Mi?rcoles, 25 de mayo de 2011




James Petras
Rebeli?n


Traducido por S. Segu?




En mayo de 2011, investigadores mexicanos han descubierto otra fosa clandestina con decenas de cad?veres mutilados, lo que asciende a un total de 40.000 los muertos desde 2006, cuando el gobierno de Calder?n anunci? su guerra contra el narcotr?fico. Con el respaldo de consejeros, agentes y armas, la Casa Blanca ha sido el promotor principal de una guerra que ha diezmado totalmente la sociedad y la econom?a de M?xico.
Si bien Washington ha sido la fuerza impulsora de la guerra, los bancos de Wall Street han sido el instrumento principal que ha permitido garantizar los beneficios de los c?rteles de la droga. Todos los principales bancos de EE.UU. han estado involucrados decisivamente en el blanqueo de cientos de miles de millones de d?lares en ganancias de la droga durante la mayor parte de la ?ltima d?cada.

El descenso de M?xico a los infiernos ha sido dise?ado por las principales instituciones financieras y pol?ticas de EE.UU., cada una apoyando al ?otro lado? en una sangrienta guerra total que no perdona a nadie en ning?n lugar y ning?n momento. Mientras que el Pent?gono arma al gobierno mexicano y la Drug Enforcement Agency (DEA) promueve la soluci?n militar, los m?s grandes bancos de EE.UU. recaudan, blanquean y transfieren cientos de miles de millones de d?lares anuales de y a las cuentas de los capos de la droga, para comprar armas modernas, pagar ej?rcitos privados de asesinos y corromper a pol?ticos y agentes del orden.

El descenso de M?xico a los infiernos

Todos los d?as se encuentran docenas de cad?veres, si no centenares, en calles y cementerios clandestinos; docenas de personas son asesinadas en sus casas, autom?viles, transporte p?blico y oficinas; v?ctimas desconocidas son secuestradas a centenares y desaparecen; ni?os en edad escolar, padres, profesores, doctores y empresarios son capturados a plena luz del d?a y secuestrados para obtener rescate; centenares de miles de trabajadores migrantes son secuestrados, robados, objeto de rescate y asesinados. La polic?a est? atrincherada en sus comisar?as; los militares, llegado el caso, asaltan ciudades enteras y matan m?s civiles que los asesinos. La vida cotidiana consiste en c?mo sobrevivir a la cifra diaria de asesinatos; las amenazas est?n en todas partes, las bandas armadas y las patrullas militares disparan y matan con virtual impunidad. La gente vive en el miedo y la ira.

El Tratado de Libre Comercio: la chispa que incendi? el infierno

A finales de la d?cada de 1980, M?xico estaba en crisis, pero el pueblo opt? por una salida legal: eligi? a un presidente, Cuauht?moc C?rdenas, y un programa para promover la revitalizaci?n econ?mica de la agricultura y la industria nacionales. Las ?lites mexicanas, encabezadas por Carlos Salinas de Gortari, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) decidieron lo contrario, negaron al electorado su victoria e ignoraron las protestas masivas y pac?ficas. Salinas y los presidentes posteriores persiguieron con decisi?n un tratado de libre comercio con EE.UU. y Canad?, el TLCAN, que ha arruinado a millones de agricultores, rancheros y peque?os empresarios mexicanos. Y la ruina condujo a la hu?da: la emigraci?n. Los movimientos rurales de deudores florecieron y decayeron luego, cooptados o reprimidos. La miseria de la econom?a legal contrastaba con la riqueza del comercio de la droga y de personas, y su demanda de auxiliares armados bien remunerados. El comienzo de los sindicatos de la droga fue fruto de la riqueza local. En el nuevo milenio, surgieron nuevos movimientos populares y una esperanza electoral: Andr?s Manuel L?pez Obrador. Para el a?o 2006, un vasto movimiento electoral pac?fico promet?a una reforma sustancial, una base para integrar a millones de j?venes descontentos. Al mismo tiempo, los c?rteles de la droga se alimentaban de la miseria de millones de marginados por las elites que saquean el tesoro p?blico, los bienes ra?ces, la industria del petr?leo, los monopolios de comunicaciones ahora privatizados, y los bancos.

Una vez m?s, en 2006, millones de personas vieron c?mo se les negaba su victoria electoral: la ?ltima y mejor esperanza de una transformaci?n pac?fica fue frustrada. Calder?n rob? la elecci?n y procedi? a lanzar la "guerra contra el narcotr?fico" en cumplimiento de la estrategia de la Casa Blanca.

La estrategia militar intensifica la guerra contra la droga, la crisis bancaria profundiza los v?nculos con los traficantes de drogas

La escalada masiva de homicidios y violencia en M?xico se inici? con una declaraci?n de "guerra contra la droga" del fraudulentamente electo presidente Calder?n, una pol?tica impulsada inicialmente por el gobierno de Bush y luego respaldada decididamente por el de Obama-Clinton. M?s de 40.000 soldados salieron a las calles, pueblos y barrios, y agredieron violentamente a los ciudadanos y especialmente a los j?venes. Los c?rteles tomaron represalias, escalando sus ataques armados. La guerra se extendi? a todas las principales ciudades y carreteras, los asesinatos se multiplicaron y M?xico se hundi? a?n m?s profundamente en un dantesco infierno. El gobierno de Obama se reafirm? en su opci?n militar a ambos lados de la frontera: m?s de 500.000 mexicanos inmigrantes fueron capturados y expulsados ​​de EE.UU., y se multiplicaron las patrullas fronterizas. La venta de armas creci? de manera exponencial a un lado y otro de la frontera. El mercado estadounidense de productos mexicanos se redujo, ampliando as? el n?mero de reclutas potenciales de los c?rteles, mientras aumentaba la demanda de armas de gran potencia. La pol?tica de la Casa Blanca en materia de droga y armas reforz? el enloquecido ciclo homicida: el gobierno de EE.UU. vend?a armas al gobierno de Calder?n y la industria privada vend?a armas a los c?rteles. La demanda estadounidense de droga ?y los beneficios derivados de su transporte y venta? sigui? siendo la fuerza impulsora de la creciente ola de violencia y desintegraci?n social en M?xico.

Las ganancias de la droga, en su sentido m?s b?sico, se realizan a trav?s de la capacidad de blanqueo de fondos y realizaci?n de transacciones del sistema bancario de EE.UU. La escala y el alcance de esta alianza entre el c?rtel de la droga y el citado sistema bancario supera con creces cualquier otra actividad econ?mica del sistema bancario privado estadounidense. Un solo banco ?Wachovia? blanque? 378.300 millones de d?lares entre el 1 de mayo 2004 y el 31 de mayo de 2007 (The Guardian, 11.5.2011). Todos los bancos importantes de EE.UU. han sido en un momento u otro socios financieros activos de los criminales c?rteles de la droga: Bank of America, Citibank, JP Morgan, as? como otros bancos extranjeros que operan en Nueva York, Miami y Los ?ngeles.

Mientras la Casa Blanca financia al Estado mexicano para que mate a mexicanos sospechosos de ser traficantes de drogas, el gobierno de EE.UU. s?lo multa, con retraso, a los principales c?mplices financieros estadounidenses, que ni siquiera van a la c?rcel.

El principal organismo del Tesoro de EE.UU. que participa en la investigaci?n de lavado de dinero, la Subsecretar?a para Asuntos de Terrorismo e Inteligencia Financiera, hace caso omiso de la colaboraci?n de los bancos de EE.UU. con los terroristas de la droga, y concentra casi la totalidad de su personal y recursos en la aplicaci?n de sanciones bancarias contra Ir?n. Durante siete a?os, su director, Stuart Levey, prefiri? colaborar con Israel en una supuesta guerra contra el terrorismo, con Ir?n en el punto de mira, que investigar la colaboraci?n de Wachovia con los terroristas mexicanos de la droga que han asesinado a 40.000 mexicanos.

Sin las armas de EE.UU. y sin el entramado financiero del gobierno y los c?rteles no habr?a guerra contra la droga, no habr?a asesinatos en masa y no habr?a terrorismo de Estado. Si elimin?ramos la afluencia de productos agr?colas subsidiados y la compra de coca?na por parte de EE.UU. no habr?a ni soldados de la droga ni mercados de la drogas por los que luchar y matar.

Los traficantes de droga, los bancos y la Casa Blanca

Si bien los principales bancos de EE.UU. son los motores econ?micos que permiten que siga en funcionamiento este multimillonario imperio de la droga, la Casa Blanca, el Congreso de EE.UU. y los organismos oficiales de lucha contra la droga son los protectores de base de los bancos. A pesar de la implicaci?n profunda y penetrante de los principales bancos en el blanqueo de miles de millones de d?lares en fondos il?citos, un ?acuerdo transaccional judicial? propuesto por la fiscal?a de EE.UU. dio como resultado la ausencia de sentencias de c?rcel y el arreglo mediante una multa de 50 millones de d?lares, menos del 2% de los beneficios de uno de los bancos ?Wachovia? en 2009 (The Guardian, 11.5.2011). La DEA y los fiscales federales actuaron bajo la direcci?n pol?tica del poder ejecutivo de EE.UU. Los principales funcionarios econ?micos de los gobiernos de Bush y Obama ?Summers, Geithner, Greenspan, Bernancke, etc.? son todos veteranos socios, asesores y miembros de las principales firmas financieras y bancos implicados en el blanqueo de miles de millones de ganancias de la droga.

El blanqueo de dinero de la droga es una de las fuentes m?s lucrativas de beneficio de todos los bancos de Wall Street: cobran altas comisiones y prestan a entidades de cr?dito a tasas de inter?s muy superiores a lo que pagan ?cuando lo hacen? a los narcotraficantes por sus dep?sitos.

A?n m?s importante, durante la fase m?s cr?tica de la reciente crisis financiera, seg?n manifest? el jefe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y la Delincuencia, Antonio Mar?a Costa: ?En muchos casos, el dinero de la droga (era)... realmente el ?nico capital l?quido de inversi?n. En el segundo semestre de 2008, la liquidez era el principal problema del sistema bancario y por lo tanto el capital l?quido se convirti? en un factor importante (?); los pr?stamos interbancarios se financiaban con dinero originario el narcotr?fico y otras actividades ilegales (...); (hubo) indicaciones de que algunos bancos fueron rescatados por este medio.? (Reuters 25.1.2009, edici?n de EE.UU.) Los flujos de capital de los multimillonarios de la droga fueron el elemento clave que permiti? reflotar Wachovia y otros bancos de primera fila. En pocas palabras, los multimillonarios de la droga salvaron el sistema financiero capitalista en crisis.

Conclusi?n

A finales de la primera d?cada del siglo XXI, era evidente que la acumulaci?n de capital, al menos en Am?rica del Norte, estaba ?ntimamente ligada a la violencia generalizada y el narcotr?fico. Dado que la acumulaci?n de capital depende del capital financiero, y ?ste depende de las ganancias de este tr?fico de centenares de millones de d?lares, todo el conjunto est? integrado en una guerra total por las ganancias del narcotr?fico. En tiempos de crisis profunda, la propia supervivencia del sistema financiero estadounidense ?y a trav?s de ella, del sistema bancario mundial? est? vinculada a la liquidez de la ?industria? de la droga.

A un nivel m?s superficial, la destrucci?n de las sociedades mexicana y centroamericanas ?m?s de 100 millones de personas? es el resultado de un conflicto entre los c?rteles de la droga y los reg?menes pol?ticos de la regi?n. A un nivel m?s profundo, hay un efecto multiplicador: los c?rteles cuentan con el apoyo de los bancos de EE.UU. para realizar sus beneficios. A su vez, gastan millones de d?lares en armas de los traficantes estadounidenses y otros distribuidores para asegurar sus suministros, transporte y mercados; emplean a miles de reclutas para sus vastas formaciones militares y redes civiles; y consiguen la complicidad de funcionarios pol?ticos y militares a ambos lados de la frontera.

A su vez, el gobierno mexicano act?a de canal de transmisi?n de las pol?ticas de los organismos del Norte: Pent?gono, FBI, Homeland Security, DEA y aparatos pol?ticos partidarios de la continuaci?n de la ?guerra?. Con ello, ponen en riesgo vidas, propiedades y la propia seguridad de M?xico. La Casa Blanca se encuentra en el centro estrat?gico de las operaciones; el gobierno mexicano act?a como verdugo de primera l?nea.

A un lado de la guerra contra la droga est?n los principales bancos de Wall Street; al otro, la Casa Blanca y sus estrategas militares imperiales; en medio, 90 millones de mexicanos y 40.000 v?ctimas de este pa?s. Y la cuenta sigue.

Vali?ndose del fraude pol?tico para imponer la desregulaci?n econ?mica neoliberal, en la d?cada de 1990, el gobierno mexicano provoc? directamente la desintegraci?n, la criminalizaci?n y la militarizaci?n social de la d?cada actual. La econom?a narcofinanciera se ha convertido en la etapa m?s avanzada del neoliberalismo. Cuando las personas respetables se convierten en delincuentes, los delincuentes se vuelven personas respetables.

En la cuesti?n del genocidio que est? teniendo lugar en M?xico las decisiones las toman el Imperio y sus c?mplices banqueros y gobernantes c?nicos.

*****
Tomado de rebeli?n

http://rebelion.org/noticia.php?id=128783


Tags: Imperialismo, narcotráfico

Publicado por emiliocandido @ 2:25  | Realidades
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios