Viernes, 01 de agosto de 2008
Amigas, amigos: Este día leí con mucho detenimiento el artículo de El Faro "Los testigos falsos de la Fiscalía" un artículo que me parece realmente escalofriante y escandaloso.

Escandaloso por la veracidad y objetividad con la que está planteada una realidad tan vergonzosa para el país; seg{un el reportaje, todos los funcionarios del más alto nivel del sistema judicial saben que en los procesos penales, se están usando testigos falsos.

El flameante Fiscal General de la República le dijo a El FARO que "en efecto, han ocurrido estas prácticas de presentar testigos falsos, pero argumentó, que han sido casos aislados"  Sabrá este funcionario de rango constitucional que está confesando la comisión de un delito?

Qué pena con la institucionalidad del Estado en nuestro país; qué pena con la clase de funcionarios que tenemos. Claro, todas esas personas que estuvieron en la cárcel por meses, por el dicho de una testiga que habitualmente se presta para mentir para la FGR y la PNC, son jóvenes humildes, a lo mejor pandilleros ( razón que no les da calidad de delincuentes) son mecánicos o de otros oficios de esos que realizan las y los  sin poder económico ni político, sin influencias; daría la impresión
que como son ellos, entonces no importa.

¿Quién les va a responder a ellos por el tiempo que estuvieron en la cárcel injustamente? Sabrán estos funcionarios  lo que significa estar quince minutos al interior de un centro penal de nuestro país, en calidad de abogada/o? Es el horror. Imaginen estar el tiempo que sea,  injustamente al interior de un penal del sistema penitenciario, en la calidad de asesino que se le ha adjudicado; en un sistema que tiene infraestructura para 8000 personas y tiene ya casi 20,000 internos/as, en condiciones infra humanas, sin derechos, en el infierno. ¿Quién les responde?

Obviamente, esta es la forma en la que la PNC y la FGR está teniendo tantos "éxitos" en el combate a la delincuencia. Qué mal están las cosas en nuestro país! Ahora son ellos, esos pobres desventurados, que sin amigos, ni influencias, el sistema se los traga y los convierte en delincuentes con las artes del engaño y la corrupción; esto es producto de la incapacidad de las instituciones para cumplir su responsabilidad: La investigación del delito; es claro que no tienen capacidad de hacerlo, entonces implantan pruebas e inventan delincuentes.

La consecuencia, injusticia e impunidad.

Esta es una de las principales razones, por las que las personas honradas en nuestro país, tenemos TERROR de que se apruebe esa aberración de proyecto de código procesal penal que está presentado a la Asamblea Legislativa, que le da atribuciones judiciales al fiscal general, que privilegia la presunción de culpabilidad, que niega la seguridad jurídica a la población.

¿Quién sigue en este circo vergonzoso que le dicen justicia en nuestro país?

¿Quiénes son los verdaderos criminales entonces?

Sin lugar a dudas, que en cualquier país que medianamente se respete, funcionarios como estos tendrían que renunciar de inmediato; como en nuestro país esto no es así, cuál va a ser el actuar de quienes le han elegido. Pero principalmente, cuál debe ser nuestro actuar, como ciudadanas y ciudadanos.

Ojalá y este reportaje nos hiciera despertar y nos llevara a exigir el respeto a la Constitución y al  cada vez más debilitado proceso de democratización en nuestro país; pero principalmente, el respeto a la dignidad de las personas, especialmente de aquellas más vulneradas y más vulnerables.

Así como están las cosas, debemos prepararnos, por que la próxima víctima de este proceder institucional, puede ser cualquiera de nosotras/os; pero los que ahora toleran y propician esto, deben también angustiarse, pues el tiempo pasa, las cosas cambian, y recuerden que nunca nadie pensó, que un día juzgarían a Pinochet.

Ya basta de lamentaciones. ¿Qué vamos a hacer?

María Silvia G.




Chichicaste. El Salvador




Tags: El Salvador, Fiscalia, Testigos Falsos, impunidad, injusticia, impunidad e injusticia

Publicado por chichicaste @ 3:35  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios