Viernes, 08 de agosto de 2008
Los diez mandamientos de la campaña electoral de Arena, son como un ruido escandaloso, desesperado, que promete no prometer para no caer en la sanción de la mirada de los electores que se han cansado de las promesas.

Así Avila (de avícola) promete no prometer, prometer no prometer para no comprometerse con sus electores que les estarán cobrando la cuenta de 20 años de promesas y fracasos.

Suplica desesperada que lanza Rodrigo Avila para cambiar el fracaso de ARENA.

Con ayuda de las plumas vendidas y el equipo de campaña foránea intentan diseñar una nueva semántica para intentar convencer a la población de que hay una distancia entre él, Rodrigo Avila y otros ex presidentes, pero... siempre hay un pero...

¿donde se queda su propio fracaso como como ex director de una institución policial, acaso puede defender los índices de violencia que él no pudo enfrentar en su gestión como encargado de la misma PNC?

¿acaso no ha sido él parte del gobierno del bachiller Saca?

Ese cambio semántico, no solo ha sido un gasto económico pues lo pagan los contribuyentes cuando el presidente Saca esta utilizando el dinero de la partida secreta y la contribución que ellos, los areneros, le sacaron a fuerza de coerción a los empresarios descontentos para apoyar el gasto de esa campaña.

Parece ser que los señores encargados de orientar la campaña de ARENA, no entienden que no hay que insultar la inteligencia de la población salvadoreña,  esa que que día a día cuestiona al actual y a todos los gobiernos areneros que durante 20 años han llevado al país enrumbado al descalabro de un precipicio que no tiene comparación ni siquiera con el gobierno del mismo Duarte aunque no me harte.

A medida que observamos los movimientos de contorción de la culebra arenera aplastada que por desesperación intenta engañarnos podemos indicar que el gasto de campaña es proporcional a la desesperacion y temor de perder el poder en el 2009.

El nuevo mandato sacado de la misma biblia que dice no juraras en vano, no lo cumplen ni lo han cumplido los gobiernos areneros, es así que ya nadie cree en sus promesas gallinas...

Aunque prometan no prometer.



Chichicaste. El Salvador




Tags: El Salvador, elecciones 2009, promesas incumplidas

Publicado por Tepez @ 6:31  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios