Domingo, 07 de diciembre de 2008
1 de Diciembre 2008

Nosotros, los abajo firmantes, somos académicos de América del Norte que estudiamos América Latina.Queremos dar a conocer algunas inquietudes con respecto al proceso electoral actualmente en curso en El Salvador y que incluyen las elecciones legislativas en Enero de 2009 y elecciones presidenciales en Marzo de 2009. En particular,los académicos que hemos estudiado los procesos electorales en todo el hemisferio, creemos que hay un conjunto mínimo de normas y condiciones necesarias para que las elecciones sean libres,transparentes y democráticas. Estos incluyen la libertad de participar en la vida cívica y actividades políticas sin temor a la violencia, represión; y la existencia de normas y reglamentos que aseguren la transparencia en la votación y que el proceso proporcione protección contra la posibilidad de fraude electoral. Queremos dar a conocer a este respecto las siguientes cuatro preocupaciones:

1) Estamos en contra de la injerencia extranjera en los procesos electorales y en los asuntos internos de otros países. Observamos en el caso salvadoreño que el Gobierno de los Estados Unidos ha intervenido descaradamente en las elecciones anteriores para influir en el resultado y que, una vez más, parece estar realizando tal intervención. Entre diversos incidentes que llaman la atención están las declaraciones formuladas por el Embajador de los EE.UU. en El Salvador, Charles Glazer, en Mayo de 2008 sobre las supuestas conexiones infundadas entre el principal partido de oposición en El Salvador, el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) y las FARC,organización guerrillera de Colombia. El Embajador Glazer afirmó que "cualquier grupo que colabora o expresa la amistad con las Farc no es amigo de los Estados Unidos". Asimismo, en Febrero de 2008, el Director de Inteligencia de los EE.UU, J. Michael McConnell, hizo público un informe en el que, sin prueba alguna, denunció que el FMLN recibiría "financiación generosa" de el presidente venezolano Hugo Chávez para su campaña.En Octubre, el Embajador Glazer hizo pública referencia a este informe.

Esas declaraciones constituyen una inaceptable injerencia externa en el proceso electoral.Se trata de una amenaza velada contra el pueblo salvadoreño que, en caso de que elija a un gobierno no del agrado de los Estados Unidos, se enfrentarán a la ira de EE.UU y posibles represalias. Consideramos que esta injerencia viola las normas internacionales y pedimos al  gobierno de los EE.UU a que desista de inmediato de todas esas injerencias. El gobierno de los Estados Unidos debe respetar el derecho del electorado salvadoreño de elegir a su gobierno libre de las amenazas de los EE.UU, hostilidad o represalias.
 
2) Nos sentimos alarmados por el aumento de la violencia política en El Salvador durante los dos últimos años y la atmósfera de impunidad con que esta violencia ha tomado lugar. Se ha producido una ola de asesinatos y las circunstancias que los rodean sugieren fuertemente que han sido de naturaleza política. Las víctimas de estos crímenes han sido exclusivamente dirigentes de sindicatos, la comunidad y de organizaciones religiosas y miembros o simpatizantes del FMLN. En 2007, de acuerdo con el Departamento Jurídico del Arzobispado de San Salvador, sólo el 31 por ciento de los homicidios que investigó la oficina se atribuyen a las maras (miembros de pandillas) o de la delincuencia común, mientras que el 69 por ciento, mostró signos claros del "estilo Escuadrón de la muerte" y crímenes de "limpieza social". La Fundación de Estudios para la Aplicación de la Ley ha documentado 27 asesinatos de jóvenes activistas de movimientos sociales y miembros de la oposición política en los últimos tres años que parecen ser tipo escuadrón de la muerte.Además, la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador ha denunciado un aumento de tales asesinatos contra dirigentes de la oposición y advirtió que estos asesinatos estaban generando un clima de temor.

3) Se han producido una serie de cambios legales y reformas en el Código Electoral que abren la posibilidad de fraude. Entre estas, observamos que el artículo 256 de la ley electoral fue parcialmente suspendido unilateralmente en Diciembre de 2007 por el actual gobierno. Este artículo (256-D,c) estipula que todas las papeletas de votación deben ser firmadas y selladas por los funcionarios electorales designados para cada centro de votación para ser válidas, por lo tanto, es una seguridad contra la manipulación de los votos una vez que son depositados por los electores. Además, el actual gobierno salvadoreño cambió de manera unilateral la apertura oficial del período electoral a partir del 17 Septiembre 2008 al 1 de Septiembre de 2008. Esto significa que el registro electoral será sobre la base del censo nacional de 1992, en lugar del nuevo censo, realizado en 2007. El registro electoral en este momento registra 4,226,479, sobre la base del censo de 1992. Sin embargo, el nuevo censo de 2007 indica que sólo hay 3,265,021 con derecho a voto, 961,458 menos que el registro electoral. Basándose en el censo antiguo de 1992 se abre la posibilidad de votación-relleno y otros tipos de fraude electoral mediante el uso de los nombres de las personas que han muerto desde 1992 o que han emigrado y ya no son residentes en el país. Por otra parte, la Organización de Estados Americanos al concluir su auditoría del registro electoral a finales de 2007 y a principios de 2008 presentó su informe, que incluía una lista de 103 medidas recomendadas con respecto al proceso electoral, incluidos los 56 que esa organización internacional ha caracterizado como de cumplimiento"obligatorio",y su incumpimiento pondría en peligro la integridad de la eleccions.Hasta la fecha, la gran mayoría de estas recomendaciones no han sido aplicadas.

4) Por último, estamos muy alarmados por las declaraciones formuladas en Washington DC, el 18 de Septiembre de 2008, por la Ministra de Relaciones Exteriores salvadoreña, Marisol Argueta de Barillas, en un discurso ante el American Enterprise Institute (AEI).La Sra Argueta fue personalmente invitada por el miembro visitante de AEI Roger Noriega, quien fue Subsecretario de Estado de EE.UU para Asuntos del Hemisferio Occidental durante la administración de George W. Bush y un hombre que intervino descaradamente en las elecciones presidenciales de 2004.En ese momento, y al tiempo que actuaba como Subsecretario de Estado, amenazó con que si el FMLN ganaba,Estados Unidos trataría de bloquear el envío de remesas de salvadoreños en los Estados Unidos a los miembros de su familia en El Salvador y deportar a los salvadoreños que residen en los Estados Unidos. En su discurso ante el AEI, la Ministra de Relaciones Exteriores salvadoreña pidió abiertamente al gobierno de los EE.UU. para intervenir  en el proceso electoral en su país.
 
Argueta declaró: "Los Estados Unidos deben prestar mucha atención a lo que está sucediendo en El Salvador y las consiguientes consecuencias para la seguridad nacional y geopolítica,ya que nuestros enemigos se están uniendo y cada vez son más fuertes.Las próximas elecciones municipales y legislativas en enero de 2009 y la próxima elección presidencial en Marzo de 2009 serán sin lugar a dudas,las más reñidas en la historia de El Salvador ... El partido de la oposición es un remanente del antiguo movimiento guerrillero. Algunos miembros de su liderazgo han sido estrechamente relacionado con ETA o con las Farc. La pérdida de El Salvador ponen en peligro la la seguridad nacional de El Salvador y los Estados Unidos ... Se generan la inestabilidad en el país y en los países vecinos y establecerá El Salvador 30 años atrás, cuando América Central se encontraba en rebelión.Como dijo el Presidente Ronald Reagan  hace 25 años ... la seguridad de los Estados Unidos está en juego en El Salvador. ... La política exterior de los EE.UU. en la región deben ser evaluadas y deben examinarse el creciente sentimiento anti-americanos y la llegada al poder de un número cada vez mayor de gobiernos antiamericanos en su traspatio."

Estas declaraciones prácticamente llaman a EE.UU. para la intervención en El Salvador a fin de evitar un posible triunfo electoral por el FMLN, y socavar de esta manera el derecho del pueblo salvadoreño de elegir el gobierno de su elección libre de amenazas, presiones y la injerencia de una potencia extranjera. Teniendo en cuenta la larga y sórdida historia de la intervención de EE.UU en El Salvador y en América Latina vemos estas declaraciones con profunda preocupación y hacemos un llamamiento al gobierno salvadoreño a que desista de invitar a EE.UU a la intervención.
 
Queremos hacer conocer estas inquietudes a la próxima administración Obama. Nosotros Esperamos que, con su renovado compromiso para mejorar la relaciones diplomáticas con América Latina y su mensaje de cambio político, esta nueva administración no admitirá ninguna intervención en las elecciones salvadoreñas y ni que tolerará violaciones de los derechos humanos y fraude electoral.
 
FIRMADO:
 
William I. Robinson,Universidad de California en Santa Barbara
Héctor Perla,Universidad de California en Santa Cruz
Charles Hale,Universidad de Texas en Austin y ex presidente de la Latin American Studies Association (2006-2007)
Noam Chomsky, Instituto de Tecnología de Massachusetts
Immanuel Wallerstein, Universidad de Yale
Arturo Arias, de la Universidad de Texas en Austin y ex presidente de la Latin American Studies Association (2001-2003)
Craig N. Murphy, Wellesley College y ex presidente de la Asociación de Estudios Internacional  (2000-2001)
Ramona Hernández, City College de Nueva York y Director de Estudios del Instituto Dominicana
Helen I. Safa, Emérito de la Universidad de Florida y ex presidente de la Latin American Studies Association (1983-1985)
Carmen Diana Deere, de la Universidad de Florida y ex presidente de la Latin American Studies Association (1992-94).
Sonia E. Alvarez, de la Universidad de Massachusetts en Amherst y ex presidente de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (2004-2006)
Lars Schoultz, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill y ex presidente de la Asociación de Estudios Latinoamericanos (1991-1992)
Thomas Holloway, Universidad de California en Davis y ex presidente de Latin American Studies Association (2000-2001)
John L. Hammond, Hunter College y Graduate Center, CUNY, y ex presidente de la Asociación de Estudios Latinoamericanos Grupo de Tareas sobre los derechos humanos y libertad académica
Miguel Tinker-Salas, Pomona College
Greg Grandin, New York University
Manuel Rozental, la Universidad de Algoma
Mark Weisbrot, Center for Economic and Policy Research, Washington, DC
Jeffrey L. Gould, de la Universidad de Indiana
Arturo Escobar, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
Marcar Sawyer, de la Universidad de California en Los Angeles
Ramón Grosfoguel, de la Universidad de California en Berkeley
Peter McLaren, de la Universidad de California en Los Angeles
Gilberto G. Gonzales, de la Universidad de California en Irvine
John Foran, de la Universidad de California en Santa Barbara
Christopher Chase-Dunn, de la Universidad de California en Irvine
Alfonso Gonzales, la Universidad de Nueva York
Gary Prevost, St John's University y el Colegio de San Benito
Sujatha Fernández, Queens College, City University of New York
Howard Winant, de la Universidad de California en Santa Barbara
Jon Shefner, de la Universidad de Tennessee
Daniel Hellinger, Webster University
Agustín Lao-Montes, de la Universidad de Massachusetts en Amherst
Millie Thayer, de la Universidad de Massachusetts en Amherst
Jeffrey W. Rubin, Boston University
Ellen Moodie, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign
Gustav Brandt Peterson, Universidad Estatal de Michigan
Adam Flint, la Universidad de Binghamton
Richard Stahler-Sholk, Eastern Michigan University
Richard Grossman, Northeastern Illinois University
Manel Lacorte, de la Universidad de Maryland
Ana Patricia Rodríguez, de la Universidad de Maryland
Beth Baker, la Universidad Estatal de California en Los Angeles
Aaron Schneider, la Universidad de Tulane
Misha Kokotovic, de la Universidad de California-San Diego
Marc McLeod, la Universidad de Seattle
Michael Hardt, la Universidad de Duke
Bruce Ergood, la Universidad de Ohio
Beatrice Pita, de la Universidad de California en San Diego
Rosaura Sánchez, de la Universidad de California en San Diego
Nancy Plankey Videla, Texas A & M University
Kate Bronfenbrenner, la Universidad de Cornell
LaDawn Haglund, Universidad del Estado de Arizona
Judith A. Weiss, la Universidad de Mount Allison, Canadá
Susanne Jonas, de la Universidad de California en Santa Cruz
Robert Whitney, de la Universidad de Nueva Brunswick (San Juan), Canadá
Aline Helg (ciudadano de los EE.UU.), Université de Genève, Suiza
Stephanie Jed, de la Universidad de California en San Diego
Roxanne Dunbar-Ortiz, Universidad Estatal de California
James J. Brittain, Acadia University, Canadá
Margaret Power, Illinois Institute of Technology
Philip J. Williams, de la Universidad de Florida
James R. Sacouman, la Universidad de Acadia
Carlos Schroder, Northern Virginia Community College
Frederick B. Mills, la Universidad Estatal Bowie
Judith Blau, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill
Egla Martínez, de la Universidad de Carleton, Canadá
Walda Katz-Fishman, Howard University
Judith WITTNER, la Universidad de Loyola
Yajaira Padilla M., de la Universidad de Kansas
Tanya Golash-Boza, de la Universidad de Kansas
Erich H. Loewy, de la Universidad de California en Davis
Jonathan Fox, Universidad de California en Santa Cruz
Steven S. Volk, el Oberlin College
Marc Edelman, Hunter College y el Graduate Center, CUNY
WL Goldfrank, de la Universidad de California en Santa Cruz
Benjamin Kohl, Temple University
Lourdes Benería, la Universidad de Cornell
Philip Oxhorn, McGill University
Ronald Chilcote, de la Universidad de California en Riverside
Judith Adler Hellman, York University, Toronto
Barbara Chasin, la Universidad Estatal de Montclair
Matt D Niños de la Universidad de Carolina del Sur
Sarah Hernández, New College de Florida
Catherine Legrand, McGill University
Nathalia E. Jaramillo, la Universidad de Purdue
William Avilés, de la Universidad de Nebraska, Kearney
Dana Frank, de la Universidad de California en Santa Cruz
Robert Andolina, la Universidad de Seattle
Sinclair Thomson, New York University
Patricia Balcom, de la Universidad de Moncoton
Josée Grenier, Université du Québec en Outaouais
Manfred Bienefeld, la Universidad de Carleton
Susan Spronk, de la Universidad de Ottawa
E. Bletz mayo, la Universidad de Brock
David montón, de la Universidad de Western Ontario
Dennis Playa, Saint John's University, Minnesota
A. Aldo Lauria-Santiago, Rutgers University-New Brunswick
William S. Stewart, California State University, Chico
Sheila Candelario, Universidad de Fairfield
Erik Ching, la Universidad de Furman
Marc Zimmerman, University of Houston
Maureen Shea, la Universidad de Tulane
Héctor Cruz-Feliciano, el Consejo de Intercambio Educativo Internacional
Karen Kampwirth, Knox College
Marco A. Mojica, el City College de San Francisco
Nick Copeland, de la Universidad de Arkansas
Silvia L. López, Carleton College
Marie-Agnès Sourieau, Universidad de Fairfield
Karina Oliva-Alvarado, de la Universidad de California en Los Angeles
Erin S. Finzer, de la Universidad de Kansas
Dina Franceschi, Universidad de Fairfield
Lisa Kowalchuk, de la Universidad de Guelph
Amalia Pallares, de la Universidad de Illinois en Chicago
B. Ruby ricos, de la Universidad de California en Santa Cruz
Edward de rocío, la Universidad de Fairfield
Nora Hamilton, de la Universidad del Sur de California
Deborah Levenson, Boston College
Linda J. artesanía, la Universidad de North Park
Thomas W. Walker, la Universidad de Ohio
Jocelyn Viterna, la Universidad de Harvard
Cecilia Menjivar, Arizona State University
Ricardo Domínguez, de la Universidad de California en San Diego
María Elena Díaz, de la Universidad de California en Santa Cruz
Guillermo Delgado-P, de la Universidad de California en Santa Cruz
Guillaume Hébert, Université du Québec à Montréal
Leisy Abrego, de la Universidad de California en Irvine
Michael E. Rotkin, de la Universidad de California en Santa Cruz
Juan Blanco, de la Universidad de California en San Diego
Steven Levitsky, de la Universidad de Harvard
John Beverley, de la Universidad de Pittsburgh
Evelyn González, Montgomery College
Tom O'Brien, de la Universidad de Houston
Pablo Rodríguez, el City College de San Francisco
John Womack, Jr, de la Universidad de Harvard
James D. Cockcroft, Universidad del Estado de Nueva York
Marcar Anner, Penn State University
John Kirk, Dalhousie University
Jorge Mariscal, de la Universidad de California en San Diego
Susan Kellogg, de la Universidad de Houston
Susan Gzesh, de la Universidad de Chicago
Luis Martin-Cabrera, de la Universidad de California en San Diego
Lawrence ricos, Northern Virginia Community College
Jeff Tennant, de la Universidad de Western Ontario, Canadá
Meyer Brownstone, de la Universidad de Toronto y Presidente emérito, Oxfam Canadá
Charmain Levy, Université du Québec en Outaouais, Canadá
Liisa L. Norte, la Universidad de York
G. Denis Rancourt, de la Universidad de Ottawa, Canadá




Chichicaste. El Salvador



Tags: El Salvador, USA, Elecciones 2009, Denuncia, Carta Denunica

Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 08 de diciembre de 2008 | 7:19
El embajador Charles Glazier ha sido removido del cargo de embajador.
Publicado por Invitado
Martes, 23 de diciembre de 2008 | 9:49
vamos con todo rodrgio avila presidente del empleo
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 07 de enero de 2009 | 12:11
?Ustedes hablan de injerencia en el pais? pregunto ?que se llama lo que estan haciendo ustedes con esta carta? si es que es verdad, fijense en la injerencia de Chavez en los asuntos de nuestro amado y Libre El Salvador, ellos han venido con mentiras a poner Alba Petrolio y a contribuir a la campa?a del fmln con disque donaciones, seria bueno que un dia vinieran al pais y se dieran cuenta de quienes son los que generan violencia en el pais y que siempre han sido violentos y nunca han cambiado. Es increible como ustedes estudiando en el pais que les da de comer les muerdan la mano, pero bueno para que gastar mi tiempo en personas que no valen la pena. Viva El Salvador Libre y en Democracia.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 21 de enero de 2009 | 18:31
Todo lo que plantearon enla carta se ha hecho realidad, la verdad que en este pais las cosas no cambian y peor a?n que hay gente que cree que aqui los procesos son transparentes, pues a donde viven me imagino que en las colonias de la cumbre y ostentando grandes puestos sin haberselos ganado y la mayoria del pueblo en la desgracia.
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 21 de enero de 2009 | 18:36
Si en este pais tenes la libertad de morirte de hambre, pues con los precios actuales no da ni para comprar lo elemental, tal parece que ganas m?s que el minimo de lo contrario no estarias escribiendo todas estas cosas.