incluso si evitamos el consumo de alimentos transgénicos (difícil puesto que no aparecen en la etiqueta a pesar de que la mayoría de los alimentos procesados contienen transgénicos) las plantas genéticamente modificadas contaminan el resto de las cosechas, ya que, aunque dispongamos de la tecnología para modificar los genes de las plantas, no tenemos control sobre el viento, los insectos y los pájaros que transportan las semillas. El intento de manipular la naturaleza para el enriquecimiento de unos pocos no puede sino conducirnos al desastre.
Las pruebas están ya a la vista. Inicialmente, los agricultores estaban contentos con los cultivos transgénicos, genéticamente modificados para resultar mortales para los depredadores más comunes de cada cultivo, puesto que tenían que aplicar menos pesticidas. Sin embargo, con los años, al romperse el delicado equilibrio del ecosistema con la desaparición del depredador de un cultivo, otros insectos empezaron a reproducirse sin control. A raíz de ello, ahora los agricultores que usan transgénicos tienen que usar más pesticidas que cuando no usaban semillas transgénicas. Pero todo queda en casa, porque Monsanto, la corporación que controla la mayoría de la producción transgénica a nivel mundial, también fabrica los pesticidas que "necesitan" sus semillas. Por cierto, Monsanto ha arruinado en Estados Unidos a muchos agricultores que no han querido pasarse al cultivo transgénico acusándoles de haber utilizado sus semillas transgénicas, ya que al estar "patentadas" no se pueden usar sin comprárselas a ellos. Evidentemente, dichos agricultores no pueden evitar que el viento, los pájaros o los insectos transporten las semillas transgénicas a sus campos. El testimonio de estos agricultores, así como la historia de los transgénicos se relatan en el magnífico documental "El Futuro de la comida" (pincha en el enlace para verlo on-line).

Nuestros esfuerzos deberían orientarse a reestablecer la armonía y el equilibrio con la naturaleza mediante cultivos sostenibles y ecológicos.

Actualmente USA es líder en la producción de cultivos geneticamente modificados con casi un tercio del suelo cultivable dedicado a ellos, le sigue Argentina con la mitad de sus tierras agrícolas, y luego Brasil. En Europa, gracias a los grupos de defensa del medioambiente, los cultivos genéticamente modificados han penetrado más lentamente, sin embargo, cinco países los están ya cultivando, y en España son muy comunes.

Aunque la excusa para el desarrollo de este tipo de cultivos es acabar con el hambre, la pobreza y la malnutrición en el mundo, la realidad es muy distinta. Los campesinos están obligados a comprar las semillas trasgénicas cada temporada (no se puede usar las semillas de una planta genéticamente modificada), y a depender por tanto de las grandes multinacionales que controlan este tipo de semillas patentadas, lo que les empobrece aún más. Evidentemente, también se están perdiendo las variedades de cultivos locales, que se han adaptado a las condiciones locales durante siglos. La diversificación es absolutamente esencial para la supervivencia de las especies en este planeta.

El Dr. Arpad Pusztai está considerado como el mayor experto a nivel mundial en transgéncos, con más de 270 estudios publicados sobre el tema. Tras una entrevista en un programa de televisivo en el que relató como ratas alimentadas con patatas transgéncias sufrieron paralización del crecimiento, daños al sistema inmunológico, y reducción del tamaño de algunos órganos como el corazón y el hígado (en la televisión no lo dijo por no resultar alarmista, pero uno de los otros órganos era el cerebro) fue despedido de su trabajo, todos sus trabajos confiscados y amenazado con acciones legales si volvía hablar del resultado de sus investigaciones. Esta es la clase de mundo en el que vivimos, donde los medios de comunicación deciden lo que debemos saber y cúal es la verdad que debemos creer.

Temas relacionados:



Chichicaste. El Salvador




Tags: El Salvador, Transgenicos

Publicado por Tepez @ 23:04  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios