Viernes, 17 de abril de 2009
Batalla de corruptosLa “cosa” ya se sabía desde hace un año, pero las autoridades de la fiscalia,  no hicieron lo propio porque supuestamente afectaría al candidato presidencial arenero y a los peces gordos, involucrados en el caso Silva. La derrota de ARENA, cuya pérdida lloró Tórrez en la noche del 15 de marzo con terrible amargura, es quizás previendo el alud que se le venía encima!! “Para colmo de males”, en los últimos días estalla el escándalo del “Caso Tórrez”: el defenestrado dirigente arenero, Adolfo Tórrez, hasta hace poco uno de los “todopoderosos” del Reino, a quien se le descubre queriendo ayudar a un “multicuestionado” prófugo de la justicia local (narcotráfico y homicidios incluidos en su expediente).

SAN SALVADOR – La derecha salvadoreña, quizá, como nunca antes en la historia contemporánea, se está enfrentando a sí misma.
La Alianza Republicana Nacionalista, Arena, parada frente al espejo, no puede ver más que lo construido por ella misma, así como a sus distintos actores y protagonistas.
Los últimos acontecimietos en la historia de ARENA deben ponerla a pensar y a trazar un camino que la vitalice. Los tiempos han cambiado, entender eso puede hacer la diferencia.

Por Juan José Dalton

Derrotada el pasado 15 de marzo por su archirival el izquierdista y ex guerrillero Fmln, Arena está atravesando una intensa y desgarradora crisis interna, y lo que es peor, sin aliados internacionales que apoyen y traten de moralizarla, dada la derrota y el desprestigio de los “neocons” republicanos, con George W. Bush a la cabeza, en Estados Unidos.

“Para colmo de males”, en los últimos días estalla el escándalo del “Caso Tórrez”: el defenestrado dirigente arenero, Adolfo Tórrez, hasta hace poco uno de los “todopoderosos” del Reino, a quien se le descubre queriendo ayudar a un “multicuestionado” prófugo de la justicia local (narcotráfico y homicidios incluidos en su expediente).

Arde Troya

La “cosa” ya se sabía desde hace un año, pero las autoridades correspondientes no hicieron lo propio porque supuestamente afectaría al candidato presidencial arenero, cuya pérdida lloró Tórrez en la noche del 15 de marzo con terrible amargura, quizás previendo el alud que se le venía encima.

Los acontecimientos se pueden acelerar de un momento a otro, pero ya no se trata de un enfrentamiento entre Arena y el Fmln, sino en el seno de la misma Arena y en su esfera de influencia.

Causa asombro en los observadores locales y extranjeros ver cómo “la tortilla” se ha dado vuelta y las críticas que antes eran dirigidas al Fmln son ahora dirigidas a Arena, pero no desde la izquierda, sino de la derecha misma.

Un caso singular es el de Miguel Lacayo, ministro de Economía en el gobierno de Flores, impulsor de medidas como la dolarización y la apertura comercial radical, ahora critica al presidente Antonio Saca y a su grupo por “privilegiar” lealtades a “personas” y no causas, partido y país. “¡Qué poca...!”, dirían los mexicanos.

Lacayo dice: “La falta de apertura, estrategia de largo plazo y visión de país, han colocado a ARENA en una posición que demanda mucha valentía, capacidad y creatividad, por lo que los que entregaron la derrota hacen bien en separarse del proceso y renunciar a sus cargos en el partido”. Sin embargo, se sabe que esas renuncias han sido forzadas y no tan reales.

El ex ministro indicó además que Arena necesita un “liderazgo virtuoso, sin ataduras, no corrompible, capaz y con demostrada vocación de servicio público, dejando la mesa limpia, sin cuotas de poder de los viejos liderazgos”.

En horas recientes uno de los “amigos” de Tórrez reclamaba a los ex presidentes (Alfredo Cristiani, Armando Calderón Sol y Francisco Flores) su falta de moral para destituir al otrora jefe de la Departamental de San Salvador.

“Los ex presidentes no tienen la moralidad de estar exigiendo nada”, dijo René Rendón, arenero que acompañaban a Tórrez. “Lo que puedo decir es que todos los ex presidentes han salido cuestionados, aquí están buscando en quién desquitarse”, agregó el resentido.

Maestro de la intriga palaciega

Sin duda alguna, el presidente Saca está en “el ojo del huracán”, como nunca antes. Enrique Hinds, también ex ministro de Economía, pero en el gobierno de Calderón Sol, acusó a Saca de ser un “maestro de la intriga palaciega” a la hora de haber anulado a los rivales que tendría su elegido para ser proclamado candidato presidencial, como ocurrió con la vicepresidente Ana Vilma de Escobar.

Para Hinds el “servilismo” y la “velonería” que le profesaban aquellos que le rodeaban a Saca, lo hicieron creerse iluminado y capaz, fue “enceguecido” en su “globo publicitario”, tejido no sólo por los que le rodearon, sino por los medios de comunicación y empresarios que no se atrevieron a enfrentar como se debía al mandatario y a su grupo.

La nueva Arena

En el horizonte de una posible nueva Arena está el joven abogado Luis Mario Rodríguez, ex jefe jurídico de la presidencia de Saca; ex funcionario de la Asociación de la Empresa Privada (Anep) y precandidato frustrado de la pasada contienda arenera.

Buen prospecto, joven e intelectual, con afanes protagónicos. Dice que el nuevo liderazgo debe contemplar a jóvenes, pero también a expertos en el quehacer político. Es decir, Rodríguez está buscando de alguna forma ser “enlace” o “puente” de generaciones o sectores dentro de Arena. ¿Lo logrará?

Hay heridas que no se curarán tan fácil, como por ejemplo, la de Ana Vilma de Escobar, quien al conocer el “Caso Tórrez”, aseguró con aplomo que “mucho se ha tardado” Arena en deshacerse de los “malos nacionalistas”.

Hay que recordar que de Escobar acusó a Tórrez y al primo del presidente, Herbert Saca, de haber orquestado contra ella una “guerra sucia” para impedir que ascendiera a candidata presidencial.

No será fácil para Arena su refundación, pero será una necesidad para la vida democrática y para el futuro de El Salvador. El nuevo mandatario, Mauricio Funes, tendrá que sortear muchas tempestades. Esta de Arena afectará todo el proceso, pero por encima del interés partidario debe estar el interés de todos la nación, por esa vía la correlación popular le favorecerá siempre, algo que los areneros echaron de lado; de allí también su derrota.



Chichicaste. El Salvador










Tags: El Salvador, corrupción, Adolfo Tórrez, Félix Garrid Safie, ARENA

Publicado por macehotlin @ 7:11  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios