Domingo, 15 de mayo de 2011


(Si lo permitimos)

Los tambores de guerra están sonando de nuevo en centroamérica. Estados Unidos con su programa militar Mérida está logrando que las sociedades presas del miedo de estos pequeños estados centroamericanos acepten sin chistar meterse en un laberinto de intervencionismo militar de EEUU en la región sin siquiera medir las consecuencisa de ello. La experiencia nos enseña que cuando los Estados Unidos interviene con «ayuda» en materia de «seguridad» y de «promoción de la democracia» está pensando en materia de preservar sus mercados y no en la seguridad de estos paises carcomidos por la pobreza, dejando tras de si más pobreza y problemas sociales.

Los responsables de los gobiernos centroamericanos deberían pensar en lo que dejó la intevención militar de EEUU en los años 80 del siglo pasado. En particular en El Salvador deberiamos de reflexionar en ello, ya que la guerra de contrainsurgencia de los EEUU y su intervencionismo en la política interna de este país dejó mas problemas de los que pretendía «resolver», sin embargo el miedo de esta sociedad hace que aceptemos cualquier propuesta del norte. El gobierno del «cambio» continúa sometido a ese intervencionismo estadounidense, Mauricio Funes es una marioneta que viaja constante a EEUU ya sea como turista o seleccionado a cada cónclave organizado por el Departamento de Estado prestando su voz chillona, mendigando solidaridad al verdugo de estos pueblos. Lo  mismo hace el canciller Hugo Martínez.

El día de ayer en La Prensa Gráfica Hugo Martínez en un artículo que más parece que fuera elaborado por el Departamento de Estado o la agencia de información de los EEUU habla en tono apocalíptico acerca del peligro de "nuestra América".


Felizmente hay voces que desde abajo, desde las organizaciones sociales, empiezan a ser protagónicas. En México la semana pasada se realizaron numerosas manifestaciones exigiendo frenar la llamada «guerra contra las drogas» ya que ha incrementado las muertes y profundizado el problema. Miles de mexicanos salieron a exigirle al presidente que con el militarismo de la sociedad no se resolverá ese flagelo económico-social, mientras los Estados Unidos no acepte que ellos tienen mucha culpa, ya sea por el consumo de drogas en su pais o por el negocio de las armas que exportan.

Lo mismo nos pasa a nosotros, el mismo ministro de defensa aceptó que la cuenta de homicidios no ha mejorado y la salida del ejército a las calles lo que causó es lo que ya se había anticipado: La dispersión de las maras a territorios en donde antes no había presencia, al grado que Payés afirmó que hay maras en las areas rurales. ¿Y cuál es la solución que propone? más soldados, más militarización. Es un callejón sin salida, en donde los ganadores son los mismos.

¿Qué hacer entonces? Primero, exigir discutir con EEUU en un plano de igualdad estos problemas. Que Estados Unidos reconozca que mientras ellos sean el principal mercado de consumo de drogas este problema no tiene solución, lo que tarde o tempramo significará que los Estados Unidos legalice su consumo. Al fin y al cabo la coca cola por eso se llama así; y que no permita el blanqueo de dinero a través de sus circuitos financieros. Que Estados Unidos deje ser el principal exportador de armas y que el gobierno de El Salvador cierre el negocio de las ventas de armas.Que se hagan profundas reformas económico-sociales en nuestra sociedad.Que cese la impunidad y que se depuren los partidos y las instituciones del crímen organizado.


Tags: Guerra social, intervención EEUU

Publicado por emiliocandido @ 9:14  | Realidades
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 20 de mayo de 2011 | 9:00

Senor Canciller Hugo Martiinez, me gustaria verlo ya hincado besando la bandera Yanki o es que ya lo hizo de escondidas usted con el presidente Funes, por supuesto tambien la cupula efemelenista que es quien lo asesora. Que pena pero el dinero corroe y es claro que ustedes solo piensan en el presente y no les interesa lo que le van a dejar de legado a la poblacion. Me da risa que usted tuvo en sus manos gente que quizo colaborar con este gobierno que se dice de cambio, pero en el entendido de cambio para los que estan ahi, robando, haciendo corrupcion y por supuesto haciendo nepotismo, porque esta claro que el FMLN ha puesto gente en el Guevierno que nunca salio a manifestarse y que estaba bien en su casita y ahora por ser familiar y amigo de algun diputado del frente es mienbro de su gabinete. Mire al telegrafista de Gobernacion haber dejado al jefe de personal que siguiera en su administracion, solo por ser familiar de el. Que pasa como se llama eso "NEPOTISMO"