Martes, 03 de junio de 2008
La última risa de Scott McClellan Mas que furia fue impotencia, desorientación, la reaccion de Bush (the sitting duck president) al sentirse herido por las memorias de Scott McClellan.
Scott McClellan ex - vocero de la Casa Blanca ha publicado un libro que revela de forma crítica, con sentimientos de “amarga tristeza”, resentimientos, la estrategia de propaganda orquestada desde los interiores de la Casa Blanca.
Se podría prevenir que este libro fuera publicado por alguien fuera de la elite que ha rodeado a Bush, pero Scott McCallen no es de afuera, trabajó con el mismo equipo de asesores cercanos al presidente, tal como Karl Rove y Karen Hughes, equipo que elucubró toda una red de desinformación controlada para inflamar el falso patriotismo como un elemento fundamental para lograr apoyo a la guerra contra Iraq, como primera parte de ese programa incluidas las falsedades de amenaza por las armas de destrucción masiva que jamas han sido encontradas porque nunca existieron.
Los miembros del partido Demócrata se deleitan al observar como la administración de Bush y sus asesores protestan mas con sentimientos de impotencia que furia ante el sensacionalismo que ha causado las memorias de McClellan; a pesar del hecho de que el libro basicamente confirma las inconstencias y falsedades creadas para iniciar una guerra en Irak.

Scott McClellan comenzó su trabajo como vocero para la Casa Blanca a inicios del 1999, como parte del equipo de asesores del régimen de Bush. En abril del 2006 McClellan anunció que planeaba escribir sus memorias pero nadie podía imaginar su contenido ni el éxito que lograría para vender el libro.
Las grandes casas publicadoras mostraron poco interés en la publicación y al inicio las primeras cifras de ventas no excedieron las cinco cifras, pero todo cambio de un día para otro, al grado de que el libro se encuentra en el primer lugar de las listas de Amazon. Tal es la demanda del público que las mayores ventas de libros ya lo colocaron en sus ventanales para publicitarlo y por supuesto lograr grandes ganancias.
“Las memorias de McClellan” posee todos ingredientes que muestran la cultura del engaño dentro de la Casa Blanca. Scott McClellan describe la guerra en Irak como innecesaria, una estrategia fallida, en la que Bush había anticipado llevar a cabo una guerra contra Irak, con la ayuda de su equipo de asesores (incluido Scott McClellan) para vender la propaganda deshonesta llena de distorsiones permanentes dentro de la maquinaria de campaña política.

Scott McClellan retrata a Bush como una persona que se cree sus propias mentiras, impaciente e irracional, el cual habita una burbuja enrejada que alcanza también a personalidades que lo rodean.  A Dick  Cheney  lo  muestra  como  el personaje que  manipula  a Bush, como cualquier  titiritero  mueve  las cabeza de sus muñecos de madera.

McClellan describe el papel de Condoleeza Rice como una persona oportunista que tiende acomodarse a los instintos del presidente Bush, en pocas palabras una servilista.
Las memorias de McClellan confirman lo que todo el mundo sabe acerca de Karl Rove, el arquitecto de la re – elección en 2004, gran manipulador y cómplice para crear la cortina de humo necesaria para obtener el apoyo de una guerra sin fundamentos reales.

Para un 70% de estadounidenses que desaprueban la administración de Bush, Las memorias de McClellan, confirman los puntos de vista y las razones de esa desaprobación.
Para los Republicanos no es el mejor momento. El libro desnuda toda la estrategia, guerra psicológica  que han estado utilizando en sus campañas electorales. Algunos comentaristas han indicado que Scott McClellan le ha regalado la victoria al partido Demócrata como un “modesto” aporte para responder de forma anticipada a las campañas electorales del partido opuesto.   Sobretodo para Barack Obama quien se perfila como candidato a la presidencia, el libro de McClellan es el manual  perfecto que le permitirá responder de forma adecuada a los ataques en su contra cuando llegue su momento.

En cuanto a los lazos de amistad entre Scott McClellan y Bush definitivamente se han roto, aunque hay que recordar que Bush en el 2006 agradeció los servicios de Scott McClellan, por el buen trabajo realizado.
Las memorias de McClellan, destacan cierto grado de resentimiento por parte del autor pero lejos de eso debe tener una sonrisa de satisfacción, si no eso, una carcajada al ver las reacciones de confusión furiosa de sus antiguos colegas, de su antiguo amigo y jefe, al haberlos desnudado de forma tan abierta en  el escenario donde disputan rateros – mentirosos marca fiel de los neocon republicanos que hoy sienten apaleados en el trasfondo político que se gesta en las próximas elecciones.

No hay duda que el que ríe de último ríe mejor y se lleva los aplausos aunque también sea otro ratero de la misma calaña que aparentemente se disculpa por el fracaso de la estrategia en la guerra contra el pueblo de Irak, mientras ensarta la estaca para lograr aprobación y ganar el “cielo santo” donde hay millones de muertos que provienen del genocidio de una guerra criminal.



Chichicaste. El Salvador




Tags: USA, Scott McClellan, ratas-vs-ratas

Publicado por Tepez @ 5:34  | Panorama Internacional
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 03 de junio de 2008 | 8:30
... como dice la biblia:

al final la verdad se conocer? ... pero increible! porque se aplica hasta en esta pinche! vida terrenal!

Atte,

Ciudadano Salvadore?o.